El champú (II)

La efectividad de las vitaminas, los aminoácidos y de las provitaminas en el champú es algo muy controvertido. Las vitaminas y los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas y de las enzimas de nuestro cuerpo. Son substancias que nuestro cuerpo es incapaz de sintetizar desde otras substancias. Mientras que las vitaminas podrían ingresar a las células, a través de la piel, los aminoácidos y las proteínas son moléculas demasiado grandes como para ingresar a las células desde fuera de la corriente sanguínea y además no pueden tener efecto sobre el tejido muerto. Las proteínas se construyen con aminoácidos siguiendo las indicaciones del RNA dentro de la célula. Una hebra de cabello es una cadena de largas proteínas que se agregan continuamente en la raíz de la hebra. La única forma en que un aminoácido sea de utilidad es que se ligue a otros aminoácidos en una forma específica dentro de una célula viva. El cabello no está vivo y por lo tanto no hay posibilidad de que un aminoácido o una proteína tengan un efecto permanente sobre la salud de la hebra de cabello.

El caso de las vitaminas no se comprende del todo. Algunos han demostrado una efectividad moderada al mejorar la salud de la piel, pero la mejora del cabello es consecuencia de la mejora de la piel provocado por el efecto de las vitaminas sobre las células vivas debajo de la epidermis. Como consecuencia las vitaminas y minerales que mejoran la piel podrían mejorar la salud del cabello al mejorar el crecimiento del nuevo cabello, pero el beneficio al cabello existente es insubstancial. Sin embargo las propiedades físicas de ciertas vitaminas (como el aceite de vitamina E o pantenol) podrían tener un efecto cosmético sobre la masa de cabello pero sin ningún tipo de bio-actividad.

Champúes específicos 

Anticaspa 

Las compañías de cosméticos han desarrollado champúes para aquellos que tienen caspa. Estos contienen fungicidas como piritiona de zinc y sulfito de selenio que ayudan a reducir la caspa Malassezia furfur. El Alquitrán y el Salicilato y sus derivados son usados también a menudo. Otro agente activo lo constituye el ketoconazol, poderoso antimicótico.

Completamente naturales 

Algunas compañías usan los términos de «naturales», «orgánicos» o «botánicos» para todos o algunos de sus ingredientes (como extractos de plantas), la mayoría de las veces mezclándolos con un surfactante común.

Champús neutros o de uso diario 

Estos champúes tienen menos cantidad de productos químicos agresivos, típicamente, ninguno de la familia de los sulfatos. No son tan agresivos como los demás y pueden utilizarse diariamente. Contienen un pH neutro y por eso pueden ser utilizados con más frecuencia que los demás.

Champús para bebés 

El champú para bebés está formulado para que sea menos irritante para los ojos. Muchos de ellos no contienen lauret sulfato de sodio y/o lauril sulfato de sodio, el surfactante más suave de la familia de los sulfatos. Alternativamente, el champú para bebés podría formularse usando otras clases de surfactantes, especialmente los no iónicos, los cuales son mucho más suaves que cualquiera de los aniónicos usados.

Estos champúes tiene la obligatoriedad legal de poseer un pH adaptado al lagrimal del ojo. El pH en ellos es ligeramente superior al normal en las primeras semanas, por encima de 5,5 a 6,00, aunque después se le normaliza en el 5,50, a partir de su lactancia, hasta llegar al 7,3 en los adultos, lo que es considerado como neutro y, por tanto no afectar, en ninguno de los casos, con escozor o ingratos picores en los ojos.

Para animales 

El champú para animales (como por ejemplo los perros o gatos) debe estar especialmente formulado para ellos, ya que su piel tiene menos capas de células que la piel humana. La piel de gatos tiene 2 o 3 capas, mientras que la de perros tiene de 3 a 5 capas. La piel humana, en contraste, tiene de 10 a 15 capas. Este es un claro ejemplo de porque nunca se debería usar champú de bebes con gatos o perros, diferencia que, a la vez, suele confundirse con la grasa especial –normalmente más numerosa- que en la piel de los humanos.

El champú para animales podría contener insecticidas u otros componentes para el mantenimiento y tratamiento de la piel contra parásitos, como la pulga o sarna. Es importante recordar que aunque muchos champúes para personas son apropiados para uso animal, aquellos productos que contengan ingredientes activos como zinc en los anticaspa, son potencialmente tóxicos cuando son ingeridos en grandes cantidades por animales y habría que ser especialmente cuidadosos y evitar el uso de estos productos en animales.

Tienen la obligatoriedad de indicar el pH del ojo en estos animales, en función al pH del lagrimal que poseen.

Sólidos 

El champú, que en definitiva es un lavador en profundidad, está también disponible en forma sólida o en pastilla jabón) lo que permite frotarlo sobre el cabello. Esto tiene la ventaja de que sea más fácil de aplicar. Este tipo de champúes -tipo jabón, en pastilla- es utilizado por personas con cabellos grasos o seborreicos (en España se ha utilizado abundantemente el llamado "Lagarto", por ser neutro, hoy en día prácticamente en desuso para el cabello) ya que no necesitan aclarado y por lo tanto el cabello no es expuesto a abundantes lavados. La desventaja es que tiene menor poder de acción sobre el cabello muy corto, al quedar pastoso y opaco, una curiosidad más del cabello, entre otras muchas que ya os he ido dando a conocer. Aparte, tapona los folículos pilosos del cuero cabelludo, a la vez que deja cierto polvillo en el cabello –y por ende en el cuero cabelludo, que antiguamente solía anularse con un enjuague final de vinagre y agua, según decían ser "para que le diera "brillo" al cabello.

Etiquetas
Publicado el
24 de mayo de 2016 - 07:05 h