El verano ya llegó... y los helados también

.

¿A quién no le apetece un heladito en verano cuando llega nuestro querido Lorenzo a importunarnos el día?

Los helados son refrescantes a la vez que nutritivos, aunque hay que saber elegirlos, pues no todos son saludables. Algunos por su composición no nos quitan la sed, y otros son tan industriales y perjudiciales para la salud que es mejor dejarlos para un consumo muy muy ocasional.

Generalmente, los helados son ricos en grasas, azúcares y conservantes, y los podemos distinguir entre los helados de agua o sorbetes -que quitan más la sed- y los helados crema, que contienen más azúcar y grasas no saludables, con el inconveniente que al rato de comerlos nuestra sensación de sed aumenta considerablemente.

Como mi interés es doble, es decir, por una parte no quiero dejar a nadie sin disfrutar de un heladito, y por otro lado me preocupa la salud, voy a dejar aquí algunas ideítas para elaborar helados de forma casera.

Primero empecemos con los helados de fruta, sorbetes o también llamados helados de agua. Los podemos hacer de dos formas:

  • Triturando hielo con frutas a nuestra elección, por ejemplo: sandía, zumo de limón, mango, papaya… y en vez de añadirles azúcar refinada, le podemos poner miel, panela, azúcar de coco, de abedul, estevia, un par de dátiles…. Estos helados son muy refrescantes y nutritivos.
  • Congelar fruta y después triturarla directamente con nuestro endulzante saludable. Una opción muy rica es congelar el plátano, triturarlo y añadirle después un poquito de chocolate negro rallado. A partir de ahí es dejar volar la imaginación e ir probando con los sabores que más nos gustan.

Seguimos con los helados crema, normalmente los más demandados gracias a su textura que resulta más agradable al paladar. Tampoco es difícil hacerlos, por ejemplo:

  • Helado de chocolate con aguacate, consiste en sustituir la nata por esta fruta y añadirle chocolate puro y el endulzante que elijamos. También podemos ponerle unas nueces.
  • Helados con yogur, muy buena opción y no tan grasa, para mezclar con fruta, chocolate, frutos secos... Podemos hacerlos con yogur de soja y naturales sin azúcar.
  • Helados de frutas con bebidas vegetales, ya sea de almendras, avena, avellanas, coco…. Podemos hacerlos en el momento, simplemente hay que ser previsores y congelar fruta, para luego triturarla con nuestra bebida vegetal y ¡listo!

¡Ánimo, antes de que la fruta que tenemos por casa se nos estropee, vamos a congelarla y darle la oportunidad de convertirla en un gran postre!

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2017 - 15:02 h
stats