No tengo tiempo

.

No tengo tiempo para cocinar o comer de una forma saludable... ¿De verdad te lo has creído?

Como profesional de la nutrición y estilo de vida saludable me encuentro cada día con este tipo de tópicos, que no son más que excusas para no salir de la zona de confort. Chascarrillos como "no tengo tiempo para cocinar", "llego a casa y me hago un paquete de arroz congelado o un plato preparado en el microondas" o "cojo un bote de fideos a los que les echo agua y con eso yo me apaño"... y muchos ejemplos más. Y claro, eso nos lo creemos y muy a pies juntillas. No sé si es que nos imaginamos tres horas metidos en la cocina para preparar la comida del día, como si nuestra alimentación diaria estuviera formada por platos que necesitan tres horas de elaboración, similares a los que nos harían nuestra abuela o madre cuando vamos a comer a su casa los domingos.

Pues… Siento decirlo, pero puedo asegurar que tardamos lo mismo en saltear un sobre de arroz tres delicias que en preparar un plato saludable.

Tampoco debemos olvidarnos de que no es lo mismo alimentarse que nutrirse, es decir, si yo me como un par de sandwiches de pan blanco, con su embutido procesado, es cierto que estoy comiendo, pero…. ¿Me estoy nutriendo? Pues… no. Prácticamente nada de lo que estoy ingiriendo le sirve a mi organismo para que realice sus funciones vitales, es más, este tipo de alimentación puede llevarnos a padecer patologías crónicas a las cuales no debemos acostumbrarnos. Preparen el cuchillo y lo más importante, vayan al mercado y compren productos frescos.

En adelante daré cinco ideas de platos saludables y ricos para que nos hagamos una idea de lo fácil que es comer de una forma saludable y no emplear mucho tiempo en ello.

Opción 1: Espárragos verdes y un trozo de salmón fresco todo a la plancha, mientras nos preparamos una ensalada de canónigos con pipas de calabaza, zanahoria rallada y brotes de rabanillos o lo que le queramos añadir. Y de postre, para los que lo toman, un trozo de piña natural.

Opción 2: Ponemos un dedo de agua en una cacerola, añadimos brócoli, tapamos y a los 12 minutos estará listo. A la misma vez salteamos un poco de pollo o pavo en la sartén y nos hacemos una ensalada de endivias con nueces y de postre nos tomamos una manzana ácida.

Opción 3: Doramos un par de ajitos troceados en la sartén, añadimos calabacín o champiñones o setas, los salteamos durante unos 8 minutos y rematamos la faena con unos dos o tres huevos y unas gambas por ejemplo. Mientras, preparamos una ensalada con aguacate, tomate pelado y cebollita fresca aliñada con zumo de limón.

Opción 4: Calamar plancha, ensalada de canónigos con remolacha troceada o zanahoria rallada, sésamo molido y si queremos una lata de atún en aceite de oliva.

Opción 5: Salteamos cebolla, champiñones, ajo, zanahoria, con tiras de pollo o trozos de atún o salmón, añadimos salsa de soja y un poquito de curry. Mientras tanto nos hacemos una ensalada variada y de postre un poquito de coco natural.

Uff, qué trabajazo, ¿verdad? ¿Hemos tardado mucho? Suena bastante apetecible, ¿verdad? Todo es empezar y vuestro organismo os lo agradecerá.

Os dejo que disfrutéis de vuestro almuerzo y penséis más ideas para vuestra alimentación diaria.

Etiquetas
Publicado el
24 de mayo de 2017 - 15:12 h
stats