¡A la compra! Antes de salir de casa...

.

Ir a la compra es parte de nuestra vida y para ello organizarnos es de vital importancia.  Es una actividad más incluida en nuestra rutina y por lo tanto deberíamos hacerla con cabeza. El organizarnos un poquito nos puede dar un par de beneficios, el primero económico por supuesto y el segundo práctico, pues a veces compramos de más y tenemos que tirar la comida porque comemos más con el ojo que con el estómago o simplemente nos planificamos mal.

Voy a dividir esta entrada en dos partes. Comenzaré por la programación previa en casa y terminaré con la compra en el supermercado. Mejor poco a poco que nos dé tiempo a ir adquiriendo hábitos.  Así que hoy vamos a planificarnos antes de salir de casa para como se suele decir "ir a tiro hecho".

Lo primero que propongo hacer es realizar un menú semanal que nos ayudará a confeccionar la lista de la compra. La elaboración de este menú  presenta más ventajas, entre ellas el abaratamiento del total de la compra (la pela es la pela). La adquisición de lo realmente necesario nos permite equilibrar nuestra alimentación y ahorrarnos quebraderos de cabeza.

Si tenemos hijos que comen en el comedor escolar, le echaremos un vistazo a su menú para complementar las cenas y así compensamos su ingesta diaria.  En este menú que confeccionaremos primarán los alimentos frescos frente a los procesados y los de temporada. Y como bebida agua, y como postre fruta. ¡Pis pas!

En segundo lugar, una vez compuesto el menú nos daremos un paseíto por el frigorífico, el congelador, la despensa y los armaritos de la cocina intentando mirar más allá de la primera fila de latas porque los que están en segunda fila también se consumen y muchas veces se nos olvida que los tenemos. Lo mismo ocurre con el congelador. Tenemos paquetes de carne y pescado que igual son del Paleolítico y continuamos comprando y  creando estratos. Evidentemente esto está perfecto si lo que queremos conseguir es que vengan los arqueólogos a realizar una excavación en nuestro congelador y descubrir alguna especie animal no descubierta todavía.

Si tenemos lo necesario para algunos días, perfecto, así que nos limitaremos a apuntar lo que realmente necesitemos. Hoy en día hay aplicaciones para el móvil que nos pueden facilitar la tarea, o tenemos la opción de toda la vida, la típica lista que hacemos a mano y que nos debemos asegurar que llevamos encima, ¡más vale prevenir que curar!

Al apuntar la fruta es buena opción hacerlo por unidades para que no se nos pongan pochas y terminen arrugaditas en el frutero o camino del vertedero. Lo mismo haremos con las verduras. Se oxidan rápidamente y debemos tratarlas con cariño.

Además, no olvides llevar tus bolsas de lona o rafia o el carro de la compra evitando las bolsas de plástico, debemos cuidar el medio ambiente.

 Y por último, no estaría de más sumarnos al carro de las tres "R":

  • Reducir la compra a lo necesario.
  • Reutilizar lo que se pueda (por ejemplo bolsas, raspas de los pescados para hacer caldos, aceite para hacer jabón…).
  • Reciclar separando residuos y hacerlo correctamente.

"Compra solamente lo necesario, no lo conveniente lo innecesario. Aunque cueste un solo céntimo, es caro". Séneca.

Etiquetas
Publicado el
20 de octubre de 2017 - 10:33 h
stats