Tipos cero y banca: agárrese que vienen curvas

.

El pasado jueves día 7 de marzo, el BCE decidió mantener y no subir tipos de interés -se mantienen en el 0%-, por lo que el Ibex 35 volvió a perder los 9.300. La famosa barra libre de dinero a la banca va a continuar.

Seguimos con tipos al 0% en la zona euro, una situación que parece no beneficiar al negocio tradicional de las entidades bancarias, que van a volver a experimentar fusiones y cierre de oficinas.

Hoy sólo quedan unas 13 entidades bancarias de las 45 que existían hace una década. El cierre de oficinas está provocando un cambio en la relación tradicional del cliente con el banco, cada vez más impersonal y más on line. La banca está cambiando. No es la banca de hace 10 años, no es el negocio tradicional de prestar y coger dinero con el objetivo de alcanzar un margen financiero, un beneficio para su cuenta de resultados.

Si analizamos la cuenta de resultados de las entidades bancarias de hoy, observaríamos cómo la partida de comisiones juega un papel muy relevante en la obtención de sus beneficios. Estas comisiones son muy variadas, desde las clásicas comisiones habituales por servicios bancarios hasta las comisiones que obtienen por vendernos un teléfono móvil.

Entrar en ciertas oficinas bancarias es como entrar en una gran superficie comercial en las que nos van a vender desde un ordenador portátil hasta una innecesaria alarma para nuestra vivienda.

Las estimaciones de rebaja en el crecimiento de la economía y de la inflación, según BCE y la OCDE, no van a provocar que fluya la financiación tradicional bancaria necesaria para el crecimiento de la economía. Llevamos años navegando con esta coyuntura, con tipos de interés en mínimos, al 0%, que sin embargo no se ven reflejados estos mínimos en la escasa financiación que las entidades bancarias ofertan en general.

Las empresas continúan sin atreverse a invertir en nuevos activos productivos, quizás porque no ven expectativas de incremento de sus ingresos y no quieren repetir los errores del pasado.

Con cierta dificultad a la hora de conseguir financiación tanto a nivel de particulares como a nivel de empresas, con esta limitación no se conseguirá incrementar el consumo. Y si no se incrementa el consumo, la economía real no se va a reactivar. Para que el consumo suba sería necesaria la confianza en los ingresos, tanto de las empresas como de los trabajadores, y sobre todo obtener ingresos estables.

Esta situación de tipos de interés cero puede durar hasta mediados del próximo año 2020, nos queda aún un largo camino.

Las grandes empresas, al menos, están aprovechando esta situación para financiarse a mejores tipos de interés, renegociando sus tipos con la banca y con la emisión de bonos a tipos más bajos.

Si las grandes lo están consiguiendo, las PYMES y autónomos también deberían sentarse a renegociar sus condiciones con la banca, anticipándose a un año 2020 en el que esta coyuntura podría cambiar.

Revisemos nuestra cuenta de resultados, afinemos nuestros costes financieros e invirtamos en activos productivos que nos ayuden a conseguir más ingresos con un cierto margen de beneficio.

Etiquetas
Publicado el
13 de marzo de 2019 - 21:31 h
stats