Incompetencia asumida

Nadie va a venir a la puerta de tu casa a decir, ¿quiere usted trabajar?José Antonio Nieto, Alcalde de Córdoba

Puede parecerles una reflexión irrebatible, que el mismo Kant hubiera podido incluir en su 'Crítica a la razón práctica'. Así pretendía el Excelentísimo Alcalde de Córdoba animar a los jóvenes de que salgan al extranjero a buscarse la vida. Como si ellos no supieran que, cuando no hay otra opción, no queda más remedio que ir a buscar fortuna allá donde te lleve el destino.

Quizá se le olvide al señor Nieto que él, y todos sus colegas de la (sin)clase política, son los responsables de que SÍ haya otras opciones. Ellos son los principales culpables de que el país se esté vaciando de cerebros a los que ha costado miles de euros formar y que ahora, en lugar de devolver con su capacidad lo que el estado les dio, se irán a engrandecer Alemania o Estados Unidos. Pero claro, es mucho más sencillo que los parados se larguen y así las listas disminuyan milagrosamente, tomando la forma de brotes verdes. Brotes verdes plantados en un mar de sal.

¿Para qué vamos a usar la cabeza, señores dirigentes? Anda ya. Para eso quitamos la filosofía de las aulas y metemos la religión. ¿Para qué vamos a tener la idea de mandar un centenar de profesores a Finlandia a estudiar su exitoso sistema educativo? Qué no. Que la marca España es la que mola. Les bajamos el sueldo y así los tenemos asustados. Y cuidadito que se lo bajamos otra vez y lo mismo tienen que ponerse a dar clases partículares por las tardes para pagar la hipoteca y, de paso, no les quedará tiempo ni fuerzas para protestar.

Pues sí, Don José Antonio. Mejor nos vamos todos a buscarnos la vida por ahí, pero antes váyase usted al mismo carajo.

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2014 - 01:01 h