El votante abandonado

.

El Sur de Córdoba ha pasado de ir a votar. En las elecciones municipales del pasado domingo, apenas un 45% de su censo participó en los comicios. Este enorme distrito, donde la izquierda siempre es con diferencia la más votada, se quedó mayoritariamente en su casa. Cuando vi los datos lo primero que se me vino a la cabeza fue el Pabellón de la Juventud, intacto tras cuatro años de promesas de que al mes siguiente se iniciaría su demolición. O la Normal de Magisterio, imponente con sus colorines, pero inédita y vacía por dentro.

Aún así, hubo un 45% de votantes que acudieron a las urnas, y que le dieron su apoyo de forma mayoritaria a la izquierda.

El domingo, Levante y Fátima también tuvieron una escasa participación del 50%. Y también me acordé de una Ronda del Marrubial inacabada con sus casi cuatro años de obras, de una joroba del Asland de la que ya nadie se acuerda, de suelos vacíos en Fátima, de parques prometidos llenos de jaramagos, y de los baches que le han vuelto a salir a la avenida de Carlos III en este tiempo.

El domingo, al votante de izquierdas se le pedía una heroicidad: que olvidase estos últimos cuatro años de gobierno y que votase contra la derecha más que a favor de la izquierda. Que viene el coco.

Aún así, el resultado no ha sido catastrófico. El PSOE ha ganado un concejal y ha sido todo lo que hay a su izquierda lo que se ha desplomado y ha pagado cruelmente el desgaste de cuatro años donde apenas ha habido un proyecto que haya salido adelante.

Efectivamente, y como dice mi amigo Rafael Díaz Vieito, las elecciones municipales no se ganan: se pierden. Y estas las ha perdido la izquierda.

Hace cuatro años, casi sin querer, se encontraron con un gobierno inesperado. Y no han sabido gestionar estos cuatro años, donde apenas se ha salido del edificio del Ayuntamiento, con concejales con horarios de funcionarios y con una incapacidad manifiesta para desbloquear el motor del Ayuntamiento: la contratación. Mientras, allá en los barrios, muchos de esos votantes a los que se les ha pedido algo heroico se preguntaban en qué había cambiado su calle, su vida o su barrio en estos cuatro años.

Bola extra: Sí, ha habido un proyecto culminado y exitoso totalmente atribuible a este gobierno municipal, el traslado de la carrera oficial de la Semana Santa de Córdoba a la Mezquita Catedral. También se le ha duplicado la subvención a las cofradías. Se lo han puesto difícil al PP.

Etiquetas
Publicado el
31 de mayo de 2019 - 23:02 h
stats