El plebiscito

El compañero Manu Albert es un visionario: "Volvemos al 31". El 12 de abril de ese año se celebraron en España elecciones municipales. Durante meses, la agonía de un régimen político se venía fraguando en los pequeños espacios de democracia que abría. Uno de ellos era, precisamente, las elecciones municipales donde se votaba de una forma muy diferente a la de hoy día, pero se votaba. Aquel 12 de abril de 1931 todos los partidos republicanos de España pedían el voto en las elecciones municipales con una consigna: o Monarquía o República. Ganaron. Dos días después el abuelo del Rey Juan Carlos, Alfonso XIII, se marchó al exilio. Allí nació precisamente Juan Carlos, en Roma.

Bien. Manu y yo, es obvio, hablamos mucho. Y sobre todo él (le robo la idea), sostiene que ahora puede ser que las elecciones municipales previstas para mayo de 2015 se conviertan, otra vez, en un plebiscito. Sostiene, y apoyo, que a pesar de las multitudinarias concentraciones de ayer, el Gobierno va a hacer como el que oye llover y no va a convocar ningún referéndum. Tampoco puede, ya que habría que cambiar antes la Constitución. ¿Recuerdan eso de "atado y bien atado", no?

Por eso, quizás, Manu lleve razón y la única posibilidad que tendrá la gente para votar sea en las próximas elecciones municipales, y como en Cataluña, muchos partidos concurrirán a los comicios como un plebiscito: ¿Monarquía, República? Quizás sí o quizás no. Veremos.

Etiquetas
Publicado el
3 de junio de 2014 - 03:30 h
stats