Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

No es un fallo del sistema: es el sistema funcionando perfectamente

Protesta de CCOO e IU en Lucena por recortes en sanidad

0

Este viernes, la Cadena SER contaba en horario de máxima audiencia el caso de una familia que había perdido durante un día a su abuela en el hospital de La Paz. La mujer ingresó en Urgencias y su familia no supo nada más de ella hasta el día siguiente. En el hospital nadie sabía decirle qué había pasado con la mujer. Hasta que la abuela llamó a su familia por teléfono. Estaba en otro hospital. La habían derivado ante el caos en las Urgencias.

Para las próximas semanas se han convocado huelgas de profesionales del sistema sanitario. Denuncian sus malas condiciones, su agotamiento. Y que apenas tienen tiempo para evaluar como se merecen a los ciudadanos que acuden a por sus servicios. Mientras, los ciudadanos intentan encontrar una cita libre para su médico de cabecera y si antes la encontraban para el día siguiente ahora se la podían dar para la próxima semana.

Esto es como esas informaciones de ocupaciones de viviendas que tantas alarmas están vendiendo. En el fondo no puedo evitar pensar que todo forma parte de algo perfectamente pensado: ofrecer la peor imagen posible de la sanidad pública para que nos hagamos un seguro privado. De hecho es algo que está sucediendo.

Los seguros privados crecieron en Córdoba un 8% en 2020, el año de la pandemia. No hay datos de 2021 ni tampoco de 2022, pero supongo que por ahí irán los tiros. Son más de 150.000 los cordobeses que poseen un seguro privado (ahí tenemos que incluir a los funcionarios que lo eligieron). En números gruesos, uno de cada cinco cordobeses tiene seguro privado. El resto depende exclusivamente de la sanidad pública, la que es de todos y no solo de los que se la pueden pagar.

“No es un fallo del sistema: es el sistema funcionando perfectamente”. La frase es de Jorge Dioni, autor del ensayo La España de las piscinas, uno de los mejores que he leído últimamente, que va de urbanismo pero de mucho más. Construir de una manera u otra es ideología. Deconstruir, también. Y eso es lo que está pasando con la sanidad pública.

En Reino Unido me atrevo a decir que por encima de la monarquía hay algo que los británicos quieren más que a su propia vida: el sistema público de salud, una de sus grandes conquistas como país. Por eso allí pagan tan bien a sus sanitarios, muchos de ellos españoles. Y por eso tienen unos hospitales y servicios envidiables.

No dudo en las buenas intenciones de los sanitarios poniéndose en huelga. Supongo que es lo que hay que hacer. Pero no me resisto a pensar que eso es algo que precisamente quiere ese sistema que funciona perfectamente: que la imagen de la sanidad pública sea caótica. Y es que ya saben, hemos dejado de ser ciudadanos. Ahora somos clientes.

Sobre este blog

Alfonso Alba es periodista. Uno de los cuatro impulsores de Cordópolis, lleva toda su vida profesional de redacción en redacción, y de 'fregado en fregado'. Es colaborador habitual en radios y televisiones, aunque lo que siempre le gustó fue escribir.

Etiquetas
stats