¿Ganemos o desembarquemos?

Vaya por delante que no asistí a la última asamblea de Ganemos Córdoba, celebrada el pasado sábado en la Facultad de Ciencias del Trabajo. Pero he leído crónicas como esta y hablado con protagonistas durante muchas horas desde, precisamente, el sábado pasado. No obstante, me quedo con el titular que me aportó, vía guasap, un amigo: "Me voy. Esto ha sido como el Desembarco de Normandía".

Aclaremos, a día de hoy, pocos saben qué es Ganemos Córdoba. El lío en torno a si son una marca blanca de Podemos, si son otra cosa y ya tenían pensado presentarse antes de la irrupción del Coletas, si son el Frente Cívico de Anguita venido arriba, si es una coalición de partidos o si no son nada de lo anterior es monumental.

Ganemos Córdoba nace a imitación de agrupaciones de electores como Guanyem Barcelona, que fue el primero, liderado por Ada Colau, la histórica líder de Stop Desahucios a nivel nacional. En Barcelona, al proyecto político de Colau se han unido históricos militantes de formaciones de izquierdas que tradicionalmente han rascado poca bola en las elecciones municipales. Y más o menos ha ido cuajando. Guanyem Barcelona ha marcado el camino y de forma paralela ha nacido Ganemos Madrid, Sevilla, Málaga, Murcia... y Córdoba. Todos lo han hecho sin que el gran fenómeno político de los últimos años en España, Podemos, decidiese si finalmente se iba a presentar a las municipales o no. Todavía no lo saben. Y así estamos con la confusión, que el elector medio todavía no sabe muy bien qué es eso de Ganemos Córdoba, si se trata de Podemos o de los mismos de siempre pero con otro nombre.

Córdoba es una ciudad diferente, para todo. En política, es la única capital de provincia en la que ha gobernado primero el PCE y después IU, que lo hizo hasta 2011. Por eso, la incorporación de IU a Ganemos Córdoba no está siendo digamos tan pacífica o normal como en otras partes de España. Y por eso, muchos de los miembros de Ganemos Córdoba, enemigos íntimos de IU cuando gobernó el Ayuntamiento, recelan tanto del "Desembarco de Normandía" del pasado sábado.

IU, es más que comprensible, no va a renunciar a sus siglas. En Córdoba, la formación es fuerte. Aquí nació Convocatoria por Andalucía, impulsada precisamente por Julio Anguita. Y aquí, los actuales dirigentes de IU si de algo pueden presumir es de que actúan de manera más o menos independiente a las consignas de las direcciones regional y federal de la formación. Por eso, va a ser difícil que IU, que ya tenía elegido candidato a las elecciones municipales, Pedro García, asuma que se va a disolver como un azucarillo dentro de una amalgama llamada Ganemos Córdoba en la que aún no es ni seguro que vaya a participar a quien aspira a llevarse la mayoría de los votos del descontento: Podemos.

Así que más que Ganemos, Ya Veremos Córdoba.

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2014 - 03:33 h
stats