El fracaso

| ÁLEX GALLEGOS

Hace 20 años, en los vetustos periódicos en papel, cubríamos del orden de diez o doce asesinatos al año. Muchos, recuerdo, apenas si tenían impacto en la portada del periódico. Desde luego, y a no ser de que se tratase de un crimen mediático, no se iba a llevar el titular principal. Los periódicos, entonces, éramos otra cosa. Y los sucesos estaban bien pero no mandaban.

Ahora, en Córdoba suele haber uno, dos o ningún asesinato. Cuando sucede, obviamente, es destacado. Y más ahora que cualquier ciudadano tiene un teléfono móvil, una máquina de grabar y recoger todo lo que allí ha pasado. Hasta ahora, nunca habíamos visto (que tire la primera piedra al que no le ha llegado el vídeo por WhatsApp) cómo apuñalaban hasta la muerte a uno de nuestros vecinos en vídeo.

Pero todo esto, lo de antes y lo de ahora, nos impide ver el bosque. Y el bosque empieza a ser un estrepitoso fracaso como ciudad y como sociedad. Hace 20 años recuerdo cómo de vez en cuando se contextualizaba y, sobre todo, se luchaba contra lo que estaba pasando en muchos de estos barrios. Moreras es una zona que mejoró mucho, llena de excelentes familias que luchan lo indecible por llegar a final de mes. Nada que ver con otros lugares de exclusión de la ciudad o de grandes capitales andaluzas.

Pero la crisis económica y un individualismo cada vez más notable se está empezando a llevar por delante todo lo que se había logrado en estas zonas. El paro (Moreras es uno de los tres barrios de Córdoba con cifras insoportables), la pobreza y la falta de oportunidades se convierte en el cocktail perfecto para que la maldad prospere. No, la culpa de este asesinato no es del paro. Tiene responsables. Malas personas que deben pasar todo el tiempo que dicte la ley en la cárcel.

Pero Moreras se estaba recuperando. Hoy, muchas de esas familias que tanto luchan ven como por mucho que hagan siguen sin poder llegar a final de mes. Y yo me hago muchas preguntas. ¿Qué pasaría si la droga, que allí se vende, no nos tapemos los ojos, fuese legal? ¿Qué pasaría si se hiciesen políticas inclusivas de verdad, si se luchase contra la exclusión de verdad, si se trabajase por una renta mínima universal de verdad con constantes trabajos a la comunidad? ¿Qué pasaría si nos tomásemos en serio de verdad lo que ocurre en estos barrios, donde viven miles de vecinos tan cordobeses como los de cualquier otra zona, y no solo los miramos cuando se matan entre ellos?

Etiquetas
Publicado el
11 de noviembre de 2018 - 01:45 h