El calor de siempre

Solo el agua puede refrescar las Tendillas | ÁLEX GALLEGOS

Con la esperanza de vida actual, los niños que acaban de nacer en Córdoba es probable que vivan en el año 2100. Para entonces, según los escenarios más optimistas, la temperatura media del Planeta (ojo, no confundir con las máximas) habrá subido 2,4 ºC. El escenario pesimista señala que podría aproximarse la cosa a los 5 ºC de más.

Los cordobeses acabamos de vivir el peor mes de julio que podamos recordar. No, no es una impresión, es una afirmación. La memoria, ya sabemos, es traicionera. Para eso son mejor los datos. Solo tienen que leerse lo que este sábado publicaron los compañeros del Colectivo Meteofreak para comprobar cómo desde que hay registros en el Aeropuerto de Córdoba jamás se había registrado un mes tan cálido. Es cierto que no se han batido récords de temperaturas máximas, pero eso no significa que el mes haya sido el más cálido de la historia.

Sí, es probable que lo hayas comentado en la calle. Y es probable que hayas escuchado que se trata del calor de siempre. Bien, pues es mentira. Este no es el calor de siempre. Nunca tuvimos una temperatura media tan alta. Nunca soportamos tantas jornadas con noches tan cálidas. Al menos todos aquellos que tengan más de 65 años, que es el tiempo que ha pasado desde que tenemos datos fiables en el Aeropuerto de Córdoba. Pero vamos, que todo hace indicar que jamás desde que la humanidad es capaz de medir la temperatura hemos sufrido un calor tan insoportable.

En apenas una generación hemos notado como el verano cordobés ha pasado de ser muy intenso a directamente insoportable. No me quiero ni imaginar lo que les espera a esos niños que ahora vienen al mundo. Las peores predicciones señalan que cuando tengan 80 años no habrá ni rastro del 49% de las actuales playas que hay en el Planeta. Es probable que entonces haya ríos que hayan cambiado de curso, otros que directamente habrán desaparecido, bosques desertificados y hasta que sea de lo más normal que en el Polo Norte en verano deje de haber nieve. No lo sabemos. Nadie lo sabe.

Pero lo que está claro es que entre todos nos hemos cargado un sistema que funcionaba a las mil maravillas y que hemos acelerado un cambio climático de consecuencias catastróficas.

Sí, la principal causa de muerte por desastre natural es por golpe de calor. Ni los huracanes, ni los rayos, ni las inundaciones matan tanto como el calor extremo. Y parece que el futuro va a estar lleno de todos esos golpes de calor.

Es urgente que hagamos algo. Es una prioridad. No solo por nosotros sino por esos niños que en 2100 serán unos ancianos que no nos perdonarán absolutamente nada.

Etiquetas
Publicado el
31 de julio de 2020 - 22:20 h