Rebelión a bordo (1962)

Era evidente. Los peperos locales no tenían más posibilidad de parar el gobierno de la izquierda que un acuerdo andaluz con el PSOE para canjear Junta y ayuntamientos. Al esfumarse dicha posibilidad, el sábado día 13, se constituirá el nuevo pleno municipal y se elegirá nuevo/a alcalde/sa. Si no hay sorpresas de última hora, Isabel Ambrosio alcanzará la alcaldía merced al pacto con IUCA y el apoyo externo de Ganemos. Recordemos que, en 1999, el acuerdo PSOE-IUCA dependía de un solo voto y las presiones sobre Amador Jover provocaron su dimisión y su sustitución por Rafael Blanco.

Como si se tratara de un nuevo "remake" de "Rebelión a Bordo" de Milestone, el orgullo del capitán Nieto ha llevado a la tripulación politica de nuestra ciudad a luchar contra su trato "absoluto", así como contra los problemas del vecindario y los recortes sociales. Haber conseguido su objetivo del árbol del pan (la estabilidad económica municipal), no puede ocultar que se ha hecho a base del racionamiento de lo más básico para la tripulación, lo que ha acabado por desencadenar una asonada. Los amotinados se han conseguido hacer con el barco, la Bounty, y eligen a una nueva capitana. Al destituido Nieto solo le queda navegar, solo, en una chalupa camino de las elecciones generales.

El capitán Nieto ya ha profetizado que no sabrán superar las mareas y tormentas que les acecharán desde el primer día en el Ayuntamiento. Se le olvida que el reto más urgente que debe afrontar el Ayuntamiento es cambiar la ruta de navegación y darle el protagonismo a la marinería. Ese es el mandato de las urnas y ese es el núcleo central del programa de gobierno que han consensúado. No obstante, hay peligros que rondan a los que llegan novatos al Ayuntamiento-Bounty que no se deben desdeñar, más aún si son de fuerzas navales distintas y distantes.

Por lo pronto, una parte de la tripulación se ha vuelto a rebelar, ahora contra los nuevos oficiales del barco que habían marcado otra ruta. Han decidido bajarse de la Bounty y quedarse a vivir en la isla maravillosa de la asamblea de calle, aunque van a permitir que el barco siga su travesía. Al menos no le han pegado fuego a la nave; aunque, posiblemente, sí han marcado el futuro de su organización y quemado a Rafael Blázquez.

La decisión de Ganemos, que ha demostrado una profunda división en la estrategia a seguir, se conocía que podía producirse. El buen acuerdo programático y de reparto de resposabilidades que habían conseguido no ha sido suficiente para convencer a los que partían de una posición previa inmutable: No entrarían a gobernar con el PSOE. Podemos y Prometeo han impuesto su propia hoja de ruta que tiene como prioridad las próximas elecciones generales. Lo más curioso es que el estrecho resultado obtenido y la falta de seguridad juridica en el desarrollo de la asamblea, nos hace pensar que, en otro día y en otra hora, la decisión podía haber sido diferente. Si la decisión sobre la fórmula para presentarse a las elecciones locales provocó la salida de cientos de personas de la asamblea, sin duda ahora se volverá a producir un desgaste interno de la organización. Será curioso verlos criticando al gobierno local junto al PP.

En cuanto se conoció la decisión, la responsabilidad de que el capitán Nieto recuperara el mando de la Bounty, o no, recaia en Izquierda Unida. El primer oficial, Pedro García, sabe que mañana día 12 hay planteado un acto con la presencia de Anguita, Monedero, Garzón y Viky López donde se va a estar en contra de que IUCA gobierne con el PSOE y se va a abogar por las candidaturas alternativas contra el PP y el PSOE. Incluso Maíllo puede mostrarse contrariado tras su experiencia negativa con el PSOE en la Junta de Andalucía. Seguro que las presiones sobre la organización local van a ser intensas y no van a cesar hasta que se produzca a investidura. Por segunda vez, los "amigos" de Ganemos ponen a IUCA ante una disyuntiva muy incomoda: Irse con ellos a la oposición o colaborar con los socialistas en el gobierno de la ciudad. Lo que Ganemos no ha sido capaz de asumir es que Isabel Ambrosio, con siete, no gobernaría y, si IUCA les emulaba, los peperos habrían sofocado la rebelión.

El PSOE debe tomar nota de lo sucedido. Posiblemente, hasta estén contentos de poder aligerar sus compromisos con Ganemos. Tienen la obligación de respetar profundamente el valor político demostrado por el equipo de Pedro García y ser absolutamente fieles a los acuerdos adoptados. No deben defraudar a los que han apostado por un cambio en el mando de la Bounty. La travesía será larga y tendrá obstáculos que vencer pero si navegan todos a una podrán llegar a buen puerto.

Etiquetas
Publicado el
11 de junio de 2015 - 08:08 h