El desertor de El Álamo

El título de la película de Boetticher "The Man from the Alamo" no fue traducido al castellano como "El hombre del Álamo", sino como "El desertor de El Álamo", que le añadía un componente más dramático a la historia. La leyenda siempre ha hablado de que no todos los defensores de El Álamo murieron entre sus muros de forma heroica, sino que, cuando se les dio la oportunidad de abandonar el fuerte, ante la amenaza de las tropas del general Santa Ana, al menos uno lo hizo: John Stroud (Glenn Ford). Sus motivos no fueron egoístas sino un intento de salvar a su familia. No lo consiguió y, cuando quiso regresar a la plaza sitiada, se la encontró ya aniquilada. Por su actitud, pues otros compatriotas tenían familia que corría peligro y permanecieron en el fuerte, para muchos será ya siempre... un desertor.

En parecida situación  se ha colocado Julio Anguita en relación a Izquierda Unida. El que fuera coordinador federal de la organización, ante el acoso de las tropas de la derecha, representadas en Córdoba por el general Nieto, abandona la militancia en nuestra ciudad, si bien con la intención de apoyar el proyecto de Ganemos Córdoba, del que se borró, o borraron a Izquierda Unida. Con esa decisión ha desconcertado a muchos de sus fieles de siempre que consideran que traiciona, en un momento muy difícil, a la organización que él mismo ayudó a crear y que le dio fama. Aunque, no es menos cierto, que hay otro amplio grupo de votantes de IUCA que consideran que acierta en su nuevo proyecto.

Ya no es solo que apostara por la fórmula de Agrupación de Electores, que contaba con la postura contraria de Izquierda Unida; no es que su presencia en la campaña andaluza sirviera para dejar en mal lugar el acuerdo de gobierno con el PSOE que apoyó la dirección de IUCA y postulara una futura unión con Podemos; es que ahora incluso permite que su imagen quede indisolublemente unida al proyecto de Ganemos Córdoba con la participación en una "sesión de formación", que no es sino una forma directa de demostrar su apoyo. Se debe sentir despreciado Pedro "el hincha" por partida doble: no solo Julio Anguita se negó públicamente a que lo usara como referente de su candidatura de "Recupera Córdoba", tras anunciarlo, sino que, lejos de mostrarse neutral, se decanta públicamente por la opción de la que IU ha quedado excluida y es su rival.

Ahora se entienden las palabras de Cimarrón Blázquez en la entrevista concedida a Cordópolis, en la que alababa a Anguita como alcalde referente de su proyecto. Mucho me temo que las posiciones entre Ganemos Córdoba e Izquierda Unida se van a enconar y que el enfrentamiento es inevitable. El candidato de IUCA también tiene alguna responsabilidad por ello, al haber hecho declaraciones esperanzado en que Ganemos Córdoba no iba a conseguir los avales para presentarse o iba a tener que hacerlo, en todo caso, con un partido instrumental. Actuaba como un ave de rapiña esperando que el fracaso de la nueva fuerza política le diera más apoyos. El éxito de la agrupación de electores al recoger los avales, y Anguita, ponen a IU ante el que podría ser el peor resultado de su historia en la capital.

Lo que es evidente es que la falta de unión de las fuerzas de la izquierda facilita la victoria del General Nieto. Además, le da oportunidad al PSOE de regresar, veinticinco años después, al segundo escalón en unas elecciones locales en la ciudad. No es que se acerque ni siquiera a un triunfo electoral, pero es posible que pueda recuperar los seis concejales de la época de Costecero Mellado. A la espera de lo que suceda realmente el 24 de mayo, no parece que la estrategia del "desertor" Anguita vaya a dar ningún resultado positivo, excepto la defenestración de IUCA, si es que es lo que pretende para engordar el proyecto de Podemos.

Y digo bien, el proyecto de Ganemos Córdoba es el de los intereses del Coletas y su gente. Son ellos los que han forzado aquí (curiosamente, en otros lugares, como Barcelona, no) esta estrategia de asfixiar a IU. Si a Podemos le hubiera interesado presentar listas propias, hubiera pasado lo que en Andalucía, esto es, que Equo se ha visto obligada a ir en las listas de Podemos sin ningún respeto por su identidad. Al desertor del Álamo, no le sirvió escapar del lugar donde debería haberse inmolado, pues no pudo defender a su familia ni parar la ofensiva de Santa Ana. Ni siquiera pudo enorgullecerse de que su acción sirviera para que el General Houston tuviera tiempo de reclutar fuerzas suficientes para la contraofensiva vencedora. El "desertor" Anguita, tan lector de la Historia como es, quizá debería releer lo sucedido.

Etiquetas
Publicado el
30 de abril de 2015 - 07:24 h
stats