Sansones machacaos

Chapa de la colección de Felix Paz, vista en http://coleccionandochapas.blogspot.com.es/2010/12/malta-sanson.html

Dicen que las palabras las carga el diablo y va a ser verdad. Hace ya meses, aunque parece que ocurrió en alguna reencarnación anterior de la ciudad, un grupo de voluntaristas expertos/asesores dábamos vueltas a cuál podía ser el futuro de nuestra ciudad, qué propuestas culturales servirían para activarla y hacerla reconocible. Escribimos unas cuantas ideas que forman parte de un secreto dentro de un misterio que se llama "Córdoba Reinicia", supuesta guía de acción de la supuesta Fundación Córdoba Ciudad Cultural. La mayoría de las propuestas pasarán a ser una especie de Evangelio apócrifo de la ciudad, una serie de imágenes de lo que podíamos haber sido, versiones extravagantes y perseguidas que darán lugar a mitos que los reputados arqueólogos cordobeses se encargarán de refutar.

Pero con una estábamos especialmente ilusionados y lo hemos conseguido, y ya vale la pena todo aquel esfuerzo. Planteábamos que Córdoba hiciera suya la denominación "La ciudad de las palabras", porque frente a lo que se dice, creíamos que no hay viaje como el que se inicia con ellas, y no hay nada mejor que haya hecho nuestra cultura reciente que escribir poemas. Imaginábamos los versos de García Baena, Juana Castro o Elena Medel contando una ciudad misteriosa, sensual y divertida, estableciendo puentes con la pintura, la videocreación, o llenando de sentido nuestros espacios públicos. Palabras para soñar, para dialogar, para contar mejor las propuestas ciudadanas o empresariales, para crear espacios comunes.

"La ciudad deportiva es del menda lerenda que come turrón de almendra", dijo el otro día nuestro más conocido concejal sumando el dadaísmo a su repertorio de tendencias poéticas. Su indagación le llevó al surrealismo con un esotérico "esto son ganas de cagar corchetas a la puerta de un sastre", en respuesta a las denuncias del concejal Baquerín, otro que tiene un apellido perfecto para el sainete que está protagonizando. Pero yo me quedo con el Rafael Gómez más genuinamente cordobés, el de la "la deuda la voy a pagar con sansones machacaos". Tuvo que venir un amigo de la Corredera de toda la vida para explicarme que los sansones machacaos eran tapones de las botellas  del Gran Vino Sansón,  que tenían un dibujo de dicho personaje y que los niños cordobeses utilizaban para jugar a las chapas. Juan Torres y otros economistas buscando monedas alternativas al euro y aquí está nuestra aportación, el sansón machacao, que la vuelta a la peseta iba a dejar ya una sensación de derrota que no conviene. Todos estos descubrimientos están siendo publicados por los medios locales y nacionales, y colonizan las redes sociales, abriendo un hueco a nuestra ciudad en el berlanguiano relato que España está haciendo de sí misma. Es verdad, no es Pablo, ni Juana, ni Elena, pero no se puede negar que está a la altura de nuestro tiempo, y que lo importante es estar. Luego dicen que las comisiones de expertos no sirven para nada. Enhorabuena a mis compañer@s por el acierto.

*Nota: Chapa de la colección de Felix Paz, vista en http://coleccionandochapas.blogspot.com.es/2010/12/malta-sanson.html

Etiquetas
Publicado el
19 de febrero de 2013 - 06:00 h