Preparados… apunten… ¡fuego!

Córdoba

Alcázar Viejo

Viernes 9 de mayo a las 9 de la mañana.

Festival de los Patios

Preparados

Ángel Ramírez Troyano: Las colas son algo muy comunista, si hay colas pues pongo precio y se acaba la cola, los precios están hechos para disolver las colas, para expulsar a gente, pones precio y la gente se va y se quedan los buenos, turismo de calidad. Si no, hay que gestionar la cola, para ir al baño, para tener sexo, para ver los patios, hay que conseguir que todo fluya rápido. Preparados… listos… ¡ya!

Santiago Alba Rico: Podemos decir que hay tres tipos de cosas: cosas de comer o "consumptibilis", de usar o "fungibilis", y de mirar o "mirabilia" (como dignas de ser miradas o maravillas). El ámbito de los comestibles es el de la reproducción cíclica, repetitiva de la vida, en el que el hambre acerca, acelera y destruye todas las cosas como puros medios para la renovación ininterrumpida de las condiciones biológicas de la existencia…El ámbito de los fungibles es el del uso, en el que las manos se apropian despacio de lo que ha salido previamente de ellas (instrumentos, herramientas, enseres) el ámbito de lo que es útil, duradero, portador por eso de la memoria inconsciente del saber humano, y cuyo retorno por desgaste a la naturaleza se trata siempre de aplazar mediante cuidados, reparaciones, ajustes. Finalmente el ámbito de las maravillas es el de las cosas puestas a cubierto del hambre y del desgaste como cuerpos de la eternidad expuestos a la vista para la apertura de un espacio público o común, en el que los hombres puedan elaborar sus precarios universales y configurar sus relaciones sim-bólicas (contractuales).

Apunten

ART: Ejem… es que viene mucha gente y no puede ser todo gratis, la gente se ha acostumbrado al todo gratis, y lo que es gratis no se valora. En Córdoba tenemos la suerte de tener esta maravilla y tenemos que rentabilizarlo, no podemos ser ingenuos, no tenemos industria, ni casi nada. Al final esto es cultura, y me parece muy bien, pero la cultura la tenemos que convertir en industria, en turismo, tenemos que vivir de la cultura.

SAR: El impulso de la cultura es un impulso contra el hambre, un impulso ascético de autodisciplina alimenticia o de abstinencia regulada, de renuncia colectiva mediante la cual lo primero que decide una sociedad, y a partir de lo cual se organiza en cuanto tal, es qué puede comerse y qué no… Este impulso de cultura, mientras ha durado el neolítico, sólo se ha visto desbaratado por la experiencia de la guerra, que igualaba a todas las criaturas en el rasero de la vida y generalizaba el hambre de tal manera que la división entre los órdenes quedaba provisionalmente borrada en una continuidad biológica –una avalancha- que trataba todas las cosas sin distinción (como ilustra bien la imagen del saqueo) como comestibles… El capitalismo consiste en un estado de guerra permanente en el que el hambre triunfa sin tregua sobre el hombre.

!Fuego!

ART: Hablas del hambre,  y la verdad no te entiendo. En Córdoba tenemos un 34% de paro, eso sí que es hambre, y no lo que  tú cuentas, #hablarhablarhablar. Aquí hay mucha gente que lo critica todo, y así no se solucionan las cosas. Necesitamos más emprendedores, gente con ideas y que asuma riesgos, y vender lo que tenemos, historia, patrimonio, y el talento de nuestra gente. Necesitamos una cultura nueva, con capacidad de transformación, que valore la iniciativa, y que no estigmatice el fracaso.

SAR: El uso es lentitud, el juicio es inmovilidad, el hambre es rápida.

ART: Ya.

Nota: las intervenciones de Santiago Alba Rico han sido extraídas de las páginas 37, 38 y 39 de su libro "Capitalismo y Nihilismo. Dialéctica del hambre y la mirada" (Ediciones Akal, 2007). Gracias por su involuntaria colaboración.

Etiquetas
Publicado el
13 de mayo de 2014 - 06:40 h
stats