Conservadores revolucionarios

En Córdoba son conservadores hasta los comunistas. Eso dijo el director de ETEA Gabriel Pérez Alcalá a Alfonso Alba y Manu Albert en una interesante entrevista el pasado domingo. Lo leí y pensé que sí, que más o menos todo el mundo está de acuerdo en eso, aunque viniendo de un liberal que representa una institución jesuita la cosa da que pensar, o a lo mejor es que los liberales y los jesuitas no son conservadores, quizás sean progresistas.

Me estoy liando, y es que las palabras a veces tienen esa cosa como de mosquita muerta, entras en ellas tan confiado y después no encuentras la salida, así que me voy a poner silogismo a silogismo a ver si esto se aclara. El capitalismo es un sistema que requiere del cambio y el crecimiento permanente. El propio sistema de la competencia fuerza a una mayor eficiencia cada vez, a mejorar la competitividad, sacar nuevos productos y sistemas. La globalización lleva eso al extremo porque la competencia potencial se extiende a todo el orbe, entre productos, trabajadores y  servicios. Por ello para que no te desahucien del sistema debemos estar cada nueva vez entre el grupo de los más imaginativos, creativos y productivos (uno de los problemas del capitalismo, lo pesaito que es, te paras a echar un cigarrito y ya estás fuera). En un sistema en el que la orden es cambiad, lo revolucionario, lo rebelde debe ser el estatismo. Así que el capitalismo es la antítesis del conservadurismo, o sea, que los anticapitalistas son conservadores. Esto me está quedando raro.

Voy a empezar a pensar desde el otro lado a ver si así me aclaro, pero esta vez lo voy a hacer mediante estudios de casos, porque el silogismo lógico no ha hecho más que confundirme. Si un banco desahucia a alguien de su vivienda está garantizando el sistema de acceso a la vivienda, porque está transmitiendo confianza a las entidades para que lo sigan financiando, ya que saben que ganarán dinero tanto si le pagan los deudores como si no lo hacen. Así que la plataforma "Stop Desahucios" es conservadora y no defiende el derecho a la vivienda, mientras que los bancos son los principales valedores de este derecho constitucional. Despedir fácilmente trabajadores es la mejor defensa del empleo y desmontar el estado del bienestar es la forma de garantizarlo. Releo mi artículo sobre los patios de la semana pasada y me doy cuenta de que mi propuesta (y yo, claro) es conservadora, y que lo progresista es la casa de las tradiciones que acaban de abrir en el Alcázar Viejo.

En el fondo todo era bastante evidente, intentar conservar el empleo, la vivienda, el medio ambiente y los patios no puede ser más que conservador, y sólo nuestra incapacidad para el pensamiento paradójico nos ha hecho confundir los términos. No, no era esto lo que yo quería escribir…  estábamos hablando de que los cordobeses y los comunistas son conservadores ¿no?.

Etiquetas
Publicado el
18 de diciembre de 2012 - 07:00 h
stats