Informando desde el patriarcado

El cartel de la Bienal de Arquitectura de Venecia de este año emplea una imagen extraña y potente, cargada de simbología en torno al buen uso de los recursos que cada cual tiene a su alcance.

No es casual que sea una mujer la que está encaramada a la escalera oteando el horizonte, no en vano, siempre ha sido la mujer un ejemplo de cómo deben emplearse de manera eficiente y efectiva los elementos materiales de que disponemos.

La fotografía en cuestión es obra del novelista Bruce Chatwin y nos muestra a la arqueóloga alemana María Reiche (Dresde, 1903- Lima 1998) mientras estudia las figuras del desierto de Nazca. Reiche no tuvo presupuesto para una avioneta, lo que tiene a mano en ese momento es una escalera de aluminio, que pesa poco y le posibilita ganar unos metros de altura para observar el suelo a mayor distancia. La arqueóloga camina solitaria por el desierto escalera al hombro, lo que además, supongo, le permite trabajar con unas cotas de concentración difícilmente alcanzables en otras circunstancias*.

Volviendo a la Bienal, cuyo lema este año es "Reporting from de front" (Informando desde el límite), tenemos que decir que el cartel es bueno, el mensaje, tomado como homenaje a la mujer, también, pero desgraciadamente, también hemos de decir que se ha quedado en un puro gesto vacío. Y si no, observen la fotografía de abajo, el número de mujeres sentadas en ese foro es desesperantemente parecido al presupuesto que manejaba María Reiche, tendiendo a cero.

*Estoy escribiendo este texto en un PC conectado a internet, eso me aporta ventajas considerables con respecto a una escritura manual, pero pone a mi alcance un horizonte infinito de elementos de distracción. No dudo en emplear la tecnología siempre que puedo, pero admito que, cuando no la he tenido a mano, mi productividad en tareas creativas ha sido considerablemente mayor.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2016 - 05:31 h
stats