La Navidad de los idiotas

Es común en México decorar la ciudad lumínica y temáticamente con cada fiesta del calendario. Pasamos de las Fiestas Patrias del 15 de septiembre, a Halloween y Día de Muertos e inmediatamente después ya desmontan y colocan todo el adorno navideño posible para que ni el más despistado olvide en qué fechas se encuentra y vaya a gastar como loco. Pero cada año me da repelús ver como a finales de agosto están montando los centros comerciales la carpa de juguetes y empiezan a llegar los adornos del dichoso Árbol de Navidad a los supermercados de turno. Bueno, aquí hace ya más de dos semanas que encendieron la temática navideña en varios centros comerciales (por no decir todos) y los vecinos de mi edificio han dejado ya el reguero de pino natural que procederán a montar antes del próximo fin de semana.

Toda esta frivolidad choca, por ejemplo, con esa foto de Bruselas encendida por Navidad, de calles vacías y militares en las calles. Frivolidad. ¿Se creen que somos idiotas los expertos en marketing de turno? ¿Si me adelantan el alumbrado de Navidad tendré el impulso antes de comprar? Parece que sí. En México ya se ha celebrado el Buen Fin que es un fin de semana en que todo está de rebajas y la gente aprovecha para comprar desde ya sus regalos de Santa Claus, al igual que este viernes en Estados Unidos celebran el Black Friday. Vivimos en el calendario del capitalismo, como diría algún dirigente del sur de América.

Yo sin embargo divido mi calendario en dos: fecha de regreso a Córdoba por Navidad, que este año además irá acompañada de la bonita cita electoral -gran regalo que nos ha hecho Mariano Rajoy- y la otra mitad del año es visitar unos días la Feria de Mayo. Yo no pongo decoración navideña ni nada, yo celebro más la calidez del abrazo cuando llego a mi casa en Navidad. ¡Qué suerte tengo! Yo regalo en Navidad recuerdos de mis viajes por México y un montón de besos que tenía ahí guardados para ellos, mi familia y amigos. Igual no soy cool por no adornar mi casa y seguir ese otro calendario comercial, lo mismo mi Navidad es de idiotas o lo mismo, los que nos tratan de idiotas son esos que sólo buscan el beneficio económico.

Para mi ahora sí que es Navidad, ya he recibido la calidez de ese abrazo, del reencuentro y sí, este año ha llegado antes de tiempo para mi la Navidad. Qué afortunada soy. 

Etiquetas
Publicado el
23 de noviembre de 2015 - 04:27 h