Viernes Santo

Sexta estación de penitencia, y última. Llego definitivamente al final de esta larga semana, la que como ya les dije es la más difícil y entretenida para todo el sector meteorológico, tanto por la especial complejidad de la dinámica atmosférica en estas fechas, como por la incidencia que la interpretación de dicha ventura tiene entre amplios sectores sociales.

Pero para cerrar esta temeraria aventura, de una de las semanas de más difícil predicción (y no se imaginan ustedes cuanto), este viernes que nos toca no podía ser menos que sus antecesores. Si ayer la balanza meteorológica se rompió en favor de cierta estabilidad atmosférica, hoy parece que quiera volver a los derroteros de días anteriores, en que la presión atmosférica quiebra la frontera entre las características anticiclónicas y las ciclónicas.

Es decir, dentro aún de la dinámica de ábregos que padecemos, vuelven a dominar sobre nosotros valores de presión en el límite de lo que se considera inestabilidad, que nos volverán a traer una rolada de los vientos con cierta componente noroeste, y mayor facilidad para que nos entren, con más alegría que la de ayer, los diversos frentes que nos llevan acosando desde el pasado viernes de Dolores.

De nuevo predicción muy complicada para hacer cirugía meteorológica que sea capaz de anticipar, por horas, el tiempo que va a hacer, pero que sí al menos muestra la tendencia que se ha venido repitiendo en estos días de atrás. Marcada inestabilidad atmosférica, que consecuencia del aumento de la velocidad vertical en la troposfera en las horas centrales del día, podrán dejar de nuevo un reguero de precipitaciones dispersas con carácter tormentoso durante la tarde, que podrían ser entre débiles y moderadas, y que apunta hacia las primeras horas de la noche como momento con mayor riesgo tras el paso de la cola del frente que sí entrará de lleno por toda la meseta castellana.

Un muy complicado seguimiento el que se presenta para esta tarde, que de nuevo nos sitúa en zona de frontera y que podría hacer pensar a más de uno en la posibilidad de salvación, por lo que como siempre, paso a recomendarles, a quien así necesite de información meteorológica, que estén atentos durante la tarde a todas las actualizaciones e informaciones sobre el comportamiento del cielo y actúen en sensata consecuencia, y si se puede salir, que se salga, y si no se puede, pues no se puede.

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2013 - 11:39 h