Las crónicas de una Semana Santa plena

El buen tiempo y la masiva presencia de personas en la calle marcaron estos días, en los que hubo instantes para el recuerdo y que por primera vez narró El Cirineo de Córdoba

El Cirineo de Córdoba

Es la de este 2015 una Semana Santa inolvidable en Córdoba. A lo largo de todas las jornadas acompañó el buen tiempo, lo que permitió que por tercera vez tras el cambio de siglo todas las hermandades completaran su estación de penitencia. Las altas temperaturas, de hecho, provocaron varias lipotimias en estas tardes que fueron plenas y en las que destacó también la masiva presencia de personas en la calle.

Al realizar una ligera mirada atrás, se descubre una magnífica conjunción de belleza y emociones. También una serie de instantes históricos, como el paso por la Mezquita-Catedral de la Paz y Esperanza o de las Angustias, que después de décadas con claro carácter nocturno en su salida inició su recorrido el Jueves Santo bajo la luz del sol. Entre los momentos para el recuerdo están también la entrega de la insignia de oro de la ciudad a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado o la vigésimo quinta estación de la Vera Cruz, que llevó en su cortejo reliquias de la Santa Cruz -Lignum Crucis-.

La Semana Santa de 2015 en Córdoba es la primera que El Cirineo ha narrado a sus lectores. Y en sus crónicas quedan recogidos esos instantes como muchos otros de cada una de las intensas jornadas que ahora quedan atrás, como un hermoso recuerdo.

Sábado de Pasión: El sencillo preludio

Domingo de Ramos: Resplandeciente

Lunes Santo: De la luz al silencio

Martes Santo: Caminos de plenitud

Miércoles Santo: Trazos de emoción

Jueves Santo: Deseo de una noche eterna

Viernes Santo: Imponente solemnidad

Domingo de Resurrección: Radiante de felicidad

Etiquetas
Publicado el
7 de abril de 2015 - 10:55 h