Los temas de siempre

El comienzo del año da para elucubrar. En el mejor de los supuestos, las divagaciones preanuales dibujan una sonrisa en el rostro del pensamiento de quien se autodefine como soñador. En la peor de las hipótesis, por el contrario, las mismas ennegrecen el horizonte de quien vive en pesadilla el reto del futuro.

2013 puede ser un año bueno y muy merdoso a la vez. Siendo así, se puede augurar que estará sustentado por los múltiples desequilibrios sociales, la mediocridad en la acción política y las alegrías deportivas.

Por centrar el disparo y abordar la realidad por partes, en lo social, en Córdoba apenas se presentan novedades. El nuevo año arrastra cifras estratosféricas de desempleados que, salvo milagro, comenzarán a descender de manera periódica.

De igual manera, no se contemplan por previsiones mejoras con los más desfavorecidos, amén de la propia acción solidaria que realizan colectivos e instituciones por cuenta ajena. Los más necesitados continuarán siendo los mismos y los menos, menos.

El ámbito político apenas deja opción a la duda. Se trata del segundo año en ejercicio de gobernanza de quienes poseen la mayoría. Entre ellos, ya con los primeros inconvenientes internos no resueltos, por desavenencias, inoperatividad y falta de eficacia, no se auguran muchas permutas. Quizá alguna, en algún sillón, al tiempo…

En lo que a la oposición se refiere, partiendo de la base de su variopinta casta, se atisba un campo de visión donde, entre unos y otros, interactuarán dialécticamente para escribir páginas vacías e intranscendentes para la historia de una ciudad condenada por sí misma.

Ojo, que queda lo deportivo. Lo más vulgar, lo más sanote. El deporte, sí. Esa faceta de la realidad que hace olvidar, enfadar y entusiasmar a la vez. Ese factor que, bien entendido, puede aportar salidas a la crisis y que, así considerado actualmente, sólo ofrece ilusión y todo lo contrario, cabalmente.

En este ámbito, Córdoba cuenta con múltiples representantes y exponentes, todos dignos de mención, véase a las Mohedano o Gálvez y a los Casado, Muñoz, o Machado, entre otros. Mírese al Córdoba Club de Fútbol. Pero mírese bien. Porque podría volver a repetir opciones de ascenso. Confíense en ello.

Estos tres indicadores, que pivotan sobre la acción económica, se resumen en asuntos común en insistentemente abordados. Porque en Córdoba todo se repite; como en la propia Historia.

Se hablará de litigios municipales, de sucesos, de Bretón, de desempleo, de desgracias, de alegrías, de lotería, de deuda, del centro de congresos, de justicias, de injusticias… En definitiva, de los temas de siempre.

Etiquetas
Publicado el
4 de enero de 2013 - 05:00 h
stats