Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

¿Tienes algo que decir y lo quieres escribir? Pues éste es tu sitio en Blogópolis. Escribe un pequeño post de entre cuatro y seis párrafos a cordopolis@cordopolis.es y nuestro equipo lo seleccionará y lo publicará. No olvides adjuntar tu fotocopia del DNI y tu foto carnet para confirmar tu identidad. Blogópolis es contigo.

Gracias, papá

Manos de un padre y un hijo | PIXABAY

0

Quisiera desde estas líneas, poner en conocimiento público el trato indigno y vejatorio que recibió mi padre durante su ingreso en el Servicio de Traumatología del HURS de Córdoba. La madrugada del 7 al 8 de mayo, mi padre de 82 años, hasta entonces completamente independiente para todas las actividades de su vida diaria, sufre una caída fortuita en nuestro domicilio familiar, con resultado de fractura de fémur.

A partir de su ingreso en ese servicio, cada día, cada profesional que le atendía nos decía que la intervención sería al día siguiente, pero ésta nunca llegaba, a pesar de los dolores, de que tenía que permanecer sin ni siquiera beber agua desde las 12 de la noche del día previo, hasta que a las 2 de la tarde del día después nos decían “que se había caído del parte quirúrgico ”.  

Las razones que nos daban: una fractura de cadera no es una urgencia, se puede demorar meses, no hay quirófanos disponibles, la intervención anterior se ha alargado, durante el fin de semana no se opera, el anestesista solicita valoración por Cardiología (claro, si por eso lo trasladaron allí; pero es que el cardiólogo estaba en la 2ª planta ), ... 

Todos los días les rogaba a los traumatólogos que, por favor, no demoraran más la intervención porque mi padre se estaba descompensando. Su respuesta era que si no estaba conforme hablara con el Jefe de Servicio o pusiera una reclamación. Sufrió una diarrea brutal, un deterioro físico y mental, una úlcera por presión que a las horas , ya era necrótica (recordemos en este punto que mi padre era completamente autónomo).

Al 9º día de ingreso, en una intervención que escasamente duró una hora, y en condiciones físicas lamentables, lo intervinieron con “éxito” de la cadera , pero con su sentencia de muerte ya firmada.

Efectivamente como era esperable, tras el alta de la “5ª planta”, mi padre se descompensó de su patología previa, la úlcera por presión en el sacro se convirtió en una abominación de más de 10x10 cm, y falleció tras una serie de despropósitos por una neumonía.

Gracias papá, por la lección de dignidad y ganas de seguir viviendo que has mantenido hasta el final, aceptando todas las pruebas y curas que te realizaban sin quejarte, y siempre agradecido con todo el personal. Gracias al hospital de Pozoblanco por haber luchado por él hasta el final.

Y que la justicia decida.

Sobre este blog

¿Tienes algo que decir y lo quieres escribir? Pues éste es tu sitio en Blogópolis. Escribe un pequeño post de entre cuatro y seis párrafos a cordopolis@cordopolis.es y nuestro equipo lo seleccionará y lo publicará. No olvides adjuntar tu fotocopia del DNI y tu foto carnet para confirmar tu identidad. Blogópolis es contigo.

Etiquetas
stats