Adiós a los Patios, gracias Amelia Caracuel

Finalmente este Ayuntamiento ha conseguido lo que deseaba; crear malestar entre los propietarios de los Patios de Córdoba, el famoso divide y vencerás.

Tres años creando una riña ficticia, alentada por los voceadores del Partido Popular, y concretamente por doña Amelia Caracuel, que se caracteriza por desvirtuar y reventar todas las fiestas populares de Córdoba.

Si no le bastó a doña Caracuel con hacer una Velá de Fuentanta sin los vecinos, ni tampoco se sació con reventar los carnavales de Córdoba; ahora ha sido el momento de los Patios de Córdoba; y no es una acción errónea, ni un error momentáneo. Es una intención, unas ganas de desprestigiar una de las fiestas más populares que podemos encontrar en Córdoba.

A regañadientes llegó a una concejalía que le venía grande, sin saber que los patios de Córdoba pertenecen a sus propietarios, y a los ciudadanos de Córdoba. Esta señora llegó a recomendar a los cordobeses que visitaran los Patios entre semana porque el fin de semana era para el turista extranjero (porque un cordobés no puede disfrutar de su fiesta en fin de semana, claro). Junto a esta recomendación, amplió las fechas de patios, y disminuyó los horarios (que era cuando realmente al cordobés de siempre le gusta dar su paseo por los patios, ya caído el sol).

Además, este Ayuntamiento ha creado un sistema de pases ficticio, con el fin de recaudar económicamente más y más, sin ver el daño que le hacen a la fiesta. ¿Una fiesta libre? ¿Acaso la gente no se siente temerosa de visitar patios, dada la imposición de pases, regulación de colas, y supuestas masificaciones?

Todo ello, junto a la eliminación de vivir los Patios en la calle, y evitar que propietarios históricos lleguen a sentirse respaldados por una fiesta que ellos mismos han creado, han hecho que merme cuantiosamente las ganas de Fiesta de Patios para muchos de ellos.

Lo que Doña Amelia Caracuel no sabe es que la fiesta de los Patios va mucho más allá de todo el daño que ella pueda, o quiera, ocasionarle. Su tiempo está contado, ya sea para unos días, ya sea para unos años; los Patios siempre estarán aquí, desde la época romana, y sobreviviendo a muchos más males que los que doña caracuel pueda crear.

Quizá tres años repitiendo premios, o premiando Patios sin habitar y convertidos en autenticas ferias deambulantes, o pertenecientes a Vimcorsa, haya sido el punto final que esta señora quería darle a los Patios. Hechos, que probablemente sean denunciables, pues la mención de honor no cumple los requisitos de participación del Concurso de Patios de córdoba.

Los Patios se viven, se disfrutan, y son alegría y jolgorio; no recaudación, turismo ni economía únicamente.

El daño ya está hecho, y las diferentes rutas enzarzadas en peleas creadas por doña Amelia. Da igual que se premien siempre a los mismos, el espíritu de patios no tiene ni título ni cuantía.

Quizá, si esta señora sigue como concejala, se tenga que despedir de alguna zona de Patios, quizá ello le alegraría a ella, pero no sé si a los cordobeses y a los visitantes les llegaría a hacer demasiada gracia perder el barrio del Alcázar Viejo como zona de Patios. Y no es una opinión aislada; sino general dentro del Alcázar Viejo.

Luis Guillermo Álvarez Luque

Etiquetas
Publicado el
17 de mayo de 2015 - 03:43 h
stats