Cuaderno de laboratorio

Veterinary Laboratories Agency (VLA), Weybridge, Surrey, UK.

Monday, 4th January 1999.

"This is your first lab book (...). Este es tu primer cuaderno de laboratorio. Recuerda que todo lo que escribas pasará a ser propiedad intelectual del VLA. Las páginas están unidas de forma permanente y numeradas de la 1 a la 246. Estás autorizada a anotar en él todo lo que consideres relevante para tu investigación. Es indispensable que quede reflejada la fecha en que realices cada anotación y que uses bolígrafo o rotulador indelebles. No estás autorizada a borrar ningún dato que hayas escrito ni a eliminar ninguna página. En el texto debes hacer referencia explícita a cualquier documento que adjuntes ya sean fotografías, gráficas o cualquier otro resultado que obtengas o consideres relevante. En caso de disputa legal por patente, este cuaderno de laboratorio es nuestra prueba principal de autoría así como de la fecha en que se realizó el descubrimiento. Esperamos de ti que escribas en él conforme se desarrolla cada investigación y no una vez finalizada. Ten presente que este cuaderno debe hacerte totalmente prescindible como investigadora. En caso de desaparición o cese, otro científico cualificado debiera poder continuar con tu trabajo donde lo dejaste. Bienvenida a nuestro grupo".

Ha llovido mucho en Surrey desde aquellas palabras del Dr. Trevor Martin. Era el comienzo de mi carrera científica. Muchos años y muchos cuadernos de laboratorio después, resultaría hoy interesante ojear aquel primero: fechas, hipótesis, experimentos, análisis, reflexiones. Recuperar un pequeño fragmento de mi historia profesional y personal. Porque un cuaderno de laboratorio es un documento histórico, necesariamente impregnado del carácter y la aptitud científica de su autor y del contexto social y científico en que se desarrolla su investigación. Así, más metódicos o más caóticos, más explícitos o más imprecisos, más brillantes o más oscuros, más indiferentes e impersonales o más apasionados y creativos, los cuadernos de laboratorio cuentan ante todo historias. Historias de búsqueda, de descubrimientos, de aprendizajes y errores, de éxitos y desilusiones, de frustraciones y avances en este juego fascinante que es la investigación y la ciencia.

Este blog pretende ser un espacio para hablar de algunas de esas historias de Ciencia y de sus protagonistas, de su lado más brillante y también del más oscuro. Como el investigador o investigadora que regresa con nostalgia a uno de sus primeros cuadernos para revisar o reformular una hipótesis o rescatar aquel protocolo que funcionó y se encuentra con su propia historia, te invito a dar un paseo por la ciencia y a disfrutar con las historias que nos encontremos.

Enlace:

Cuaderno de laboratorio de Rosalind Franklin (1953). Notas sobre la posible estructura del ADN. En febrero de 1953, Rosalind Franklin escribió en su cuaderno de laboratorio "la estructura del ADN tiene dos cadenas". James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins se apropiaron de parte de su investigación y de sus imágenes de difracción de rayos X del ADN para formular la hipótesis de la estructura de esta molécula, que publicaron en la revista científica Nature en 1953. En 1962, Watson, Crick y Wilkins compartieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por la relevancia de estos estudios.

Etiquetas
Publicado el
25 de febrero de 2013 - 11:01 h
stats