No se construyen los barcos para quedar amarrados a puerto

En 24 horas cerraré una etapa profesional muy importante en mi vida. Una puerta se abre otra se cierra, pero lo que realmente interesa e importa es la posibilidad que tengas de abrirla y cuántas más mejor. Una opción es una obligación; dos opciones es un dilema; tres o más es libertad de elección.  Si algo echaré de menos sin duda será el contacto diario con los que han sido mis compañeros en los últimos años, especialmente a mi equipo más cercano, María y Alberto, que se han convertido en algo más. Hemos compartido problemas, éxitos, fracasos,  llantos, alegrías, chistes (monopolizados por mi), broncas, desayunos, almuerzos, cenas, reuniones interminables  pero lo que nunca nos ha faltado ha sido sentido del humor, trabajo y espíritu de equipo, ingredientes fundamentales que han posibilitado el resultado obtenido. Ambos tienen retos importantes que asumir y confío en su aptitud/actitud (no podía ser de otra forma, tuvieron un extraordinario jefe ;-)). Al resto, gracias por todo y mucha fuerza.

Tras la creación en septiembre de mi nuevo proyecto TIM (Talent In Motion), sentía la necesidad de explorar lo que supone dedicarse plenamente a aquello que te apasiona, tienes talento y es tu propósito de vida. Hacer de tu pasión tu profesión es un auténtico regalo y si además lo unes a tu misión, sin lugar a dudas, es algo por lo que merece la pena apostar. Lo mejor de los viajes es que los puedas hacer en compañía, y continuando  con la metáfora naval, en esta singladura me acompañará Sonia, mi mujer, co-fundadora de TIM, la persona que mejor me conoce, da sentido a mi vida y a la que quiero reconocer su valentía por permitirme vivir esta experiencia. No obstante intuyo, que a medida que vayamos visitando "puertos" se incorporará más gente que comparta nuestra visión.

El título del post es una adaptación de la cita de William Shedd "Un barco en el puerto está seguro. Pero no es para eso que se construyen los barcos". Siento que el barco de TIM ha soltado amarras y se dirige con rumbo firme a descubrir y hacer descubrir "nuevos mundos", nuevas posibilidades. Nos toparemos con tormentas, grietas en el casco, icebergs, roturas de motor, motines, etc, pero el rumbo se mantendrá firme. Al menos serán dos años de viaje, y en dos años puede ocurrir de todo. Aunque de lo que estoy seguro es que será un viaje del que disfrutaré plenamente y me hará mejor de lo que soy . BE TIM.

Etiquetas
Publicado el
6 de marzo de 2014 - 08:49 h
stats