¿Es posible la temporada (casi) perfecta?

El Córdoba juvenil aprieta el paso en su carrera hacia el retorno a la División de Honor

El cordobesismo vive, definitivamente, una de sus temporadas más rocambolescas. Desde el primer equipo hasta el último, no hay rincón donde se pueda respirar tranquilidad. Al menos, no de momento. A principios de la campaña, en el listado de tareas había apuntada una cadena perfecta: el primer equipo juega el play off de ascenso a Primera División, el filial consigue la permanencia en Segunda B y los equipos juveniles conquistan sendos ascensos a la División de Honor y a la Liga Nacional. El cuadro ideal. Técnicamente, todavía es posible conseguirlo. Pero, igualmente, todo se puede ir al traste. Y hay que contar con el macabro efecto dominó. Si el grande cae, arrastra en su desplome al filial. En el caso de los juveniles no hace falta repetirlo: sucedió así el año pasado. ¿Se puede arreglar? El juvenil A blanquiverde está en el camino. Regresar a la División de Honor, el máximo rango en esta categoría, es algo de trascendental importancia en la política deportiva del club.

Lo que parecía increíble hace dos meses está sucediendo. A principios de febrero cruzaron sus caminos el Séneca y el Córdoba, los dos grandes representantes de la provincia. Enemigos deportivos eternos y condenados a entenderse. Imprescindibles ambos en el pasado, presente y futuro del fútbol en Córdoba. Por entonces, los rojinegros gobernaban la situación. El derbi en el Enrique Puga fue trepidante. Los locales remontaron (3-1) y vencieron a un Córdoba que se había adelantado de penalti. Después de aquella jornada, la 21, el panorama lanzaba un guiño al Séneca. Los rojinegros eran líderes en solitario, con 44 puntos sumados en 20 partidos. A tres de distancia quedaba el Atlético Sanluqueño (41) y a cinco al Sevilla (39), aunque los de Nervión con un partido menos jugado. San José (36), Betis (35), Córdoba (35), San Juan (33, un partido menos) y Dos Hermanas (32, un partido menos) formaban el escuadrón de aspirantes a subir. Finalmente lo conseguirán dos. El Betis y el Sevilla no pueden hacerlo, por contar ya con un equipo en División de Honor.

Este fin de semana, un vistazo a la clasificación ofrece datos que llevan los pronósticos a una nueva dimensión. El Séneca no es el mismo. Ha sumado seis puntos siete jornadas. Ahora es quinto, con 50 puntos -los mismos que el Betis, cuarto-, y tiene soplándole en el cogote a Dos Hermanas y San Juan, ambos con 48. El líder es el Sanluqueño (57) y tiene por detrás, con 54, al Sevilla... ¡y al Córdoba! Los de Salvador Hermán han protagonizado una reacción extraordinaria. Desde aquella tarde del derbi local, tras el que se quedaron a nueve de distancia más el golaverage con el Séneca, han sumado 19 de los 24 puntos en juego. El ascenso pasó de ser una opción remota a una realidad tangible. Lo tienen en la mano si mantienen el ritmo y sacan adelante un partido crucial. Apunten: 10 de abril, Córdoba-Sanluqueño. El liderato en juego y, quizá, un puesto en la División de Honor a falta de cinco partidos. Para los blanquiverdes serán cuatro. Reciben a Sanluqueño y Montilla, viajan a los campos del Recreativo de Huelva y San Juan. Hay una certeza: si hacen el pleno, ascienden. Y habrán cumplido su parte en esa temporada (casi) perfecta.

Etiquetas
Publicado el
10 de abril de 2014 - 14:05 h
stats