Una aventura de rugby en Argentina

El cordobés David Ruano del Mezquita Rugby ha pasado unas intensas vacaciones en el Club Santiago Lawn Tennis Rugby | El club argentino ha sido cuna de jugadores que han pasado por la selección albiceleste

Podría decirse que el rugby es una pasión que cuanto más te golpea, más te engancha. Pese a lo que muchos piensan, no importan la edad, el tamaño o las condiciones físicas para practicar el deporte del balón oval. Solo hacen falta empeño, ganas y quizá, eso sí sería más necesario, un protector bucal. Del resto se encargará la propia adrenalina. Y si no que se lo pregunten al joven David Ruano.

El jugador del Mezquita Rugby Club ya puede presumir de haber entrenado en un club que le ha dado mucho rugby a una de las principales potencias de este deporte a nivel mundial. El Club Santiago Lawn Tennis Rugby argentino surgió por iniciativa de unos pocos socios, y poco a poco fue cobrando tanta importancia que propició la fundación de otros clubes en Santiago del Estero, al norte de la ciudad homónima (Córdoba) en Argentina.

Tras un largo viajo, el joven rugbier de 16 años aterrizó en el equipo con el que pasaría unas intensas vacaciones, el Club Santiago Lawn Tennis Rugby, que ha sido cuna de grandes jugadores que han formado parte de la selección nacional de Rugby XV de Argentina, "Los Pumas".

A las primeras personas que conoció David Ruano en su estancia allí fueron los entrenadores Gonzalo Mansilla y Alejandro Vernier, ambos pertenecientes a la categoría de M16 (lo que en España se conoce como sub-16). Y una de las cosas que más le sorprendió fue la cantidad de niños que practicaban esa disciplina. "Tienen tantos chicos jugando que solo los pueden separar por años de nacimiento, en mi caso el año 2000", afirma Ruano.

El periodo de adaptación fue más costoso de lo esperado, puesto que por aquel entonces en el país sudamericano era invierno, y lo que en Córdoba eran 30º grados a la sombra, en Argentina eran entre 5º y 10º grados. Por tanto, para sofocar las bajas temperaturas, antes de cada entrenamiento (el equipo se encuentra en plena temporada) se organizaba un tocata de calentamiento, al que muy pronto Ruano fue invitado.

"Para empezar la semana tras el partido del fin de semana, los lunes realizábamos una sesión de recuperación, puesto que aparte del partido disputado, los viajes eran muy largos. Tras una buena recuperación, realizábamos sesiones de técnica individual (cambio de paso, ruck, tackle, etc), y seguidamente nos separábamos entre la delantera y la línea, y realizábamos ejercicios específicos de cada puesto, terminando el entrenamiento con un partido", relata el joven cordobés sobre las sesiones llevadas a cabo en su experiencia argentina.

Los martes tocaba defensa, con tackle y formaciones móviles, mientras que los jueves quedaban para situaciones específicas de partido. "Cada semana, en campo anexo jugaban las categorías base, y al finalizar estas, todos marchaban para ver al primer equipo en la cancha principal", remarca David Ruano.

Un club con más de 100 años de historia, y que se originó pensando en la vida familiar. El tenis fue el primer deporte que albergó con el objetivo de ser un lugar de esparcimiento para las familias que residían en el centro de Santiago del Estero y que quisieran practicar actividades al aire libre. Luego fueron llegando otras disciplinas como el rugby o el hockey. La aventura de un cordobés por Argentina. Con el balón oval bajo el brazo.

Etiquetas
Publicado el
20 de septiembre de 2016 - 21:50 h
stats