Océano

Queremos modificar al alza el ánimo de la opinión pública

(Manuel Cuesta. Foro Córdoba Viva)

Así vista, parece una frase cualquiera. Pero si la lee con detenimiento comprenderá que lo que el señor Cuesta se propone es poco menos que vaciar el océano con cubitos de agua. No es que no nos parezca bienintencionada su tarea, que lo es, lo que nos resulta es un trabajo de chinos. Por una orilla, la tenacidad de este hombre, cubo a cubo de esperanza, y por la otra medio país llenando el mar de pesimismo, un día sí y otro también, titular tras titular, estadística tras estadística.

Nos llena de ternura, por tanto, contemplar al señor Cuesta, con la admirable ayuda de algunos insensatos, caminar en sentido contrario al que circula la humanidad. De manera que si usted se encuentra en el periódico alguna noticia con ribetes optimistas, lo primero que hará es mirar la fecha del tabloide por si se ha equivocado de año. O mandar una carta al director para reclamarle daños y perjuicios.

Esta frasecilla insignificante nos recuerda que nos encontramos atascados en una monumental ciénaga de desánimo. De tal forma que si se topa esta misma tarde con un optimista por la calle se cruzará de acera para no tener que soportar sus proyectos de futuro. ¿Cómo se le ocurre hoy a nadie tener un proyecto de futuro?

No se encuentra uno todos los días con un señor vaciando el océano a base de cubitos de agua. Ánimo, caballero.

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2012 - 02:30 h
stats