¿Obviedad o subterfugio?

 

"El candidato de Ganemos no lo pone IU"

(José Manuel Mariscal. Secretario general del PCA)

Treinta y pico años esperando que se venga abajo el régimen bipartidista y ahora que se derrumba la discusión se atasca en un trabalenguas jurídico: que si agrupación de electores, que si coalición de partidos. Seguramente que no será lo mismo una cosa que la otra, que cada alternativa tendrá sus ventajas y sus inconvenientes, pero el reloj de la historia sigue su curso al margen de zarandajas administrativas.

Hay una cosa cierta: que Podemos ha removido las estancadas aguas del stablishment. Y, de alguna manera, eso era un imperativo moral en estos tiempos turbulentos. Se podrá discutir este o aquel punto de su programa, la puerilidad de algunas de sus formulaciones o la inconcreción de otras, de acuerdo, pero hay pocas dudas sobre su devastador diagnóstico de un sistema agotado, lastrado por los

intereses de la casta (sí de la casta) y sometido a los dictados de una élite económica depredadora.

Podemos no es Ganemos aunque Ganemos quiera parecerse a Podemos. Y como sucedáneo tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, que debajo de su envoltorio de nueva política se esconde, de alguna manera, la vieja política. No es un asunto menor. Podemos se abre paso en las expectativas de voto impulsado por un diagnóstico incontestable de situación pero también por constituir una energía renovada sin mochilas.

En este contexto, el titular que trae hoy aquí el señor Mariscal parece una obviedad o un subterfugio. Aún no lo sabemos.

Etiquetas
Publicado el
8 de noviembre de 2014 - 01:16 h
stats