Cuádrense

 

"Cuanto más mande Susana Díaz, mejor"

(Alfredo Pérez Rubalcaba. Secretario general del PSOE)

Esta bravuconada que están ustedes viendo se le cae a un general bananero de la boca y casi no reparamos en ella. Sería pura rutina. Pero, claro, se le ha caído al secretario general de un partido democrático, que vive en un país democrático, que forma parte de un continente democrático y al que todos los días lo escuchamos dar lecciones de democracia a su izquierda y a su derecha.

A estas alturas de partido, no nos escandaliza que haya gente que trabaje por la participación democrática por la mañana y que por la tarde, cuando los focos se han apagado, mueva los hilos del monopolio del poder. Digamos que este viene siendo el pan nuestro de cada día. Lo que nos asombra es que alguien se atreva a proclamarlo a cuerpo gentil y sacando a pasear el verbo mandar, que es un verbo castrense y obsoleto como quedan pocos.

Cuanto más leemos la frase más bola se nos hace. Si dice exactamente lo que dice no acertamos a saber qué cantidad de poder desea que acumule la presidenta de la Junta de Andalucía. ¿Un poder omnímodo? ¿Un poder absoluto? ¿Un poder tirano? ¿Un poder militar? Hay días en que parece que en lugar de caminar hacia el tercer milenio regresamos al primero. En el mejor de los casos.

A la señora Díaz, por cierto, no hace falta animarla a que concentre en sus manos todo el poder posible. Ya lo hace ella solita. De tal forma que este fin de semana, sin ir más lejos, se va a celebrar un congreso para elegir una ejecutiva cuya composición ya conocemos al dedillo. Sin votaciones democráticas ni zarandajas. En plan paseo militar. Como el señor Rubalcaba desea. Así que cuádrense, delegados, que entra Susana Díaz.

Etiquetas
Publicado el
23 de noviembre de 2013 - 01:48 h