Catálogo de besos

Es increíble lo que la gente está dispuesta a hacer con tal de salir de este trance socioeconómicopolítico. Esta semana he podido verlo con mis propios ojos. Ni siquiera he necesitado mi lupa.

El descaro era tan evidente y revelador que logró incluso sonrojarme. A mí que he visto a parejas desnudas en el autobús, abuelas insomnes, matagatos, liberadas y algún que otro putón.

Empezó el lunes en la puerta de un colegio, continuó el martes mientras corría por el parque, el miércoles camino del trabajo, el jueves en casa de mi vecina de enfrente y acabó ayer mismo frente a la estación.

Primero fue una madre dejando uno bien sonoro en la mejilla de su hija al recogerla de clase. A plena luz del día y con niños delante. Después, una pareja de adolescentes morreándose, esa húmeda y agotadora versión cargada de hormonas y bacterias. Al día siguiente, el pico de unos esposos al despedirse en la puerta de la oficina, anticipo del que llegará al final de la jornada. El jueves, mientras el país celebraba eso que llaman Democracia saliendo a pasear, fue mi vecina quien acercó sus labios a la frente senil de su madre mientras miraban desde el balcón. Ayer, el beso que despide la semana entre dos compañeros.

Y hay más, muchos más. Los hay escritos: Besos!! Beso!! Bss!! Muaks!! Los tienes en versión emoticono: :-* Existen besos robados, secretos, exhibicionistas, sinceros y falsos.

Todo un muestrario expuesto sin que nadie lo impida. Amor gratis en un tiempo en el que todo, hasta vivir, cuesta.

Etiquetas
Publicado el
8 de diciembre de 2012 - 07:30 h