La UCO da voz a los vecinos de Las Palmeras para empezar a atajar la exclusión de este barrio

.

Educadores, estudiantes, representantes vecinales y agentes implicados en la vida comunitaria de la barriada de Las Palmeras han participado este martes en el seminario El Barrio de Las Palmeras. Desarrollo comunitario y transformación social, organizado por la Facultad de Ciencias de la Educación para debatir y reflexionar sobre las circunstancias que rodean a esta barriada cordobesa que registra el mayor nivel de abandono escolar de Europa y es uno de los barrios más pobres de España.

El seminario, desarrollado en formato de panel y tras una introducción sobre la historia del barrio y su situación actual, ha girado alrededor de dos bloques temáticos: El primero de ellos, sobre educación y fracaso escolar; y un segundo sobre inclusión en el que se ha debatido y analizado la situación del empleo, la vivienda y los Servicios Sociales.

Uno de los mayores conocedores de la situación crítica de Las Palmeras es Antonio Fernández El Chache quien, desde que se jubiló, dedica su tiempo a concienciar tanto a los vecinos como a las administraciones de que la realidad de este barrio es competencia de todos. La falta de empleo que arrastra a las familias de este barrio lleva a que los menores abandonen el colegio sin haber conseguido si quiera la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO). Este hecho provoca, según ha explicado El Chache, que “las familias se desestructuren”. “Los padres tienen más en cuenta a dónde van a ir mañana a buscar el pan de sus hijos que en preocuparse de si estos han ido al colegio o si han sacado buenas notas”, ha apuntado.

Asimismo, y aunque el 70% y el 80% de los vecinos encuestados para el estudio Diagnóstico socioeconómico del barrio Las Palmeras-

un informe realizado por la Universidad Loyola Andalucía- considera buenos o muy buenos tanto las instalaciones del Duque de Rivas y del Pedagogo García Navarro como la capacidad del profesorado, dos de cada tres vecinos prefieren escolarizar a sus hijos en centros lejos del barrio.

Para combatir estos índices educativos, El Chache ha abogado por soluciones tanto en las familias como en los menores. A ambos, concienciarlos de la necesidad de que los menores continúen sus estudios más allá de la ESO ante la dificultad de encontrar un puesto de trabajo sin ni siquiera un título académico. Y, en especial, este vecino de Las Palmeras ha manifestado la urgente necesidad de que los padres dispongan de un puesto de trabajo para que, una vez satisfechas las necesidades básicas de toda la familia, todos los esfuerzos estén enfocados en la educación.

Jesús Campos, de Las Palmeras, es el fiel reflejo de los menores que viven en esta zona. Con apenas 13 años decidió abandonar el colegio porque consideraba que nada le aportaba. Sus padres no pudieron evitarlo. Pasaba los días sentando en uno banco comiendo pipas los días en los que tenía dinero para comprar un paquete. Con sus estudios terminados, Campos cataloga como “una suerte” haber podido participar en los programas sociales que el Ayuntamiento de Córdoba o entidades como Adsam o Red XXI desarrollan con los jóvenes del barrio, que le inculcaron valores y pasión, por ejemplo, por el deporte. A los 18 años decidió retomar sus estudios y hoy afronta la vida desde otra perspectiva.

En su discurso, Campos no sólo ha aniamdo a los jóvenes a continuar con los estudios, sino que pidió a las administraciones la puesta en marcha de alternativas de ocio en el barrio, donde lo único que pueden hacer es “sentarse en un banco”.

El debate ha contado con la presencia de la vicerrectora de Políticas Inclusivas y Vida Universitaria, Rosario Mérida y la decana de la Facultad de Ciencias de la Educación, Mª del Mar García Cabrera. En su intervención, Mérida ha señalado que esta actividad se enmarca dentro de “la responsabilidad social que deben cumplir todas las universidades para que el conocimiento, además de ser técnicamente cualificado sea socialmente comprometido, y en eso estamos empeñados desde la UCO”. La vicerrectora ha detallado que “dentro del marco de la investigación social, una de las acciones es analizar las causas y tratar de proyectar intervenciones que mejoren la vida de todas las personas”.

En este sentido “que mejoremos las condiciones de vida en Las Palmeras, además de ser justicia social es una manera de rentabilizar y aprovechar todo el capital humano y todas las capacidades que seguro que existen en esta barriada”. La vicerrectora ha recordado el apoyo de la UCO al Plan Integral de la Barriada de las Palmeras y su aportación al mismo dentro de sus competencias educativas, a través de una experiencia piloto con ayudas para favorecer la incorporación y promoción académica del alumnado preuniversitario del Barrio de Las Palmeras y un programa de voluntariado universitario para acompañamiento a estudiantes de esta zona para cursar titulaciones oficiales de. Este programa forma parte del proyecto de responsabilidad social impulsado conjuntamente por la Universidad de Córdoba y la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de Las Palmeras con el fin de aumentar la implicación en las enseñanzas universitarias del alumnado en Las Palmeras.

Etiquetas
stats