María Luisa Ceballos: “Ningún vecino va a la puerta de un ministro, va a la de su alcalde”

María Luisa Ceballos | FOTO: MADERO CUBERO

María Luisa Ceballos (Priego, 1968) es presidenta de la Diputación, alcaldesa de su pueblo y madre de tres hijos. En un mismo día, tiene que ser las tres cosas, muchas veces a la vez: madre, presidenta y alcaldesa. La culpa la tuvieron las elecciones municipales de mayo del año 2011. Entonces, se convirtió por sorpresa en presidenta de la Diputación. El aplastante triunfo electoral del PP desalojó al PSOE del lugar en el que nunca pensó que saldría: el gobierno provincial de Córdoba. Ceballos reconoce que la mayoría absoluta en la Diputación también fue una sorpresa para ella, que esperaba ser alcaldesa y ya.

26 meses después, recuperada de la sorpresa, Ceballos, que antes fue teniente de alcalde en su pueblo y también parlamentaria andaluza, se tiene que multiplicar. No lo queda otra. Por eso, en un día como el miércoles de esta semana tiene que hacer de todo: ejercer de madre, presidir la Comisión Provincial de Hacienda para darle el visto bueno al nuevo presupuesto del Centro de Convenciones de Córdoba, explicarlo en rueda de prensa, acompañar al vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, en su visita a la Diputación donde de lo que menos habló fue, precisamente, de su visita y sí mucho de la marcha de Griñán. Ceballos también saca tiempo para una entrevista con Cordópolis y para, un minuto después, recibir visitas ya a la hora de almorzar. Luego, 100 kilómetros hasta Priego de Córdoba para ejercer de alcaldesa.

Pese a ese ritmo, no pierde el buen humor y por muy duras que sean las preguntas (o la jornada) sonríe siempre y bromea bastante. Contesta rápido, con ese acento de Priego de Córdoba que mezcla la ese de la Subbética con algunas jotas ya menos aspiradas que recuerdan ya a la provincia de Granada.

PREGUNTA. Hoy está atravesando una jornada maratoniana, en su condición de presidenta de la Diputación. ¿No se plantea en días así aquello de un hombre (una mujer en este caso) un cargo que llegó a proponer el PP hace años?

RESPUESTA. Se disfruta mucho más si sólo hay un hombre o una mujer en un cargo. Está claro que seguramente tendrá una dedicación al 100%. En mi situación lo que ocurre es que terminas estando al 200%. No se te puede escapar nada. Además, yo vinculo mucho las nuevas tecnologías a la situación actual. Para mí sería imposible de otra manera. Conozco en tiempo real el documento que está entrando en Alcaldía o en Presidencia de la Diputación. En tiempo real. En otro momento eso sería imposible. Esa realidad nos ha hecho aprovechar mucho más el tiempo de lo que lo hacíamos antes. Yo siempre pongo el ejemplo de cuando era teniente de alcalde. Entonces, me pasaba dos horas firmando. Dos horas de mi tiempo sólo a firmar, ni siquiera a recibir al ciudadano. Ahora terminas firmando en tu casa a través de la firma digital, en los ratos que puedas tener libres y recibiendo a los ciudadanos en la Diputación o en el Ayuntamiento. ¿Lo de un hombre o mujer un cargo se tenía que tomar como una norma? Pues no sé. Creo que muchas veces te condicionan mucho las circunstancias y el momento. Nosotros estamos tanto a disposición del ciudadano como de tu partido. El partido te pide algo, no puedes hacer nada más que aceptarlo, sobre todo cuando son cosas de esta importancia. Hay que estar a las duras y a las maduras. Y muchas veces, aquí son duras.

En mi situación tengo que estar al 200%

P. Han pasado ya 26 meses de las elecciones de mayo de 2011 y sigue siendo una sorpresa que el PP alcanzara el gobierno de la Diputación. ¿Se ha recuperado ya de esa sorpresa de verse como presidenta?

R. Antes de las elecciones, yendo para Priego de Córdoba, recuerdo perfectamente una conversación con el presidente del PP en Córdoba y alcalde de la ciudad, José Antonio Nieto. Me dijo: “Vamos a ganar la Diputación”. Yo le dije: “Eso tengo yo que verlo”. Y me dijo: “Pues prepárate”. (Risas). La verdad es que yo nunca había apostado por ganar la Diputación. Primero porque las cuentas eran difíciles y segundo porque algunos partidos judiciales son muy complicados. Mi partido judicial [Priego de Córdoba] sólo tiene un diputado, que era el presidente de la Diputación [Francisco Pulido]. Yo sabía que íbamos a ganar, pero no con mayoría absoluta para gobernar. Yo no ponía la mano en el fuego por el diputado provincial, de verdad. Lo digo así de claro.

Sabía que íbamos a ganar en la Diputación, pero no con mayoría absoluta para gobernar

P. Su escaño por el partido judicial de Priego se convirtió así en una pugna entre presidentes.

R. Claro, él [Francisco Pulido] era una persona con muy importancia y era una referencia en la zona. Y siendo un diputado en disputa... Si son dos, prácticamente se pueden dividir los votos. ¿Pero con uno? Es que con un voto pierdes el diputado provincial, así que era muy difícil.

La Diputación está preparada para asumir las competencias que la Diputación tendrá que asumir de más con la reforma de la administración local

P. En su condición de alcaldesa y presidenta de la Diputación, se enfrenta al gran reto de la reforma de la Administración Local que está planteando el Gobierno de España. Parece que las diputaciones van a tener aún más peso.

R. Ahora estamos a la espera del anteproyecto, que será inminente. Es posible que incluso a finales de esta semana [la entrevista se realiza el miércoles] o principios de la siguiente pueda llegar al Congreso de los Diputados. No sabemos exactamente cómo va a ser el borrador definitivo, pero sí que hemos facilitado muchísima información y le hemos traslado cual era nuestra opinión. Esta Diputación está bien preparada. Nuestros órganos técnicos funcionan muy bien y tenemos una buena estructura para las competencias que la Diputación tendría que asumir de más, que son esas competencias que los ayuntamientos pequeños ahora mismo no pueden mantener. Si hablamos de urbanismo, de energía o de cuestiones técnicas, la Diputación tiene un bagaje y además está bien estructurada. Hemos dividido servicios para que haya menos municipios vinculados a ellos. Soy de la opinión de que la Diputación puede asumir competencias sin quitarle la importancia a los ayuntamientos. No soy de la opinión de tutelar a los ayuntamientos. Los consistorios y los alcaldes tienen una función absolutamente política. Todos tenemos técnicos detrás y todos pedimos ayuda al resto de administraciones, incluso los pueblos mayores de 20.000 habitantes que antes eran autosuficientes y hoy en día no lo son.

Los pueblos de más de 20.000 habitantes antes eran autosuficientes y hoy en día ya no lo son

P. Sobre todo porque esos ayuntamientos sí son de elección directa por parte de los ciudadanos.

R. Exactamente. Por eso creo que los alcaldes, que tienen un papel fundamental y son pieza fundamental del Estado, tienen una responsabilidad directa con sus ciudadanos. Los que mejor conocen las realidades de su municipio son sus alcaldes y su Corporación.

P. Los tiros de esa reforma parece que van por la eliminación de muchas competencias duplicadas.

R. La Diputación es la administración que menos duplica. Cuando la Diputación asume competencias las asume, la mayoría de las veces, porque son municipales que gestiona la Diputación, o son autonómicas que también gestiona la Diputación. Por ejemplo: ayuda a domicilio. Nosotros gestionamos toda la ayuda a domicilio de pueblos menores de 20.000 habitantes porque es una competencia de la Junta de Andalucía que se da a los ayuntamientos y que la Diputación canaliza. Pero como es natural esos trabajadores luego van a trabajar en los municipios correspondientes. Como he dicho antes, el urbanismo es una competencia municipal que la Diputación canaliza pero luego la obra, la calle o lo que sea se hace en el municipio. Sí es verdad que hay muchos organismos que están duplicando, como las mancomunidades, que tienen que aclarar su situación. Soy de la opinión no de negar todas las mancomunidades pero sí de que cada una tiene que pensar a qué se va a dedicar. También existen muchas duplicaciones en organismos paralelos de la Junta de Andalucía y el Gobierno central, que volvemos locos a los ciudadanos. En materia de empleo no puede haber Orienta de la Junta, agentes de desarrollo local, organismos de las cámaras de comercio dedicados a empleo, el Servicio Andaluz de Empleo, el Inem... Cualquier persona que necesita trabajar hoy en día se vuelve loco ante esta cantidad de organismos.

Soy de la opinión no de negar todas las mancomunidades pero sí de que cada una tiene que pensar a qué se va a dedicar

P. Los cordobitas ya miramos mucho a los pueblos casi casi para irnos los fines de semana. Aquí se nota la crisis, pero en los pueblos tiene que ser muy diferente.

R. Los pueblos tienen un control más cercano de los ciudadanos. Cuanto más grandes es una ciudad, más se diluye la población en bloques cerrados en los que no sabe muy bien qué es lo que pasa dentro de la casa de la gente. Desde los servicios sociales, precisamente, lo que intentamos muchas veces es intentar el canal para entrar. Esta es un crisis que tiene una parte importantísima de exclusión social, pero en la que existe una división social. Por un lado están las personas que durante años han estado en nivel de exclusión social con un sistema de prestaciones continuo. Y por otro lado, las personas expulsadas del mercado de trabajo que han llegado a ser una clase media y que hoy día se encuentran en una especie de limbo. En los pueblos es más fácil conocer qué está ocurriendo dentro de una casa que en la propia ciudad. Los ayuntamientos están viviendo una situación de pérdida de recursos impresionante... caídas de ingresos totales. No solo por la pérdida de transferencias de otras administraciones, que han desaparecido muchísimas subvenciones, sino también una caída de ingresos tributarios. Los ciudadanos no pueden pagar sus impuestos, los impuestos muchas veces se fraccionan más allá incluso de los 12 meses del año, y esto da lugar a que un presupuesto se caiga. Es que te puedes encontrar que al mes 12, al mes de diciembre, no tienes recaudados gran parte de los impuestos que corresponden a ese ejercicio. Eso afecta muchísimo a los gastos y a las ayudas directas a los ciudadanos. Los ayuntamientos lo están pasando muy mal. Cuando se elimina cualquier tipo de ayuda o subvención tanto del Gobierno central como de la comunidad autónoma desemboca en una demanda en el municipio que ha estado latente durante muchos años y no puede ser atendida. Ningún ciudadano ni ningún vecino va a la puerta de ningún consejero ni de ningún ministro, va a la puerta del alcalde. Y es el alcalde el que tiene que decir que no. Eso supone un gravamen tremendo en las circunstancias actuales. Por eso, yo sigo levantando la voz por los alcaldes y los concejales, que son los que están viendo situaciones muy duras actualmente. En los pueblos es verdad que la agricultura hace que se mantenga un poco la situación, aunque el último año no lo ha salvado el campo porque las campañas han sido muy cortas. Y el número de desempleados, ya habéis visto los datos tan difíciles que tenemos en la provincia. Lo único que mantiene la situación en los pueblos es que las estructuras familiares son muy fuertes. Hay mucha más cercanía de hijos, padres y abuelos, y muchas más familias que viven, comen y se mantienen por el dinero de los abuelos.

En los pueblos es más fácil conocer qué está ocurriendo dentro de una casa que en la propia ciudad

P. La Diputación ha tenido que rescatar ya a algunos ayuntamientos. ¿Cuántos han podido ser aproximadamente?

R. Bueno, adelantos de tesorería yo diría que más del 50% seguro. El primer año del mandato fue tremendo, vamos... Nosotros tenemos instrumentos, como es la Hacienda Local, que el papel de cercanía que tiene el Ayuntamiento con la Hacienda Local cuando dice que no llega a final de mes y tiene que pagarle a sus funcionarios, y necesita ese dinero... nos hace que nosotros trabajemos como una entidad financiera más, pero en este caso administrativa y totalmente vinculada con el ayuntamiento. Esos adelantos pagan nóminas, hacen que se puedan realizar contratos sociales y mantienen ahora mismo la ayuda a domicilio.

Trabamos como una entidad financiera más, pero en este caso administrativa y totalmente vinculada con el ayuntamiento

P. La Diputación, por tanto, puede ser la administración de Córdoba la más saneada, la que cuenta con más liquidez.

R. Sí, la verdad es que es una administración que no está mal y en la que tomamos unas medidas rapidísimas en cuanto llegamos. Se ha hecho muy bien por parte del área de Hacienda y los servicios de Intervención de la Diputación. El plan se acometió rápido y a pesar de estar pasados en los niveles de endeudamiento, tenemos una situación económica buena. No hemos acudido a préstamos, que era algo fundamental para nosotros. Y lo que se ha utilizado bien han sido los remanentes de crédito, que estaban siendo objeto de polémica con la oposición. Pero nosotros seguimos diciéndolo siempre, no tenemos una bolsa de dinero para utilizar. Cada parte del dinero se usa para una cosa determinada y gracias a esos remanentes hemos conseguido realizar muchos adelantos de tesorería que si no no hubiésemos podido hacer.

Lo que más nos ha sorprendido en el Consorcio de Bomberos es que aquí nadie supiese nada. Cualquiera que deba algo a Hacienda o la Seguridad Social sabe de lo que estoy hablando

P. Quizás lo que no está tan bien es lo que se ha descubierto en el Consorcio de Bomberos...

R. Lo peor del Consorcio de Bomberos es que no nos lo esperábamos y nunca nos imaginamos que la cantidad económica que no se pagó era tan alta. Lo que queremos por parte del Tribunal de Cuentas y de la Fiscalía Provincial es que resuelvan rápido, porque tenemos que acometer muchísimas reformas en el Consorcio de Bomberos y hay muchos temas que ahora están paralizados. Lo peor de todo esto es que le supone a los ayuntamientos un esfuerzo tremendo. Un consistorio mayor de 20.000 habitantes está abonando 500.000 euros anuales al Consorcio de Bomberos. Lo que sí es verdad es que teníamos dos opciones: o declarábamos en quiebra al Consorcio de Bomberos o nos poníamos manos a la obra para sanearlo. En estos momentos, con Hacienda y la Seguridad Social se ha alcanzado un acuerdo clave en esta materia y al menos ahora mismo sabemos hasta el año 2011 cuáles son las deudas que teníamos. Lo que más nos ha sorprendido desde que llegamos es que aquí, entre comillas, nadie supiese nada. Eso es absolutamente imposible. Cualquiera que alguna vez en su vida haya debido algo a Seguridad Social o Hacienda creo que entiende perfectamente lo que estoy diciendo.

P. Te encuentran rápido.

R. Te encuentran seguro.

La Fundación Botí no se puede dedicar exclusivamente a pasear cuadros

P. El alcalde de Córdoba, como presidente provincial del PP, ha urgido a las administraciones a alcanzar un gran pacto por la cultura. Yo pensé en la Fundación Botí, dependiente de la Diputación, que parece que está un poco aparcada.

R. Cambiamos como bien sabéis todos los titulares de la Fundación para darle un mayor empaque, meter a la Universidad y que fuesen referentes. En este momento lo que vamos a actuar es en el propio centro Botí, en el edificio. Sabéis que lleva muchísimo tiempo paralizado. Botí no se puede dedicar exclusivamente a pasear cuadros. Si queremos que Botí tenga trabajo tiene que tener una intervención directa en Córdoba y una implicación provincia. Creemos que eso sigue faltando. Queremos que la iniciativa no sólo sea política y que tenga ese bagaje cultural de personas que forman parte de la Fundación Botí. Tiene que salir de nosotros, pero también de ellos.

P. Una pregunta muy local muy local. Todos los cordobeses que tenemos coche miramos con envidia el aparcamiento del Palacio de la Merced. Ahora se lo han pedido los comerciantes para usarlo al menos por las tardes...

R. Es un tema que sabemos que está muy reivindicado y hay que verlo. Bien sabéis que hay muchas actividades en la Diputación y que cualquier día que hay alguna cosa ese párking se llena entre alcaldes, concejales, personal técnico... Cuántos días tenemos el aparcamiento lleno. Sabemos que tenemos que hacerlo compatible, pero ahora mismo tenemos que ver exactamente en qué tanto por ciento se podía utilizar. Es cierto que hay días que está vacío pero otros no. A lo mejor en el horario de tarde es posible que nos lo podamos plantear.

Estamos en el Centro de Convenciones porque creemos que es nuestra obligación estar

P. Otro tema muy local, desde luego, es el tema del Centro de Convenciones. La oposición está criticando mucho que la Diputación se gaste tres millones de euros (aunque la inversión máxima pueda ser de nueve millones) en un centro de convenciones que se ubicaría en Córdoba. El argumento que se usa es que la Diputación es el ayuntamiento de los pueblos.

R. Vamos a ver. No podemos mirarnos tanto el ombligo. La Diputación es el ayuntamiento de los ayuntamientos. Las necesidades congresuales de la provincia lo son de toda la provincia. Hay muchísimas actividades de la provincia que se realizan en la Diputación de Córdoba. Este año creo que no ha habido ningún día en el que esté vacío el salón de actos del Palacio de la Merced. Y son actividades de todos: del sector del aceite de Baena, del sector del turismo de Subbética, del Norte de Los Pedroches... Las actividades que se realizan en Córdoba capital por parte de la Diputación son provinciales, que no se nos olvide nunca. Si yo quiero sacar al exterior el turismo de mi pueblo, no lo voy a hacer en Priego de Córdoba, tendré que traerlo aquí y enseñárselo a los cordobeses. Además, aquí mediáticamente hay una estructura de medios de comunicación que no los tengo en mi pueblo. Es que el AVE llega a Córdoba capital y de ahí podemos atraer hacia donde queramos. Pero como es natural no podemos tener una visión tan absolutamente empobrecida de cualquier muncipio de la provincia. En la Diputación hay 800 actividades empresariales con un importe superior a los cuatro millones de euros que ahora mismo se encuentran en polígonos industriales que no tienen ni acceso. Habría que haber una responsabilidad absoluta de los grupos de la oposición que han estado muchos años en el gobierno y saben perfectamente lo que se ha gastado o malgastado en algunos casos en la Diputación de Córdoba. Y el anterior centro de congresos de Miraflores era un proyecto de más 100 millones de euros en el que la Diputación iba a participar, solo que no se tenía cuantificada la cuantía económica. Las cantidades a aportar ahí siempre habrían sido muy superiores. Si hacemos una proporción, la Junta aportaba 18 millones de euros, la proporción de la Diputación iba a hacer mucho mayor. En todas las provincias de Andalucía, las diputaciones han participado en los centros de congresos. Por tanto, nuestro planteamiento es, nosotros participamos, pero porque tiene una repercusión provincia y porque nosotros también gestionemos en el futuro centro de convenciones. Nosotros no damos una subvención directa, lo que queremos es tener una participación en un centro de congresos importante que va a tener una cosa: muy buen acceso para cualquier persona que venga desde cualquier punto de la provincia de Córdoba. Esto no es el Centro de Congresos en la Judería al que le cuesta mucho trabajo llegar a cualquier delegación provincial de cualquier pueblo, que tenía un lugar magnífico y emblemático. Ahora estamos hablando de un centro en el que se pueden organizar ferias con muy buen acceso y aparcamiento. Por eso estamos ahí, porque creíamos que era nuestra obligación estar.

Etiquetas
stats