Invertir tus ahorros en carteras de fondos de inversión

Inversiones.

Como alternativa al ahorro, se puede invertir en carteras de fondos de inversión. Pero es cierto que este mundo es nuevo para muchos. Por lo tanto, si te has propuesto hacer algo con tu dinero en un futuro próximo, presta atención a lo que sigue.

Una de las posibilidades que está cogiendo fuerza son las carteras gestionadas o carteras de fondos de inversión. De hecho, el interés en ellas no para de crecer en los últimos meses, según se desprende de los datos publicados periódicamente por Inverco, la asociación de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones.

Pero, ¿qué son exactamente las carteras de fondos de inversión? Para muchos es un concepto novedoso del que poseen vagos conocimientos. Dicho esto, lo podemos definir como el servicio que prestan algunas gestoras por el cual el cliente delega en dicha entidad la gestión de su dinero a través de una serie de fondos de inversión.

Una de sus ventajas, y que explica en parte su creciente popularidad, radica en que las variaciones que lo componen suelen ser estables a medio y largo plazo. Por lo tanto, nos encontramos ante una inversión que suele ser menos volátil frente a las inversiones tradicionales que se realizan en bolsa.

Pero para muchos puede continuar siendo el tema todo un misterio. Por este motivo, vamos a recurrir a un sencillo ejemplo que seguramente servirá para despejar de un plumazo todas las cuestiones que nos surjan. Así, una cartera podríamos verla como una “cesta” en la que se incluyen diferentes tipos de activos financieros, ya sean acciones, bonos o fondos de inversión, entre otros.

En definitiva, con las carteras gestionadas estamos contratando un servicio que nos podrán ofrecer las entidades financieras en nuestra calidad de inversores. Para llevarla a cabo tendrán en cuenta cuál es nuestro perfil de riesgo, nuestros objetivos y necesidades financieras.

Además, este tipo de producto se caracteriza por los siguientes puntos: 

•            La gestora se encarga de mover de forma dinámica el dinero invertido, variando el peso entre los fondos de inversión que componen la cartera en función de las circunstancias de los mercados.

•            La cartera varía según el perfil de riesgo, contando con objetivos máximos de pérdida y con volatilidades definidas.

•            Se paga comisión por la gestión de la cartera, que está sometida a IVA.

•            No tributan por las plusvalías hasta que no se efectúa el reembolso o el rescate de la posición, poco importa que los gestores vayan traspasando el dinero de unos fondos de inversión a otros.

•            Se consigue una diversificación profesionalizada a la que difícilmente se tendría acceso sin contar con el asesoramiento experto.

En suma, si cuentas con un capital que no necesitarás en un corto o medio plazo, puedes considerar opciones como las descritas, que son cada vez más habituales.

Etiquetas
stats