Susana Díaz contrapone su gobierno frente a la "campaña triste y ceniza de una coalición de perdedores"

Mitin de Susana Díaz en el Palacio de Congresos | ÁLEX GALLEGOS

El PSOE ha reestrenado el Palacio de Congresos de la calle Torrijos, uno de sus espacios favoritos para todas las campañas electorales, con un gran mitin protagonizado por su candidata a ser reelegida como presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. En un salón de actos repleto, con público siguiendo el acto desde el patio azul, Díaz ha querido contraponer todas las medidas llevadas a cabo por su gobierno frente a la "campaña triste y ceniza de una coalición de perdedores negativos".

Díaz hizo constantes referencias al debate a cuatro del pasado lunes en Canal Sur, pero siempre hacia la derecha y sin nombrar ni tan siquiera a la que fue su gran rival en 2015, la candidata de Adelante Andalucía Teresa Rodríguez. La candidata se refirió al anuncio del líder de Ciudadanos, Juan Marín, que dijo que "si sumamos gobierna el PP". "Votar a Ciudadanos es votar el PP. Ya lo tenemos claro", espetó. "Qué matrimonio más raro. Están los dos en la puerta de la Iglesia, se van a casar pero se dicen es que no te quiero, no te soporto. Están pidiendo el voto pero solo para que no gobierne el PSOE y yo no sea presidenta", lamentó.

"Andalucía es la que para a la derecha", arengó, en una intervención en la que insistió especialmente ante sus simpatizantes en la necesidad de "ganar, ganar y ganar", como reiteró a lo largo de una intervención de 45 minutos que comenzó otros tres cuartos de hora tarde. "Tenemos que ganar. Por las miles de personas que lo que tienen es la política noble, leal y sencilla que le cambia la vida", insistió. "Ya me han dicho de todo. Nosotros no tenemos que meternos con nadie. Tenemos que contar lo que hemos hecho y lo que vamos a hacer", arrancó.

Pero Díaz, que concluyó reiterando sus promesas sociales de la campaña (como el tratamiento para los diabéticos, la gratuidad de los libros para los niños más pequeños, las cláusulas sociales para las empresas que contraten con la Junta...), insistió en contraponer su campaña "en positivo" a la "negatividad" de sus rivales que "lo único que quieren es que yo no sea presidenta". "¿Hay algo más triste que empezar una campaña electoral yéndose al notario?", criticó. "Casado, insulta un poco más", lamentó, en un acto en el que también tuvo tiempo para mostrar su solidaridad con el ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, y su condena al incidente en el Congreso de los Diputados del que fue expulsado el diputado de ERC Gabriel Rufián.

"Tenemos la responsabilidad de ganar por Andalucía. Tenemos autonomía para defender esta tierra. Son las cosas claras de esta campaña", reiteró.

Antes que Díaz, el mitin lo abrió la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, que tuvo un recuerdo para un socialista recientemente fallecido como Paquito Castro. Ambrosio reiteró los logros del gobierno andaluz y reclamó una "apuesta por la logística" para Córdoba. "No vamos a consentir que a esta tierra no le lleguen las inversiones del eje central del corredor Atlántico y el Mediterráneo", dijo.

Después llegó el turno del secretario general de los socialistas cordobeses, Antonio Ruiz, que arrancó con una pregunta que se contestó:

"¿Por qué durante tanto tiempo los andaluces nos dan su confianza a nosotros y no a ellos? ¿Sabéis lo que duró demasiado tiempo? Los años en los que la derecha más rancia y trasnochada, esa que vuelve ahora con Vox y con Casado, tuvo a esta obra bajo el yugo de la opresión con mano de obra barata, y emigrando y abusando de esta tierra".

A Ruiz lo sucedió el candidato número uno por Córdoba, Juan Pablo Durán, quien aseguró que "para parar esa ola de la derecha que estamos viendo solo se puede usar un voto: el del puño y la rosa".

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2018 - 22:28 h
stats