Segunda semifinal: dura pugna entre comparsas y un 'Refalín El Pegoletes' apuntando muy alto

Chirigota Refalín El Pegoletes | ÁLEX GALLEGOS

Ya lo dijo Miguel Amate: Córdoba no quiere Carnaval. Córdoba no lo siente como tal. Desconoce que su esencia va más allá de un Concurso de Agrupaciones Carnavalescas. Los amantes del certamen no lo son tal, sino únicamente de algunas formaciones. Año tras año se repite el mismo cuadro en el Gran Teatro: marabunta de familiares y amigos para ver a la comparsa o a la chirigota de su paisano y, después, la estampida. Ya ocurrió en preliminares y se repite de nuevo en semifinales. El respeto a las tablas del teatro no sólo deben tenerlo las agrupaciones, ofreciendo calidad, sino también el público que allí se sienta.

Varias fueron las agrupaciones que cumplieron con las altas expectativas de esta semifinal, en la que se constató la dura batalla entre comparsas y una muy buena posición de la chirigota de Cañete, 'Refalín El Pegoletes'. Ésta, cabeza de serie en preliminares, volvió a revolucionar al auditorio tal y como hiciera en la primera fase, todo gracias a un repertorio en torno al tipo y lleno de golpes. Sensacional el primer pasodoble en el que aluden a la grave situación de despoblación que viven los municipios de Córdoba para mostrar su apoyo a los agricultores que llevan días manifestándose por unos precios justos para el olivar. En la segunda letra, un homenaje a Rafael Castro, el compositor del famoso Soy cordobés, a quien asemeja con el Arcángel San Rafael, custodio de Córdoba. En los cuplés describen a un verdadero cordobita “que muere con un salmorejo, las berenjenas con miel o el rabo de otro, que va a El Arcángel a pasar fatigas todos los domingo, que le encanta el avión ese que no sirve para nada” pero que si lo quitan, durante la Feria se van a ver “más culos al aire que en Telecinco”. El segundo lo arrancan con la letra de Aserejé -“y luego el Pegoletes soy yo”- para rematar criticando que su sobrina sólo quiere felpas de unicornio para satisfacer sus deseos sexuales.

La sesión tuvo un inicio de altura con la comparsa de Marcos y Suso, 'El silencio de los corderos', que protagonizó un buen pase en el que la educación marco sus dos pasodobles. En el primero realizó un alegato por la diversidad familiar a través de los miedos que afrontan unos padres con su hija en el colegio. “Que nadie le diga que es la más rara del colegio porque tenga dos papás”, cantaron los integrantes de la comparsa de Marcos y Suso, que también denunciaron a esos “fascistas” que no comprenden que el amor de una familia no entiende de sexos. En el segundo pasodoble, muy crítico, estos corderos mostraron su rechazo hacia los “falsos compañeros” que esconde el mundo del Carnaval. Para entender al completo este pasodoble hay que recordar que esta comparsa también ha participado en el Concurso de Carnaval de Málaga de cuya actuación tan sólo circuló por redes sociales unos instantes que mostrarían problemas de afinación de la comparsa.

El grupo de Javi Lonene, 'El dios de la fiesta' -también cabeza de serie en preliminares-, dedicó un pasodoble al amor de un abuelo y una emotiva letra a Paquito Luque, carnavalero cordobés que falleció hace un año a causa de un cáncer. “Desde el anfiteatro y desde el cielo seguro que tú me estás viendo, Paquito de mi alma, se te echa de menos”, cantó la agrupación. En los cuplés, tal vez excesivos, hablan de las multas que todos sufrimos menos Isabel Pantoja por “lo retrasados” que son sus hijos y en el segundo se refieren a las jóvenes de las famosas gallinas violadas como “fulanas, feas, con caras grotescas” a las que les hace falta “un poco de carne mechá”.

El nivel continuó con la comparsa ‘La capital de la alegría’, que se marcó uno de los mejores pasodobles de la sesión, dirigido a los problemas de los que adolece el Concurso, “la lucha encarnizada de coplas entre compañeros y un Consistrorio que no paga”. Quince peregrinos que “malviven en la carretera” y que su amor hacia esta fiesta no les hace ocultar las grandes carencias de un certamen que no consigue levantar el vuelo y ganar más adeptos que abarroten el Gran Teatro. “Dale valor, compañero, te lo dice un madrileño que muerte por tu febrero”. Muy buena también la primera letra dedicada a todas aquellas mujeres que consiguen romper las barreras del maltrato y a quienes estos músicos callejeros cantan en su pequeña esquinita.

La chirigota 'Alegría Toscontos' fue la primera de su modalidad en actuar y criticó cómo los jóvenes viven el Carnaval, “tan sólo de borracheras”, y pidió su involucración “en esta fiesta de la igualdad porque ese tipo -el de borrachos- ya no se lleva”. En el segundo pasodoble relacionaron de manera un tanto confusa la Semana Santa, “la celebración de la muerte de Jesucristo”, con las muertes que se producen en el Estrecho “y que hay que salvar”. Cuplés sutiles a los dirigentes políticos al que a Abascal “le han dado por culo” en las elecciones y a las “complejidades” del lenguaje inclusivo “porque no es lo mismo montar a un pollo que a una polla”. Ahí es ná.

Continuó la sesión el cuarteto de Pepón hijo, 'Por culpa de la subvención nos cambiamos de afición', ofreciendo también un pase digno de semifinal. Estos “cofrades de categoría” ya han dado un paso más en su intención de salir en procesión y desvelaron la imagen que pretenden sacar: un Cristo vivito y coleando. Buen desarrollo del tema libre y cuplés, perfilándose como uno de los vencedores del próximo viernes.

Las dos agrupaciones de la noche sufrieron el lastre de la baja afluencia de público, aunque ello no impidió para que algunos asistentes las vitorearan. La comparsa de Peñarroya-Pueblonuevo, 'Los huéspedes', relacionaron las diferentes religiones con un remate que se intuye dirigido hacia la donación de órganos. En el segundo, una defensa por una mayor presencia de las mujeres en todas las esferas de la vida pública para acabar dando gracias a su madre por tener “dos cojones para sacar una casa adelante”. Los últimos en cantar fueron los de la chirigota 'Cuando un amigo se va' que aún no se creen que hayan pasado a semifinales y para quienes las mujeres son las que hacen la verdadera revolución.

El Gran Teatro vivirá durante este miércoles la tercera y última sesión de semifinales.

Etiquetas
stats