Un rosal trepador, la planta más singular de los patios de Córdoba

Planta singular del patio de la calle Barrionuevo.

Amparo Pernichi, presidenta del Imgema Real Jardín Botánico de Córdoba, ha entregado este jueves el galardón a la planta singular al rosal trepador cultivado por José Antonio López Marín y José Antonio López de Llano, en el patio de la calle Barrionuevo, 43.

El rosal que recibe este

galardón es un rosal trepador con flores dobles en tonos blanco y rosa, dispuestas en ramilletes y de una sola floración bien entrada la primavera. Su nombre 'Trueque' le ha sido atribuido en honor al ejemplar existente en el patio de la calle Trueque, hoy Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios de Córdoba. El magnífico ejemplar que decora la pared de este patio ha sido cultivado por la misma familia desde hace 23 años y ocupa un lugar preferente en la ornamentación del patio, según informa el Ayuntamiento a través de una nota de prensa.

Como apunta Amparo Pernichi, "la existencia de este ejemplar de rosal, y del rosal de la calle Trueque que le da nombre, introducidos en la ultima mitad del siglo XX y conservados en los patios de Córdoba, pone de manifiesto el buen hacer de los cuidadores y cuidadoras de los patios de Córdoba que, como esta familia

contribuyen a engrandecer esta fiesta tradicional que cada año supone un hito en el devenir social y cultural de nuestra ciudad".

Cada año, desde el 2010, el Imgema Real Jardín Botánico de Córdoba otorga una distinción a la planta o grupo de plantas, de entre las que se cultivan en los patios presentados a concurso, valorando así tanto la planta, puesto que se trata de magníficos ejemplares, como los cuidados y técnicas de cultivo que los cuidadores y cuidadoras aplican para que luzcan así en estos recintos. Ese saber hacer en el mantenimiento y manejo de las plantas es también parte importante de este premio.

Hasta la fecha, los galardones entregados han valorado tanto ejemplares aislados con un papel determinante en el patio, como el caso del limonero en espaldera de Maese Luis 22, o la costilla de Adán de la calle Parras número 5, junto con plantas sencillas y tradicionales, como las azucenas cultivadas por Mariana en la calle Escañuela o el geranio basto, que es el orgullo del patio de Inés y José Luis, en Barrionuevo, 22. En 2017 el reconocimiento fue para la palmera canaria de la calle aceite, cuidada por José Antonio y Carmen y la distinción del 2018 recayó en la kentia cultivada por Isabel en Maese Luis, 9..

La concesión de este galardón es un reconocimiento desde el IMGEMA Real Jardín Botánico y una muestra más de su implicación con el concurso de los patios. En este sentido, Carmen Jiménez y Alfonso Jiménez, de la Unidad Técnica del Jardín Botánico,

mantienen un contacto directo y permanente con los cuidadores y cuidadoras de los patios durante todo el año prestando su ayuda cuando es requerida.

Etiquetas
stats