Querido Miguel: la tradición aún deja huella

Comparsa 'Los pintamundos' | MADERO CUBERO

Querido Miguel: la tradición aún deja huella. Puedes marchar aun cuando no marches con toda tranquilidad. Son tiempos complicados para ésta tu fiesta, que lo es todavía de muchos otros. De ello da buena fe el comienzo de una nueva edición del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas. Además lo hace con un emocionado recuerdo a tu figura, la que tan pronto pareciera apagarse. Pero sólo pareciera. Sobre el escenario, el periodista Rafael Butelo. En el silencio del Gran Teatro, un mensaje:

De nuevo en ‘Córdoba’ arranca la fiesta de la ‘Fantasía’, ‘Regalando sensaciones’ a todo aquel que ‘Viendo la vida pasar’ disfruta cada febrero con su ‘Mascarada’. Llega de nuevo el febrero con ‘Una tradición que aún deja huella’, como la dejas tú para siempre querido ‘Dandi del Carnaval’. ¡Cuántas noches componiendo melodías con tus ‘Luces de bohemia’! Rebuscando una ‘Comedia’ abrazando a tu guitarra, abrazando el ‘Pianillo la Coja’, peleando con tus letras contra los ‘Títeres’ de la vida. Esa vida que te convirtió en un auténtico ‘Samurái’ que con ‘Ilusión’, como uno de los ‘Los últimos bandoleros’, regalabas coplas como el mejor ‘Remedio pa tus males’. ‘Sin ti no sé lo que haría’ la ‘Comparsa de Córdoba’, quizá sus componentes quedan ahora como ‘Los malaventurados’, que quieren ser ‘Trotamundos’ conteniendo el llanto por tu ausencia con un ‘Corazón de plomo’.

Nos dejas el ‘Alma en pena’ a esta ‘Vieja banda’ de carnavaleros, a Córdoba, a Cádiz, ‘La comparsa del Loco’ y ‘Los argentinos’. Hemos sido en estos días ‘Los tontos de la tinta’ los que hemos creído saberlo todo de ti y mientras tú sigues aquí, somos nosotros ‘Los del Más Pallá’. De los primeros a ‘Los Quintos’ del teatro. ‘Molto Contenti’, porque aunque ya no esté con nosotros su mejor patrimonio perdurará en la historia de la fiesta. Sus coplas, aquellas que hicimos nuestras, quedarán para siempre como el mejor recuerdo del Niño de la ‘Piedra Escrita’. ¡Arranca el Concurso, ‘A fuerza de cariño’, va por ti Miguel Amate Escudero!

Dicho esto, tras una cerrada ovación, fueron colocados un sombrero de Miguel Amate y flores en su memoria sobre el escenario. En primera fila, casi frente a frente, el ramo sempiterno en homenaje a Rosario Valle -madre de Pablo, Rafalín o Sandi Castilla-. Y después llegó el turno para la batalla de la coplas 2020, que abrió Rafa Cámaras. El autor y director regresó después de tres años y lo hizo con vuelta también a su primera modalidad, la de chirigotas, con ‘Esto es pa ayer’. El tipo, de jefe cabronaso. El Gran Teatro presentaba media entrada entonces pero la afluencia de público fluctuó durante la noche en lo que es una fea costumbre. Acto seguido subió a las tablas la comparsa de Adri, novedosa, con ‘Los pintamundos’. Pintores que recorrieron el orbe terminaron donde debían, en su Córdoba natal y con ligera mirada a la Piedra Escrita -de nuevo por ti, Miguel-.

La noche continuó con la chirigota de Los del Zulo, de Cañete de las Torres, que tras su estreno el pasado año llegó esta vez con ‘Pa ti es la vía, primo’. Con ese aire fresco que ya mostró el grupo en 2019 defendió un tipo de músicos callejeros junto al Metro Tren. La función inaugural del Concurso avanzó de forma veloz y enseguida estuvo en el escenario la comparsa de Granada, la primera de las tres que acuden al certamen, que representó ‘El alcalde’. Fue una suerte regidor con idea ciertamente utópica de gestión municipal. De la seriedad al humor de nuevo, esta vez con la chirigota de Barrera, de Almodóvar del Río, que con ‘Bonito, no se te ve’ volvió a conectar con el público del Gran Teatro. Puso su sello la formación una vez más. Por cierto, no era una amistosa broma a la última propuesta de la comparsa de Javi Lonene: ‘Qué bonita se te ve’.

Entrada ya la noche subió a las tablas la comparsa ‘La despedida’, propuesta de la Peña Amigos del Acorde de Peñarroya-Pueblonuevo. Fue la primera agrupación de este municipio en el Concurso. Y si a Rafa Cámaras le tocó el duro papel de abrir el certamen a otro grande, Eduardo Molero Chache, le correspondió un rol que quizá sea siempre más complejo: el cierre de función. Su chirigota en esta ocasión fue ‘Pa pegos… la Justa’, que transportó al personal a una antigua ciudad británica, aunque sea un poner: Sipotingham o algo así. El buen sentido del humor regresó entre justas de caballeros.

Etiquetas
stats