Pedro Sánchez pide para el domingo “un voto coherente” con el del 28 de abril

Pedro Sánchez junto a Isabel Ambrosio | MADERO CUBERO

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha pedido este miércoles a los cordobeses y a los españoles que el próximo domingo ejerciten “un voto coherente” con el del pasado 28 de abril, y le saquen “tarjeta roja” a las derechas. “El próximo 26 de mayo tiene que ser un nuevo 28 de abril”, ha afirmado Sánchez en un acto en el patio de la Casa de las Campanas en el que ha arropado a la candidata socialista a la Alcaldía, Isabel Ambrosio.

Con 45 minutos de retraso respecto a la hora prevista, el presidente del Gobierno ha hecho acto de presencia en el patio y ha cumplido su papel como único líder nacional que se ha dejado caer por Córdoba durante la campaña electoral para las municipales y las europeas. Lo ha hecho, además, acompañado de la secretaria general del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, a quien ha agradecido su trabajo durante estos días y para la que ha vaticinado una nueva victoria en Andalucía si antes este 26 de mayo se logra reeditar la victoria socialista frente “a las derechas y a la ultraderecha”.

“Si el 28 de abril se votó futuro y se quieren hacer avances, necesitamos ayuntamientos y administraciones que compartan esos objetivos. Y por eso hay que votar al PSOE”, ha reflexionado el presidente del Gobierno, que ha advertido de que, tras la victoria socialista en las generales se ha podido entrar “en fase de complacencia”, algo que no desea, puesto que “las europeas son muy importantes para plantar cara a la ultraderecha”, mientras que las municipales son “decisivas en la cotidianidad de los vecinos de Córdoba y del resto del país”.

Por tanto, ha pedido “un último esfuerzo” a los votantes. “Hay que ir a votar y no nos confiemos porque las urnas a día de hoy están vacías. Hay que hacer un voto coherente con el pasado 28 de abril”, ha demandado Sánchez, que cree que “hay que movilizarse con la misma convicción y el mismo ánimo” que hace un mes para sacar “una tarjeta roja” a “la involución” de una derecha que “está en perpetuas primarias para ver quién queda por delante de quién” y que, además, “no cree en el estado autonómico, ni en el autogobierno, ni en la autonomía local”.

En cualquier caso, a pesar de la arenga, el líder del PSOE se ha mostrado convencido de que se va a reeditar la victoria en Córdoba el próximo domingo. “Nadie duda de que en Córdoba Isabel va a ganar las elecciones, pero, como ocurrió el 2D -en las andaluzas-, ganar no significa gobernar”, ha recalcado el presidente en funciones.

Carmen Calvo y Susana Díaz califican a la derecha de “antigua, retrógrada y elitista”

El acto ha servido para escenificar de nuevo en Córdoba la paz socialista entre Sánchez y líder andaluza, Susana Díaz, que también ha querido apoyar a la alcaldable del PSOE. No obstante, la primera en intervenir ha sido Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno en funciones, que ha reivindicado el resultado obtenido el 28 de abril en las elecciones generales y ha confiado en repetir la victoria en las municipales. “Estamos todos contigo y para ti, y tú para Córdoba. No hay mejor líder para ganar las elecciones el domingo”, ha asegurado Calvo mirando a Ambrosio, a la que ha definido como “una alcaldesa de mirada larga para Córdoba”.

La dirigente cordobesa también ha lanzado un mensaje a los votantes de izquierdas: “Esta ciudad no puede volver de ninguna manera a las manos de una derecha antigua, retrógrada y elitista”, ha dicho Calvo. Susana Díaz, por su parte, ha defendido que, desde el 28 de abril, “España es más decente”, pero ahora “hay que rematar la faena”.

“No nos relajemos, porque como nos relajemos la derecha vuelve. Y están rabiosos porque no han asumido la derrota del 28 de abril”, ha alertado a continuación la expresidenta andaluza, que perdió precisamente el liderazgo de la Junta en favor de un gobierno de PP y Cs que, a su juicio, “es rehén de la extrema derecha”, a la que ha tildado también como “retrógrada, egoísta, cruel y muy antigua”.

Ambrosio le pide a Sánchez que revierta “la dichosa” ley de de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local

La candidata socialista, por su parte, ha recogido el guante y ha reconocido que, tras cuatro años de un trabajo marcado “por el diálogo”, hay que avisar de que “si las derechas y las ultraderechas suman, todo esto se va a la papelera”. “Nos jugamos una ciudad en la que sigamos avanzando o volvamos atrás. La gran mayoría de esta ciudad quiere una alcaldesa que frene a las derechas”, ha confiado Ambrosio, que ha explicado que ha escogido como escenario para este mitin la que fuera casa del concejal socialista Pedro León Fernández, fusilado por el bando nacional en agosto de 1936.

En este sentido, ha reconocido que “la lucha continúa” y que todavía hay que “seguir asegurando la democracia”. La alcaldable socialista ha defendido su trabajo durante la pasada legislativa y ha resumido que Córdoba está “mejor que hace cuatro años, le duela a quién le duela”, por lo que cree que toca “renovar el compromiso con nuevos objetivos”.

Aunque la sorpresa del acto la ha protagonizado cuando ha aprovechado su turno de palabra para demandar al presidente del Gobierno que revierta “la dichosa ley” de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local. “Los ayuntamientos somos mayores de edad, hemos cumplidos y nos merecemos ese reconocimiento”, ha afirmado al respecto, tras defender que quiere “lo que merece esta ciudad que no ha sido bien tratada históricamente en inversiones” y anunciar que va a pedir “mucho más apoyo” a los gobiernos de Sevilla y Madrid.

Etiquetas
stats