Pedro García contra el pasado inmediato y frente al futuro presente de Izquierda Unida

Pedro García y Alba Doblas en un acto de campaña de IU | MADERO CUBERO

"Esta campaña es diferente a la de hace cuatro años. Acuérdate de que hace cuatro años, Ganemos y Podemos estaban en toda su pompa. Eso ha bajado", explica Pedro García mientras agita la cucharilla en su taza de café. Está sentado en el Bar El Baena. A su espalda hay un cuadro del Córdoba CF, el club que tanto le apasiona y que, en una extraña carambola, las dos últimas veces que ha habido campaña electoral para unas municipales en Córdoba, ha llegado a finales de mayo descendido.

Claro que ni el descenso del Córdoba CF de 2019 es el mismo que el de 2015 -entonces bajó de Primera a Segunda División-, ni el Pedro García que opta a la Alcaldía de 2019 es el mismo que optaba al mismo cargo hace cuatro años. En esta legislatura, el líder de IU en Córdoba ha ostentado algunas de las responsabilidades de mayor poder de la ciudad, la presidencia de la Gerencia Municipal de Urbanismo y la del Instituto Municipal de Turismo, entre ellas. Y nadie en esta ciudad es capaz de cargar con esta responsabilidad y no hacer unos cuántos enemigos.

En su caso, es probable que los enemigos que haya hecho García en estos cuatro años sean casi un motivo de orgullo. Ha sido, sin duda, el concejal más cuestionado de la última legislatura por una parte de la ciudad que ha visto casi siempre en sus acciones, y especialmente en sus palabras, una declaración de guerra. La prueba está en que, en la última encuesta publicada, incluso el analista que la comentaba dudaba sobre cómo es posible que un líder "tan cuestionado" por su labor al frente de Urbanismo pudiera repetir los resultados de las últimas elecciones.

A García, sin embargo, este tipo de cuestionamientos por parte de ciertos sectores parece llevarlos casi como una medalla. No obstante, tras cuatro años de declaraciones y frases lapidarias, la campaña ha modulado su tono y, cuando se sienta en este bar de Santa Rosa para una entrevista con CORDÓPOLIS, es un candidato muy moderado que no se desvía un ápice de su papel como referente de la "verdadera izquierda" y que aparca las confrontaciones. "Nosotros no estamos en la misma posición que en 2015", repite el alcaldable de IU, que ha pasado gran parte de la campaña vaticinando un muy buen resultado para su formación.

"Nosotros seguimos tirados en los barrios, mientras los grandes partidos solo se dirigen a los medios"

Hace solo un año, en otra entrevista con este periodista, García ya se postulaba a dirigir una posible fuerza que aglutinara a Podemos, IU y Ganemos. Su paso al frente para este cargo, sin embargo, se encontró con un bloqueo rápido por parte de Rafael Blázquez, portavoz de Ganemos en el Ayuntamiento, que alegó que su dilatada experiencia política era un impedimento para repetir en las listas de una posible confluencia. Aquello, que parece la prehistoria, hoy no tuerce el gesto de García, que elude pronunciarse sobre si la caída administrativa de Ganemos en Común de la lista de candidaturas le puede beneficiar.

"Eso es política ficción. No lo sé", señala García, que recalca que lo que le ha ocurrido a su principal rival a la izquierda del PSOE ha sido "una pena". En cualquier caso, el alcaldable de IU afirma que la formación de Rafael Blázquez "no estaba en el mismo punto que estaba hace cuatro años". Al mismo tiempo, le da la razón a aquel veto de Rafa Blázquez y se presenta a sí mismo y a su partido como un grupo "con solvencia" y que conoce a la perfección la ciudad, pues la han gobernando durante varias décadas.

La campaña del candidato, de hecho, es la más tradicional de todas. "Somos los únicos que estamos haciendo actos de campaña a la vieja usanza. Los grandes partidos ya solo se dirigen a los medios de comunicación y nosotros seguimos tirados en los barrios y en la calle y explicando el programa", señala García, que dice una verdad a medias -el día que se produce la entrevista no se ha aprobado aún el programa-, pero que, tras la entrevista, sí se reunirá con los representantes de los vecinos de Valdeolleros y posteriormente se dirigirá, junto a Amparo Pernichi -número 2 en la candidatura tras haberle disputado las primarias-, a los vecinos del barrio.

Durante el acto explicarán los planes de IU para los barrios de Córdoba y para los pequeños autónomos ante una veintena de vecinos, sentados en la plaza al fresco de última hora de la tarde. Les hablará de los centro comerciales abiertos a los que apoyar con más aparcamiento y mejoras impositivas.

PREGUNTA. ¿A los autónomos cómo los va a ayudar el Ayuntamiento?

RESPUESTA. Bueno, pues con mucho consenso con las asociaciones de vecinos y buscando fórmulas alternativas para aparcamientos, peatonalizando algunas calles… En fin, con trabajo con ellos, con reuniones constantes con el pequeño comercio de cercanía y viendo como se puede trabajar. La rebaja de impuestos ya la hemos hecho y hay que buscar fórmulas para evitar que no se vengan a Córdoba grandes superficies comerciales que son las que compiten directamente con el comercio de cercanía.

P. Pero en el caso de los autónomos, ¿poco puede hacer el ayuntamiento no?

R. Bueno, yo creo que siempre hay una trampa. Creo que todos los candidatos cuando llega este momento utilizan unas dosis de demagogia importantes porque el gran problema del empleo es de estado y, si me apuras, es un problema europeo. Es que la UE ha dicho que Andalucía y es la periferia de la periferia y nosotros solo servimos para camareros del sector servicios.

García no repara esfuerzo en apuntar a PSOE y a PP, a los que acusa de haber olvidado a Córdoba y a los cordobeses en materia de inversiones, dejando a la ciudad y la provincia "a la cola" durante los cuatro años de Mariano Rajoy y los cuatro años de Susana Díaz. "Necesitamos un alcalde que lidere a una ciudad para exigir a la Junta y al Gobierno las inversiones que necesitamos. Eso es lo que IU aporta, porque ni el PP ni el PSOE lo van a hacer. De hecho, Isabel Ambrosio ha sido la máxima defensora de los gobiernos de Susana Díaz que no invertían en Córdoba", critica.

P. Antes me ha sorprendido porque ha hablado de bajar impuestos cuando le he preguntado por la creación de empleo. Es una de las teorías que más están defendiendo los círculos liberales de Ciudadanos y PP, eso de que el dinero está mejor en el bolsillo de los españoles y de que la mejor medida para crear empleo es bajar impuestos.

R. Bueno, yo creo que eso tiene mucha trampa. Yo soy partidario de una redistribución lógica de los impuestos para que, el que más gana, pague más. Y, evidentemente, el que menos tiene, pague menos. Lo que no tiene sentido es que haya multinacionales que a la gente le gustaría que vinieran a Córdoba y que no pagan ni un céntimo de impuestos y que, automáticamente, son competidoras del pequeño empresario. Y, al final, ¿cómo se mantienen los servicios públicos?

Sobre contratar en la Gerencia: "Este problema lo vamos a seguir teniendo a menos que el PSOE derogue la ley"

Sin mencionarlo, se refiere a las declaraciones de PP y Cs sobre la presunta huida de Amazon de Córdoba la provincia de Sevilla por no haber llegado a un acuerdo con la Gerencia de Urbanismo. Su gestión en ese ámbito no solo tiene críticas por parte de los alcaldables de partidos de la derecha, sino que también ha encontrado en esta campaña una buena dosis de crítica por parte de la alcaldesa y candidata del PSOE.

García en este asunto apunta a Málaga, donde dice que hay 7.000 expedientes paralizados -aunque a lo que se refiere es a 7.000 denuncias urbanísticas sin tramitar-, y a Sevilla donde dice que el plazo para resolver licencias es de un año y medio -dato que este periódico no ha podido contrastar- frente al año y dos meses que, según dice, se tarda en Córdoba. En cualquier caso, en Málaga, Sevilla y Córdoba, hay acuerdo por parte de los colegios profesionales en que las gerencias no están siendo ágiles. En Málaga, al igual que en Córdoba, Ciudadanos está pidiendo una auditoría de este organismo.

P. Usted no teme a la auditoría.

R. No. Pero porque ellos no están hablando de una auditoría de lo que hemos hecho en Urbanismo, y eso es transparente y eso no me preocupa. Ellos están hablando de una auditoría de personal, de redistribución del personal.

P. La pregunta que yo me hago, es por qué en Sadeco usted ha podido convocar oposiciones y en Urbanismo no lo ha hecho.

R. Yo le explico. En las empresa públicas, la contratación es directamente proporcional a la masa salarial de la empresa. Lo que ocurre es que en Sadeco, el PP dejó la empresa con 97 trabajadores menos. Y nosotros, lo que hicimos es la bolsa de empleo: 400 trabajadores, que se le ha dado la vuelta tres veces. Y eso es lo que nosotros queremos hacer en todas las empresas públicas.

P. Claro, por eso le pregunto que por qué no lo ha hecho en Urbanismo y sí en Sadeco

R. Porque la masa salarial nos lo ha permitido y porque el PP no contrató a nadie en 4 años y no compró ni una escoba. Eso nos ha permitido ir al límite.

"El PSOE juega a decir una cosa y a hacer lo contrario"

García ha pasado gran parte de estos cuatro años arremetiendo contra la tasa de reposición y contra una ley que, según detalla, "te dice que no puedes contratar personal funcionario y, al mismo tiempo, que los actos reglados los tienen que firmar funcionarios", por lo que advierte a su posible sucesor de "este problema lo vamos a seguir teniendo a menos que el PSOE derogue la ley".

Sus diferencias con el PSOE son tan obvias que le han deparado serios reveses en Urbanismo y en el Imtur, donde, cada vez que ha hablado de limitar las viviendas con fines turísticos o de aplicar una tasa turística, se ha encontrado con la oposición de los representantes socialistas. A pesar de las sonadas negativas, García defiende precisamente "el valor democrático" que tiene el Imtur y su consejo rector, que está representado por todos los actores que tienen voz en el sector. En este sentido, defiende también la pertinencia de hablar de estos temas e "iniciar debates" sobre un modelo de ciudad.

P. Más allá del debate, es que las competencias no son del Ayuntamiento.

R. Efectivamente. La tasa turística no es competencia municipal. La tasa es un impuesto y tiene que ser la Junta de Andalucía la que la ponga. Pero ya hay un debate, como lo hay con la innovación del casco histórico respecto a la convivencia y el mantener el casco histórico vivo. No puede seguir habiendo cambios de uso porque nos quedamos con el casco histórico. Que haya gente que no puede vivir en el casco histórico porque no puede pagar el alquiler y se tiene que ir a la Fuensanta hace que suba el alquiler en la Fuensanta.

P. Es que eso es justo lo que no estaba en el informe que ustedes elaboraron. Es que se olvidaron de medir el impacto en los alquileres.

R. Porque ese impacto está siendo gradual, pero existe.

P. Vale, concedemos que se ha generado un debate, pero no se ha logrado un acuerdo.

R. No, pero porque el PSOE juega a decir una cosa y a hacer lo contrario.

Toca entonces preguntar al candidato de IU si volvería a formar un gobierno con el PSOE a partir del 27 de mayo. "Yo de antemano no confío nunca en el PSOE. Sin anestesia se lo digo. Yo no confío en el PSOE. Eso sí, con el voto de IU ya le digo que Vox no va a estar en ningún gobierno, ni el PP ni Cs".

P. ¿Eso significa facilitar una investidura del PSOE solo para evitar que PP, Vox y Cs puedan sumar?

R. Nosotros salimos a ganar las elecciones. A partir de ahí, no vamos a facilitar nada para que la derecha esté en el Ayuntamiento. Es que mayorías absolutas no va a haber. Ahora, la correlación de fuerzas es lo que hay que ver.

García muestra una confianza absoluta en sus posibilidades en estas elecciones. "Tengo muchas mejores sensaciones que hace cuatro años", admite, arrogándose ser "el voto útil" en la izquierda y casi ignorando las posibilidades de Podemos, del que llegó a decir que "no existía en Córdoba". "Eso me gustaría matizarlo. Yo no conozco el programa de Podemos. Conozco las noticias que van soltando y que algunas no las comparto en absoluto. Eso del rezo musulmán en la Mezquita no lo comparto ni lo voy a compartir", señala, antes de matizar que dice lo que dice "desde el máximo respecto a gente que son compañeros de viaje", señala.

P. Si Podemos no existe en Córdoba y con Ganemos fuera de juego, si usted saca un peor resultado que el de 2015, ¿se plantearía dimitir al frente del partido?

R. Pues es hacer de nuevo política ficción. Primero, yo no voy a sacar menos votos de esos. Estoy convencidísimo. Y si eso pasara, pues ya veríamos.

Pedro García posiciona, por tanto, contra el pasado inmediato de su formación y tiene por delante unos días hasta desvelar el futuro de IU en su histórica relación con Córdoba. Y de lo único que está seguro es que no va a ser la misma.

Etiquetas
stats