De patios entre la Judería y San Francisco: Samuel de los Santos Gener, 5

Casa-patio de Samuel de los Santos Gener, 5, en la ruta Judería-San Francisco | ÁLEX GALLEGOS

El ejemplo de convivencia de este tipo de inmuebles lo es mucho más en este caso. El edificio en cuestión no sólo alberga un tradicional recinto al aire libre sino que éste es lugar de encuentro solidario. Situada en pleno corazón del casco histórico de Córdoba está la sede de Cáritas Sagrario, perteneciente a la parroquia homónima -capilla de la Mezquita Catedral- y que presta solidaria actividad a una treintena de familias. La calle Samuel de los Santos Gener, en su número 5, acoge una casa con raigambre además en el Festival de Patios. De éste forma parte una vivienda que también engloba el calendario del Mayo Festivo -guía- días antes con una de sus populares Cruces. Todo ocurre bajo la coordinación de Carmen Guisado, quien dirige el centro en la vieja casa integrada en la ruta Judería-San Francisco.

Pero el trabajo es colectivo, al igual que la aportación económica que lo sustenta. Así lo destaca quien estos días actúa como propietaria, de cara al Festival, de un edificio cuya construcción primaria data del siglo XVI y que en otro tiempo fuera hogar de hasta siete familias. Al patio se llega tras cruzar un estrecho pasillo al aire libre y en él sobresale una galería porticada. Ésta la conforman arcos de ladrillo visto de medio punto y columnas rematadas por capiteles toscanos. Es una de las peculiaridades de un espacio integrado en el Mayo Festivo, en la modalidad de Arquitectura Antigua, desde 2015 tras años de ausencia: su origen se encuentra en, en este sentido, en 1973. Otra singularidad es una hortensia capaz de sobrevivir tras dos décadas sin cuidados. La casa se abre en la actualidad, principalmente, para "dar a conocer la labor que aquí se está haciendo", tal y como asegura Guisado.

PREGUNTA. ¿Qué significa el patio para usted?

RESPUESTA. Por un lado, su razón de ser es ayudar a las 30 familias que tenemos aquí. Por otro, da rabia porque no tendríamos que ser nosotros los que tenemos que cubrir estas necesidades. Eso sí, lo hacemos encantados. Hay un equipo humano muy bueno, todos voluntarios e incluso aportamos dinero. Todos trabajamos, en nuestro grupo estamos todos empleados, y sacamos el tiempo del nuestro libre o de ocio.

P. ¿Por qué decide participar en el Festival?

R. Para dar a conocer la labor que aquí se está haciendo, para difundir ese trabajo. No sólo por mí, sino por toda la gente que interviene. Aparte de que todo el mundo vea que hay otra forma de patio. Calculamos que una media de 4.000 personas visita este patio.

P. ¿Qué opinión le merece el Festival de Patios hoy por hoy?

R. Entiendo que cada uno hace lo que puede. Pero lo que esto aporta, en ingresos, no se corresponde con lo que las administraciones hacen por nosotros. Sólo se acuerdan de nosotros cuando se acerca mayo. Somos Patrimonio (Inmaterial de la Humanidad) y eso no se refleja. Cuando hablo de administraciones, no es sólo el Ayuntamiento; también hablo de la Junta de Andalucía y del Gobierno Central. Pobre de Córdoba cuando las generaciones se vayan perdiendo. No se está fomentando la formación, que haya una escuela para saber cuidar plantas y los patios, por ejemplo. El día que las personas mayores dejen de estar, no sé qué pasará. No podemos perder de vista que abrimos la puerta de nuestra casa. Muchas personas entran con respeto, pero las hay que entran como elefantes en cacharrería. Este año lo estábamos pensando, pero al final dijimos: vamos a dar un voto más de confianza.

P. ¿Qué considera necesario mejorar?

R. La coordinación y el trabajo en red, que no se dan. Se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena. Que se hiciera una escuela de formación, un espacio para que la gente sepa lo que son los patios.

P. ¿Qué futuro cree que aguarda al Festival de Patios?

R. Lo veo muy incierto. Si esto sigue así… El otro día estuve en la presentación de los Patios y apenas había gente joven. No hablo de la gente mayor, sino de que el tiempo pasan y hay personas que luego tendrán sus problemas de salud y no podrán seguir. O le damos otro aire y las administraciones están… Cuando se habla de Córdoba y de la Unesco, se habla de España. Se habla de turismo y gracias a nosotros este es el mes de oro de asociaciones de hostelería. Eso no nos repercute a nosotros en nada. Sin nosotros, el resultado de sus cajas no tendría color. Si de verdad pensamos en Córdoba y queremos generar riqueza, y si la ciudad se ha quedado como ciudad de camareros, desgraciadamente, vamos a apostar por ello.

P. ¿Cuál es su recomendación para disfrutar de los patios?

R. Por favor, que entiendan que vienen a casas privadas (por los visitantes), que hacemos un esfuerzo enorme para mostrarles nuestra realidad. Que respeten, que se organicen. Hay información sobrada para hacer rutas organizadas, cualquier patio es bonito. Que tengan paciencia, que entendemos que se formen colas y desespera. Que sepan que vienen a una casa privada y se sitúen para imaginar que están en la suya.

Etiquetas
stats