Luis Planas: “La renta mínima es una medida social muy inspirada en los principios del PER”

Luis Planas | ÁLEX GALLEGOS

Luis Planas Puchades (Valencia, 1952) es ministro de Agricultura y candidato del PSOE a las próximas elecciones generales por la provincia de Córdoba. Planas, cordobés de adopción, tiene una amplia carrera política en la que ha ido entrando y saliendo. En 2014 intentó disputar unas primarias a Susana Díaz para liderar el PSOE andaluz, que finalmente no logró. Tras ello, se sacó una plaza de alto cargo en Bruselas. Y de nuevo, tras la moción de censura, Pedro Sánchez le llamó por teléfono mientras paseaba por unos olivares en Montoro para que se convirtiera, de la noche a la mañana, en ministro del Gobierno de España, el más alto cargo que ha ostentado.

El ministro de Agricultura acaba de llegar a la ciudad directamente del Consejo de Ministros. Por delante, un intenso fin de semana de trabajo y actos, y también de paseos por la ciudad con la familia. Antes de la entrevista, y posando para las fotos en el Vial Norte, intercambia con el periodista impresiones sobre cómo se presenta una campaña electoral extraña con un arranque en plena Semana Santa, el ambiente electoral que se vive y que por fin está lloviendo.

PREGUNTA. Nos volvemos a ver cinco años después de aquella entrevista en Córdópolis que dio tanto que hablar, en el mismo sitio, el hotel Córdoba Center y casi misma hora. Entonces hacía mucho calor porque era julio. Ahora está lloviendo. Menos mal.

RESPUESTA. El ministro de Agricultura está siempre feliz, como los agricultores y ganaderos cuando llueve. O sea, que esta tarde [la entrevista se produce el viernes] estoy contento aquí en Córdoba.

P. Cómo nos ha cambiado la vida en cinco años. A todos. ¿Cómo le ha cambiado la vida a Luis Planas en cinco años?

R. Me fui a Bruselas porque gané mediante un concurso un puesto ahí y estaba, como he contado más de una vez, caminando entre los olivos en Montoro cuando me llamó el presidente para para decirme si quería entrar en el Gobierno. Y le dije que sí. A partir de ahí, pues ha empezado esta aventura que ha sido yo creo que muy intensa y muy importante para España y para el Partido Socialista. En estos diez meses yo creo que hemos conseguido hacer bastantes cosas y además generar mucha ilusión.

P. Hace cinco años hablamos, y ese fue el titular, de que los cargos políticos son circunstanciales en la vida.

R. Es cierto, y continúo pensando lo mismo.

P. Luis Planas intentó presentarse a unas primarias que al final ni se celebraron y se convierte cinco años después en ministro de Agricultura.

R. Bueno, y entre medias gané un concurso y me fui a hacer un trabajo profesional en Bruselas.

P. Sí, lo que yo quiero decir es que casi había renunciado a estar en la primera plana de la política. De repente vuelve. Y quién sabe qué ocurrirá mañana. La política se ha vuelto muy líquida. Y los cargos también lo parecen.

R. John Lennon tenía razón. La vida es lo que lo que te va ocurriendo mientras tú planeas otras cosas (risas).

P. Usted que lleva muchos años entrando y saliendo... esto ha cambiando mucho, ¿verdad?

R. Sí, ha cambiado mucho.

P. A peor, me temo.

R. Ha cambiado la forma de comunicarse. Yo creo que las redes y los medios sociales han cambiado mucho, como cambia el mundo de la comunicación, del periodismo, de la televisión, de la radio. Pero hay una cosa que es permanente y es el contacto entre los políticos y los ciudadanos. Y eso yo creo que es la clave humana. Y esa clave evidente no ha variado. Y en la forma de hacer política pues depende. Yo creo que hay muchos momentos. Por ejemplo, estoy viviendo ahora con el Ministerio el contacto directo con la gente. Son muy interesantes. Después, por ejemplo, a mi vuelta a España y a mi reincorporación al Gobierno he encontrado un Parlamento tremendamente crispado. Y muy diferente al Parlamento del cual fui miembro y diputado por Córdoba. Yo recuerdo que Diego López Garrido era el jefe de servicio de Biblioteca y Estudios Parlamentarios y yo, antes de cada intervención en la tribuna, iba a tomar notasy a prepararme las intervenciones. Entonces, los lunes por la tarde, cuando cogía el Talgo para Madrid, me escribía los discursos. Ahora me parece que la gente busca dos titulares y ahí se agotan.

"A mi vuelta me he encontrado un Parlamento tremendamente crispado"

P. En la Wikimedia o en Twitter.

R. No sé dónde pero es un discurso político que en mi opinión muchas veces está muy desprovisto de ideas. Hombre, a mí me gustaría, y es lo que intenta el Partido Socialista con las 110 propuestas que hemos hecho, que esta campaña electoral sea no sobre titulares, sino sobre programas, sobre ideas y sobre objetivos. Por ejemplo, el objetivo del Partido Socialista es una España europea, abierta, democrática, que mira al futuro y que luche contra la desigualdad. Y por tanto, que sea claramente feminista. Esta orientación se concreta en una serie de propuestas que hemos realizado con un alto contenido social. Todo eso es motivo para un buen debate, más que para tratar de buscar un titular, como parece que trata de hacer la derecha.

P. Bueno, también la izquierda busca titulares.

R. Bueno, yo creo que se puede conciliar el dar un mensaje directo con tener detrás un contenido. Me da la impresión de que la derecha y los tres partidos de la derecha, es decir, PP, Vox y Ciudadanos, no buscan más que salga el PSOE del Gobierno. Lo han dicho claramente. Que se vaya Sánchez. Con ese planteamiento, hay una falta de contenido absoluto. Ahora bien, cuando rascamos un poco, entonces empezamos a ver cosas como se han visto esta semana, por ejemplo, en materia de pensiones con la propuesta del Partido Popular. Y es una cosa que a mí me preocupa porque, aunque mucha gente piensa lo contrario, los tres partidos de la derecha podrían llegar a tener mayoría en el Parlamento español.

"Los tres partidos de la derecha pueden llegar a tener mayoría en el Parlamento"

P. En el Parlamento, todo lo que puede empeorar lo hará, según la Ley de Murphy.

R. (Risas). Este Parlamento es la foto de unas elecciones llevadas a cabo hace ahora tres años aproximadamente. Yo creo que han pasado muchas cosas desde entonces en España y en Europa. En España, que el partido del Gobierno salió por una moción de censura provocada por una condena del Tribunal Supremo por corrupción. Hace falta recordarlo. Y nos vimos obligados a plantear una moción de censura, que ganamos. Por cierto, que estos días lo que se ha revelado en relación con el Ministerio del Interior, la existencia de una policía política, justificaría una segunda moción de censura, aunque no es más que la continuación de la corrupción que he indicado antes. Y evidentemente, ha habido un cambio en España importante y ha habido también un cambio en Europa. Por ejemplo, el Brexit mismo, que está estos días en el primer lugar de la agenda política. Es una de las cosas que yo creo que va a cambiar mucho el funcionamiento de Europa.

"La existencia de la policía política justificaría una segunda moción de censura"

P. No se habla nada del Brexit en España.

R. Bueno, se habla de algo que estamos desde el Gobierno trabajando muy duro, que es tener un plan de contingencia para todos los sectores, para las empresa y los ciudadanos, que pueda servir para todos los escenarios, incluido uno de Brexit duro. Estamos hablando de exportaciones que afectan mucho a Córdoba, de frutas y verduras, de aceite de oliva, de vino. Estamos hablando de pesca y estamos hablando de cosas mucho más importantes para mucha gente como el permiso de trabajo o los jóvenes que hacen Erasmus allí, por citar algunos. Por no mencionar las inversiones españolas allá o inglesas aquí. Por tanto, es un tema muy importante y estratégicamente va a suponer un cambio de la Unión Europea que también, como siempre, todo reto es una oportunidad. Por ejemplo, para España va a ser una concentración de poder más grande entre Francia y Alemania. Y por tanto una oportunidad para España de unirse al núcleo central de la Unión Europea y jugar un papel aún más significativo.

"El Brexit es una oportunidad para España"

P. Un triunvirato.

R. Bueno, a mí la palabra triunvirato no me acaba de gustar mucho. Yo hablaría de coalición estratégica.

P. El Brexit, entonces, nos puede acabar viniendo bien si lo sabemos aprovechar.

R. A corto plazo será un golpe. Desde un punto de vista estratégico del futuro, debería suponer una oportunidad para la Unión Europea.

P. Pero los ingleses dicen que ellos son los que están financiando, por ejemplo, la política agraria.

R. Es verdad. Ellos financian con 12.000 millones de euros anuales el presupuesto comunitario. Por tanto, la salida del Reino Unido es un agujero para el presupuesto comunitario, pero también una reducción del gasto. El Reino Unido contribuye más de lo que ingresa, pero vamos muy proporcional a la cuestión del cheque británico. Lo que está claro es que los agricultores y ganaderos, salga como salga el Reino Unido, en la actual PAC hasta final de 2020 van a continuar percibiendo exactamente igual sus ayudas.

P. ¿Quién va a pagar eso?

R. Dentro el presupuesto comunitario existe la posibilidad de reajustar partidas. Habrá que pasar pues al pago de agricultores fondos no utilizados de otras partidas y demás. La Comisión lo tiene ya previsto.

P. Ahora habrá que buscar nuevas fuentes de financiación para la PAC de después de 2020.

R. Esa es la clave. Es la discusión que estamos teniendo actualmente sobre la PAC 2021-2027. El sector agrario y ganadero no pueden pagar la marcha del Reino Unido. Por tanto, lo que estamos pretendiendo es incrementar la contribución al presupuesto comunitario. Que pase de un uno por ciento a 1,11 por ciento del PIB comunitario. Y en segundo lugar, que la PAC mantenga en términos corrientes el mismo presupuesto que lo tiene actualmente de apoyo a agricultores y ganaderos.

"El sector agrario y ganadero no pueden pagar la marcha del Reino Unido"

P. El Brexit. ¿Es un problema que han generado los políticos? Y los ciudadanos no piensan ahora, ¿en qué follón nos han metido los políticos?

R. Excelente definición. Totalmente de acuerdo contigo. Yo digo que esto en las facultades de Ciencias Políticas dentro unos años se estudiará en los manuales como el ejemplo de cómo los políticos pueden crear problemas a los ciudadanos. Esto es un problema de clase política. Es un problema interno del Partido Conservador inglés, aunque también el Partido Laborista, que traslada a la opinión pública mediante la convocatoria de un referéndum innecesario para solucionar problemas internos. Al final, acaban creándole un problema a la sociedad. Es verdad que siempre ha habido una pulsión británica con un pie dentro, un pie fuera, pero esto evidentemente cambia totalmente la perspectiva de la Unión Europea. Esto es una manifestación clara del nacionalismo. Es una manifestación clara de eso que se llaman las políticas identitarias, que significa mirar hacia atrás. Y por otra parte, del auge de la extrema derecha. Porque UKIP, en definitiva, es extrema derecha. Pensaban que al día siguiente otros países seguirían y ahora todo el mundo dice que no, que nadie quiere irse detrás de ellos. Nos hemos parado en el Brexit, tú sabrás (risas). A mí me encanta el tema.

P. Y a mí. Tanto el Brexit como el cambio climático son dos de las cosas que, pienso, más van a cambiar la vida de la gente.

R. ¿Cuántas familias cordobesas no tendrán a un hijo haciendo un Erasmus en el Reino Unido?

P. O trabajando directamente en Reino Unido.

R. O trabajando. Conozco a muchos como tú.

P. O británicos en Córdoba. El otro día miré el censo y había 800 británicos en Córdoba.

R. ¿800? No lo sabía. Es un dato muy interesante.

P. En Córdoba capital, en Puente Genil o en Iznájar hay muchos.

R. Me interesa mucho el dato. ¿Te refieres a censados en la provincia de Córdoba?

P. Sí, 800.

R. Eso significa que serán aproximadamente 1.200. En España tenemos registrados 300.000 británicos. Pero de facto hay unos 500.000. Tenemos sin registrar a unos 200.000... Pues es un dato muy interesante. Más de lo que yo pensaba.

P. Sí, sí, desde luego. El Brexit lo va a cambiar a corto plazo todo. Y el cambio climático.

R. Sin duda. Esto es muy interesante para la nueva PAC. Tenemos unos fenómenos climáticos que son más extremos y que no responden a una pauta clásica. Por ejemplo, hemos tenido un comienzo de otoño que ha sido bastante lluvioso. A continuación, empezó el invierno totalmente seco y ahora tenemos estas lluvias. Desde el punto de vista de la programación, por ejemplo, de los cultivos, pues tiene unas consecuencias.

P. Es una locura para el agricultor.

R. Bueno, significa que hay que saber adaptarse para mitigar los efectos del cambio climático. Este es uno de los mantras de la nueva PAC. La nueva PAC pretende primero elaborar planes estratégicos nacionales para cada país, los vamos a tener aquí en España. En segundo lugar, unos objetivos muy claros del punto de vista, yo diría que económico y social: producir relevo generacional e incorporación de mujeres. Y un tercer elemento que parece fundamental. Más del 40 por ciento de los fondos van a estar vinculados directamente a atenuar los efectos del cambio climático, luchar contra él o a los temas de medio ambiente: proteger suelo, agua, aire, biodiversidad y paisaje. O sea, que es un paquete que yo creo que desde el punto de vista andaluz y particularmente cordobés nos viene muy bien.

"Tiene mucho mérito ser agricultor o ganadero"

P. El agricultor y el ganadero siempre han mirado al cielo mucho y han vivido con mucha inseguridad. Ahora, se multiplica con todas estas variables.

R. Es que tiene mucho mérito ser agricultor o ser ganadero. Tiene mucho mérito porque es un empresario que además juega con más factores aleatorios que los que juega cualquiera en el sector de los servicios o en el sector industrial. Yo soy parte. Soy el ministro de Agricultura. Pero es lo que justifica en mi opinión que haya un apoyo especial. Por ejemplo, la PAC.

P. Este fin de semana hubo una manifestación en Madrid de la España vacía, a la que de repente se han sumado los políticos. Es curioso el caso andaluz. Córdoba tiene problemas en el Valle del Guadiato y también en Los Pedroches con la despoblación. Pero en el resto no se ha vaciado. Quizás el tan denostado PER ha sido lo que ha ayudado a mantener la población en los pueblos.

R. La vida da muchas vueltas y la historia también. Y si ahora releyéramos algunos de los editoriales y artículos contra el PER publicados en los últimos 30 años... En el fondo estamos de alguna forma en el mismo debate que en estos momentos está todo el mundo occidental, incluida la Unión Europea, sobre el tema de la Renta Mínima. Por ejemplo, la experiencia reciente en Finlandia. Esta es una medida social, no diría que equivalente, pero muy inspirada en los principios del PER. ¿Qué suponía? Suponía y supone, ahora con otro nombre, el mecanismo de apoyo para algunas zonas donde no existe la posibilidad de trabajo todo el año. Es decir, que hay trabajo estacional vinculado a la agricultura, pero no existen otros trabajos alternativos. Por tanto, tenía una razón de ser ayer y hoy. Al final resultará que lo que algunos tanto criticaban ha dado resultado. Estoy convencido de que ha dado resultado en términos de fijación de la población y del mantenimiento de muchos pueblos, pues en Andalucía y particularmente en Córdoba. El PER ha sido muy positivo, muy positivo.

"En la calle el ambiente que se respira es totalmente distinto al del Congreso de los Diputados"

P. ¿Y por qué en esos pueblos ahora se está hablando tanto de otras cosas? Ni Brexit, ni cambio climático.

R. Bueno, no sé. De lo que estamos hablando a mí me interesa mucho. No sé. El debate público va por otro rumbo. Yo diría que hay una pretensión en España, lo diré claramente, por parte de la derecha, muy extremista. Es decir, extremista en el sentido de que permanezca en la vida política la crispación. Una experiencia que tengo. Soy ministro, pero intento llevar una vida como cualquier otro ciudadano, y salgo a la calle y salgo con familia y con amigos. Me doy cuenta que en la calle el ambiente que se respira es totalmente distinto al del Congreso de los Diputados. Es un ambiente de preocupación por el trabajo, por la salud, por los servicios, por las comunicaciones, pero es totalmente distinto de la crispación política. Es forzosamente artificial. Yo comprendo que la primera moción de censura en 40 años de Constitución Democrática de España sea muy dura para la derecha. Pero, en fin, es simplemente la consecuencia de su inacción ante la corrupción o más bien de su implicación en la corrupción. Ahora se ha abierto una nueva perspectiva ilusionante para mucha gente. El Partido Socialista quiere claramente conseguir un resultado que nos permita gobernar para continuar el trabajo. Y yo creo que hay mucha gente que lo desea. Yo, por ejemplo, pues me encontrado mucho en estas semanas por la calle, desde que se convocaran las elecciones, con mucha gente aquí en Córdoba a la que no conocía y que me ha parado diciéndome: usted es Planas, ¿verdad? Le voy a votar. Voy a votar al Partido Socialista. Y dicen: yo les voté una vez hace tiempo y no les había vuelto a votar. Es verdad que es una sociología anecdótica pero que refleja algo. Cuando las cosas van mal, esas anécdotas no se producen.

P. Es como si el cabreo que había en la sociedad se hubiera metido dentro del Congreso de los Diputados. Y estuviéramos todo el día enfadados. El tema catalán ha tensionado mucho a la sociedad, por ejemplo.

R. Sin duda, sin duda. Además, ha preocupado a mucha gente y a muchos españoles. Ha preocupado sin duda a una parte de la sociedad catalana, que ha visto cómo los independentistas pretendían, digamos, representar al conjunto cuando no llegan a representar ni la mitad de la sociedad catalana. Y después ha tensionado, con preocupación, a otros ciudadanos españoles, a mí mismo y a muchos otros en el resto de España. Pero lo ha dicho el presidente del Gobierno y lo ratifico: la postura del Partido Socialista es muy clara, no es no. No es no significa que ni va a haber ninguna independencia, ni haber ningún referéndum, ni ninguna acción que se sitúe fuera de la Constitución o fuera de la ley. Eso ha contribuido a crispar. También han ayudado las consecuencias de la crisis. Yo creo que la crisis económica que sufre Europa y particularmente España ha sido muy dura, pero sobre todo la salida que hemos tenido de la crisis económica, que es una de las cosas que hemos pretendido corregir en estos diez meses, ha sido particularmente desigual. La derecha ha aplicado una salida a esa crisis económica en términos de déficit apuntando a los sectores populares y la clase media. Pongo dos ejemplos. Pensiones. Que a una ministra de Trabajo se le ocurra enviar una carta a todos los ciudadanos diciendo que el incremento de las pensiones será del 0,25 por ciento... Eso no lo va a hacer jamás el PSOE. Segundo, en materia, de ayuda al desempleado. Lo ratificó el Congreso. Que a un parado de 52 años hasta llegar a la edad mínima técnicamente para poder iniciar el proceso de jubilaciones a los 55 se le retirara un apoyo público, sinceramente, me parece no solo injusto sino inhumano. Y lo que parece más sorprendente es que esta semana el Partido Popular ha vuelto a votar en contra de esa ayuda que supone, en términos presupuestarios, una pequeña cantidad comparada con todo el Presupuesto. Es decir, eran dos factores efectivamente. La tensión territorial, pero también y sobre todo, las injusticias, han estado muy presentes.

"No es no significa que ni va a haber ninguna independencia, ni haber ningún referéndum"

P. Todo este maremagnum al final lo vota la gente y se configura un Parlamento que es endiablado a la hora de sostener a un Gobierno. Lo acabamos de ver. Pedro Sánchez no ha podido sacar adelante los presupuestos y ha tenido que convocar elecciones por el rechazo de los independentistas. Depender de los independentistas para gobernar ya vemos las consecuencias que tiene.

R. Estamos en una situación nueva, muy europea. En el sentido de que no hay dos partidos políticos que tengan el 80 por ciento del Parlamento. Ahora hay hasta cinco fuerzas políticas que puedan tener una representación parlamentaria significativa, más las presencias regionales. Eso lo que implica son dos cosas. Primero, tener un resultado suficiente como para poder liderar ese proceso. Y segundo, la necesidad de hablar. Ojalá fuéramos capaces, pero no creo que ningún partido hoy pueda pretender llegar a 176 escaños. Por tanto, significa que se tiene que hablar y se tiene que negociar. Y a mí eso, desde un punto de vista democrático, me parece bueno y sano.

"Se tiene que hablar y se tiene que negociar. Y a mí eso, desde un punto de vista democrático, me parece bueno y sano"

P. Lo mismo no estamos acostumbrados.

R. Tendremos que acostumbrarnos. Esto significa simplemente normalidad democrática europea. Todo eso son cosas para el día 29 de abril. Para el 28 el objetivo del PSOE es obtener un buen resultado.

P. ¿Con quién le gustaría pactar? ¿Con quién se siente más cómodo: con Ciudadanos o con Podemos?

R. Con los ciudadanos que nos apoyan. Por tanto, nuestra coalición será con los ciudadanos y cuantos más ciudadanos mejor.

P. ¿Y Ciudadanos partido?

R. Ciudadanos partido pertenece a esa triada que se ha montado la derecha donde con ligeras variantes parecen opinar lo mismo. Con un fenómeno que es preocupante. Vox ha marcado la agenda política tanto el PP como a Ciudadanos. Y digo más, en Andalucía gracias a Vox está gobernando el Partido Popular. Hay evitar que esta situación se reproduzca en España.

P. ¿Podemos no marcó también la agenda al PSOE en su momento?

R. La sociedad española ha sufrido cambios y ha habido una necesidad de reacción. En la vida siempre se aprende y también el Partido Socialista ha aprendido de sus propios errores. Una de las grandes virtudes de Pedro Sánchez al asumir el liderazgo del Partido Socialista es el haber comprendido los cambios que se han producido. Yo creo que en este momento el partido se encuentra en la posición donde más me identifico y que más se parece a la sociedad española: es un partido de centro izquierda, es un partido moderado, es un partido, al mismo tiempo, con una acentuada vocación social y transformadora y progresista. Y por tanto, yo creo que refleja sociológicamente lo que una buena parte de los españoles desean.

P. Y esta tensión dentro de los partidos. También parece inaudita.

R. Siempre he dicho que los partidos son fuerzas vivas.

P. Pero ahora mismo están muy vivas .

R. (risas) Sí, sí. Los partidos son familias, familias políticas. Dentro de las familias siempre hay roces y diferentes opiniones. Hace muchos años que pertenezco al PSOE y he tenido siempre mis propias opiniones. Me he sentido muy libre dentro. Por eso, por la capacidad de tener opiniones propias. Es un partido que se une como estamos ahora para ganar las elecciones. Pero a nadie se le pide que abjure de sus opiniones.

"Hemos vuelto a reconectar con los ciudadanos"

P. La situación de estos tres años en el PSOE ha sido inaudita.

R. Pero lo ha sido por una cuestión de carácter estratégico ya superada. Quizás hemos tardado en encontrar el punto justo de respuesta de lo que los ciudadanos nos requerían. hemos vuelto reconectar con los ciudadanos, porque hemos comprendido lo que los ciudadanos querían. Los ciudadanos no querían radicalismo, pero sí que querían una respuesta comprometida y firme frente a muchas de las cosas que ocurrían en relación con la crisis. Y quizás nosotros tardamos en comprenderlo, pero creo que ahora estamos en la vía correcta.

P. En esta campaña, el PSOE se presenta frente a la crispación con moderación. Esta mañana [por el viernes] he escuchado un debate en la SER sobre economía y era imposible. No había debate, solo reproches.

R. Habrá debates en Córdoba. Y en los que haga respetaré a los que opinen de manera diferente a mí. Jamás en mi vida he insultado a nadie ni pretendo hacerlo. Yo creo que el mundo vive un momento muy peligroso. Desde el punto de vista de ciertas prácticas. En España ha entrado el trumpismo. La realidad alternativa o virtual intenta sustituir a la realidad real. Yo creo que es una cosa muy peligrosa. Toda sociedad ha vivido sus tensiones y yo soy una persona optimista y creo que España va a encontrar su camino de la mano del PSOE.

P. Viene de Bruselas. Aquí se están produciendo fenómenos que ya ocurrían en Europa. No sé si esta película ya la ha visto.

R. Esta película ya la han visto los europeos y ya la he visto Europa. El Frente Nacional no es de ayer. La existencia de un separatismo flamenco en Bélgica o el renacimiento de la extrema derecha en Alemania o de la extrema derecha en Italia son fenómenos recientes. Pero ya que hablamos de Córdoba y Europa, yo diré que he pasado un tiempo profesional fuera de aquí, pero que siempre mi referencia ha sido Córdoba. En un mundo global como éste siempre se viene de alguna parte. Y yo he dicho vengo de Córdoba en inglés, en francés, en italiano y hasta un poquito en alemán. Son las lenguas que domino, las tres primeras. La cuarta la chapurreo.

"Córdoba está en el mundo, cosa que no se puede decir de todas las ciudades"

P. ¿Cómo se ve Córdoba desde Europa?

R. Todo el mundo la conoce. Ya nos pasó con el famoso discurso de Obama, que mucha gente piensa que nos puso en el mundo. Córdoba ya estaba en el mundo antes. Esa potencialidad de proyección global es lo que hace que, aparte de ganarnos la vida yo creo que de forma honrada con nuestra agricultura, con nuestra ganadería, con el turismo y con nuestra industria, pues es muy bueno que tengamos una visión más global de las cosas. Córdoba está en el mundo, cosa que no se puede decir de todas las ciudades y provincias ni de España ni en Europa. Una Córdoba abierta, tolerante, de diálogo. Afortunadamente, aquí cada vez hay más encuentros con participación de gente de fuera, de europeos y extraeuropeos. Todo eso es muy positivo. Y no sólo en términos económicos, en términos culturales y mentales también.

P. Pero, ¿qué nos pasa? Aquí hay tres de los barrios más pobres de España. En marzo, el paro ha subido en la provincia y ha bajado en España. Los jóvenes se tienen que buscar la vida fuera. ¿Qué nos pasa?

R. Es sencillo y difícil al mismo tiempo el análisis. No generamos desde el punto de vista productivo el número suficiente de puestos de trabajo para la gente joven y para la población que tenemos. Las cifras recientes de paro esconden este mes una realidad muy vinculada al fin de la campaña en cítricos o de aceitunas. Si lo tomamos en los términos de marzo de este año al marzo del año más sabemos que la reducción del paro ha sido de un cinco por ciento. Y estamos en estos momentos en torno a 300.000 afiliados a la Seguridad Social. Significa también que tenemos que hacer muchas cosas más. Por ejemplo, yo creo que aún hay gran potencial en el sector agroalimentario. Me refiero, no tanto y a la propia agricultura y ganadería, sino a la transformación, a la industria. Y al terciario, a todos servicios y al turismo. Aún hay muchas más posibilidades ¿Cubriremos todas las posibilidades de empleo de los jóvenes? Yo espero que sí. Pero el debate en que está Córdoba no es diferente del debate en que está España o del debate en que está la Unión Europea. Hoy hemos aprobado en Consejo de Ministros un plan de respuesta al fenómeno del paro de larga duración en España. En el anexo del documento hay una cifra muy clara: más de dos tercios del paro de larga duración es paro de personas sin cualificación o con baja cualificación. ¿Quiere decir eso que automáticamente con una titulación se logre un buen empleo? No. Y por eso nosotros hemos pretendido subir el nivel del salario mínimo a 900 euros. Esa es la voluntad de diseñar un país que no sea de bajo coste, sino un país que pueda a través de la investigación, el desarrollo, la innovación y también a través de toda la actividad económica salir adelante. Europa no puede competir por costes salariales con los países emergentes de África, América y Asia. Tenemos competir por otras cosas. Y la única forma de competir es por el valor añadido de nuestra actividad.

"La única forma de competir es por el valor añadido de nuestra actividad"

P. Y ahora nos enfrentamos a unos precios históricamente bajos en la naranja y en la aceituna.

R. Este año han coincidido por circunstancias diferentes dos campañas. Hemos presentado hasta 16 medidas diferentes para dar respuesta a una situación donde hay claramente un desajuste entre oferta y demanda, una campaña muy particular muy afectada por la climatología, por haber sido una campaña muy tardía y además con productos no siempre de la mejor calidad en los cítricos. Y donde evidentemente ha habido una caída de precios que ha sido increíble. Pero continuamos siendo el país más importante en exportación del producto fresco en Europa. La exportación española duplica a la suma de todas las de los demás países europeos. Para mí, ese es el futuro del sector citrícola español. Concretamente aquí en Córdoba tenemos prácticamente pues el 40 por ciento del sector. Por tanto, estamos muy interesados y estoy apoyando el que la interprofesional del sector, Inter Citrus, sea una interprofesionales fuerte, porque eso permitirá, lógicamente, que los intereses de los agricultores y especialmente los precios vayan para arriba.

P. El agricultor de Palma del Río ve que le han pagado el kilo de naranjas a diez céntimos y en el supermercado de su barrio lo ve a casi dos euros.

R. Es el mismo problema, pero bajo otra vertiente. Debemos mantener una transparencia a la cadena alimentaria de forma que especialmente el productor se vea bien retribuido. Segundo aspecto, mercado del aceite. Este año se va a producir la segunda cosecha histórica más fuerte pero en un contexto donde la producción mundial, Turquía, Túnez, Portugal, Grecia e Italia va a bajar en torno a un cinco por ciento. España va a tener prácticamente más del 55 por ciento de la producción mundial. Teniendo en cuenta que la cosecha se ha relajado bastante y se ha producido entre diciembre y febrero, los precios deberían repuntar hacia arriba. Y eso es lo que espero y deseo. También aquí es muy importante la posición de la Interprofesional, las organizaciones de productores y, sobre todo, que se pueda retener para lograr mejor precio en un momento dado por parte de quien produce. Lo cual significa medidas también de apoyo financiero y por eso a través de Saeca estamos pretendiendo apoyar aquellas cooperativas o productores que deban retener para situar en el mercado. También la posibilidad de un almacenamiento privado, ya sea organizado por el sector o el llamado privado financiado por la Unión Europea, que mi opinión no es la solución de este momento porque sería, lógicamente, la confesión de un fracaso. Estamos ahora entre dos punto, dos punto tres en el virgen extra. Si tenemos que llegar al 1,77 para activar el almacenamiento privado pues sería realmente una tragedia. De hecho, se produjo en el año 2012. Miguel Arias Cañete lo pidió a la Comisión Europea y después de un largo proceso se adoptó la decisión por parte del Consejo. Pero eso pasó después de tres semanas donde de forma muy significativa se había ido por debajo del precio de referencia. Los umbrales son antiguos y estamos intentando que suban.

"Los precios del aceite deberían repuntar hacia arriba"

P. El que el agricultor de toca tierra tiene la sensación de que hay una cantidad intermediarios que acaban llevándose todo ese valor añadido. Sé que es muy difícil en este mundo globalizado acabar con esos intermediarios que a veces no hacen nada. Al final estas cosas son las que acaban provocando la despoblación.

R. Yo creo que la única solución para el futuro de nuestros territorios rurales es que exista una actividad agrícola y ganadera, que sea productiva y que sea rentable. O sea, efectivamente, yo comparto la preocupación de mucha gente en el sector que piensa que es injustamente retribuida, sobre todo viendo los precios de venta final, Vivimos en una economía de oferta y demanda. Aquí lo que sí podemos hacer y hacemos es, primero, que haya medidas de apoyo para que quienes venden se pueden agrupar para vender a mejor precio. Y, en segundo lugar, que dentro de la cadena, a través de la Agencia de Información y Control Alimentario, podamos saber los precios de forma transparente. Son pequeñas medidas. Pero efectivamente es más que un problema puramente económico. Es también un problema social y territorial. Está claro.

"En el futuro veo el campo lleno de drones"

P. ¿Cómo se imagina el campo en el futuro? Esta tecnificación de todo que ha llegado a nuestras vidas con televisiones a las que le hablamos... todo acaba llegando y también al campo.

R. Veo el campo lleno de drones.

P. Los drones serían los jornaleros del siglo XII.

R. Eso es mucho decir. Eso parece más una novela de Isaac Asimov. No, yo creo que lleno de gente joven. El 56 por ciento de los agricultores y ganaderos españoles tiene más de 55 años. Significa que en los próximos diez años se van a jubilar prácticamente seis de cada diez agricultores y ganaderos. Si juntamos lo que supone la nueva PAC, el desafío digital, con los retos medioambientales, es un triángulo perfecto. Es lo que llamo yo del triángulo virtuoso de jóvenes y mujeres, con un regadío sostenible y capaces de manejar de forma técnica esa agricultura. Esa agricultura será necesariamente más sostenible medioambientalmente y probablemente más productiva y con mejor rendimiento. Y también hay que decir la verdad. Probablemente producirá menos empleo.

P. Las maquinitas las tienen que mantener personas.

R. Sin duda. Más empleo indirecto. Yo no sé si Alexa llegará a un tractor.

P. Yo creo que sí. Como ministro se habrá subido ya en tractores que son naves espaciales.

R. Sí, me encanta. Confieso que a mí me gusta hablar con los agricultores ganaderos y conocer problemas. Y además de eso, me gusta mucho conocer la tecnología del sector. Hay cosechadoras y hay tractores que tienen casi aviónica. Vivimos en el siglo XXI. Por tanto, las condiciones de trabajo, pues son muy distintas de las que eran hace cincuenta o treinta o veinte antes se necesitaban. La necesidad del trabajo humano va a estar siempre ahí. El otro día, en Palma del Río, estaba viendo una magnífica empresa, de productos hortícolas. Pero hay unas máquinas que examinan el calibrado y después los defectos de cada naranja. Detrás, hay personas que examinen que la máquina no se ha equivocado.

P. ¿Una porra para las elecciones?

R. Un magnífico resultado para el PSOE si los ciudadanos así lo quieren. Pero de momento es realidad virtual. No hay que confiarse y yo creo que tnada está hecho. Las posibilidades de que se repita una operación andaluza está sobre la mesa. El resultado final lo dan los ciudadanos. Es el secreto de la democracia. Que a un hombre o una mujer que entra en una cabina electoral no lo controla nadie. Eso es fantástico.

Etiquetas
stats