Los domingos mutan, banda sonora dominical

Concierto de Niños Mutantes y Second en La Axerquía | TONI BLANCO

Domingo y concierto suena raro en una ciudad como Córdoba, pero así fue. Como si del Delorean de regreso al futuro se tratara, la Axerquía de ayer nos trasladó a esos conciertos que se hacían en el Level los domingos por 300 pesetas y una cerveza de envase verde como incentivo, y donde por primera vez vi a los Mutantes. Cosas de la edad.

Se presentaban Second y Niños Mutantes como segunda jornada del mini festival SomoSubmarinos. Una cita que toma su nombre en homenaje a la banda Supersubmarina, que tuvo un grave accidente de tráfico del que sus componentes aún se están recuperando.

El desembarco del indie de este 37 Festival de la Guitarra arrancó con puntualidad británica, a las 21:30 -quizás para paliar los inmensos retrasos del día anterior- con una escasísima afluencia. Se ocupó escasamente el foso del recinto, con apenas 600 personas a ojo de buen cubero.

Los granadinos Niños Mutantes abrieron el fuego presentando Diez, un último disco que según algunos críticos es el mejor de su carrera. Ofrecieron su repertorio revisando temas, haciendo especial hincapié en sus dos últimos trabajos y olvidando referencias a sus primeros discos. El cuarteto se presentó acompañado del vocalista de Napoleón Solo, al que mencionaron como el quinto mutante.

Profesión y carretera para defender los temas como un reloj, con escasa interacción con el público, quizás por el cansancio de cuatro días consecutivos de bolos en diferentes festivales. Canciones con mayor presencia de arreglos de teclados y menos contundencia guitarrera que épocas anteriores. Hits del grupo fueron coreados, como Las noches de insomnio, No puedo más contigo, Glaciares y volcanes y hasta su bárbara versión de Como yo te amo, para terminar con dos declaraciones de intenciones, Errante y el fin de fiesta que es Todo va a cambiar.

Eso espero, que nada cambie para seguir vociferando las letras de los que a punto estuvieron de separarse tras una discusión de furgoneta. Niños mayores, relojes mutantes que paráis a conveniencia, y eso gusta. Seguid dándoles cuerda.

Breve parón para cambio de backline, el tiempo de pedir algo en barra y aparecieron Second, los cinco flipados de La Fuga de Logan que por suerte abandonaron el vestuario homenaje a la película de Michael Anderson con una estética pseudofuturista de anteriores giras.

Lanzaron doce trallazos sin descanso, con algún comentario entre temas, y agradecimientos al escaso público por su asistencia. No hubo ninguna canción recuperada de su repertorio en inglés, lengua que utilizaron en sus comienzos y que cada vez es más difícil escucharles.  2052, Rodamos, N.A.D.A., Muérdeme, Nivel inexperto… Todos sus hits uno tras uno para terminar con Rincón Exquisito. La Axerquía cantó, alzó las manos con todos y cada uno de los temas, reaccionó a cada impulso de su cantante. Es lo que se viene llamando tener al público en el bolsillo. En esto Second son los mejores. Los de Murcia son grupo de directo. En sus discos encorsetan acordes que luego fluyen en el escenario.

Para mí, más que el grupo de los seis discos, son el grupo de los cinco temazos increíbles. El grupo de las cinco canciones que debes cantar como si se acabara el mundo en sus conciertos. Canciones como N.A.D.A., Muérdeme, Rincón Exquisito, Psicopático y Autodestructivos parten de ese mundo interior que todos tenemos y que nos gusta vociferar en compañía cuando vamos a un bolo, y eso los de Sean lo hacen mejor que nadie. Mientras sigan tocando esas canciones, yo seguiré yendo a emocionarme.

Terminó el affair del Festival de la Guitarra con el indie. Ahora habrá que sopesar si todas las críticas eran para tanto o simplemente otro campo que incorporar para la edición número 38.

Etiquetas
stats