El calor extremo pide su turno: Córdoba vuelve a apuntar a los 46 grados después de cuatro años

Un hombre se refresca en la fuente del Patio de los Naranjos

0

La última vez que Córdoba alcanzó o superó la barrera de los 46 grados fue el mítico 13 de julio de 2017. Cuatro años han pasado en los que el verano cordobés no ha logrado alcanzar tal marca. Sólo en tres ocasiones se ha superado un umbral que delimita, al menos en el sur peninsular, la última frontera del calor extremo. La cuarta ocasión podría ser el próximo domingo 11 de julio. Para entonces la extraordinaria advección cálida que afectará a la mitad sur peninsular hará dispararse las temperaturas en superficie, siempre y cuando el juego de brisas y vientos diurnos y la posible nubosidad asociada a polvo en suspensión dejen vía libre al ascenso del termómetro.

El sur de la Península se prepara para uno de los episodios de calor más extremos desde que existen registros

El sur de la Península se prepara para uno de los episodios de calor más extremos desde que existen registros

Calor extraordinario para un episodio sin récords

Aunque el aire cálido en altura será de una intensidad nunca antes registrada, la corta duración del episodio y la marcada entrada de poniente a lo largo de la jornada del domingo hacen difícil que Córdoba aeropuerto o alguna de las estaciones secundarias de la provincia puedan terminar batiendo récords por temperatura máxima. Algo que no debería quitar importancia a un episodio cuya anomalía en altura supera los 10 grados centígrados para esta época del año.

Se dará la paradoja que el fin de semana que Córdoba pueda alcanzar los 46 grados por cuarta vez desde que existen registros, será además la primera ocasión en que Córdoba despida la tarde a más de 40 grados en todo el año 2021. Hasta el momento la máxima registrada en el observatorio de la capital se sitúa en los 38.6 °C del pasado 9 de junio. El salto más brusco llegará durante la mañana del sábado. Para entonces las temperaturas experimentarán un ascenso de unos cinco grados respecto a las registradas la tarde del viernes, que aún quedará por debajo de los 40 grados en toda la provincia. Así, el valle del Guadalquivir pasará de los 39 grados de máxima que se esperan para la tarde del viernes a los 43 o 44 grados de la tarde del sábado. El resto de la provincia rondará los 40 grados durante una jornada de cielos poco nubosos o despejados, aunque podrán ir quedando enturbiados por la presencia de nubes altas que irán acompañadas de polvo en suspensión.

Mínimas de 24 grados o más y asalto a los 46 grados

Las altas temperaturas se mantendrán durante la noche, que podría adentrarse en la madrugada del domingo rondando aún los 35 grados en el valle del Guadalquivir. Noche muy calurosa reforzada por la nubosidad y el polvo atmosférico hasta dejar mínimas de entre 23 a 24 grados en toda la provincia, y que podrían terminar siendo más elevadas ante la dificultad de que se produzca enfriamiento nocturno. El punto de partida de la mañana del domingo será además uno de los ingredientes clave para que la jornada pase o no a los anales de la meteorología cordobesa.

Aunque durante el domingo 11 se alcance el pico de intensidad de la masa de aire en altura, la rápida aproximación de una borrasca hasta el noroeste peninsular cambiará el régimen de vientos en la mitad occidental de la Península. Con la entrada del viento de poniente se producirá un rápido barrido del aire cálido en altura a últimas horas de la jornada, lo que vendrá precedido por un aumento de las brisas diurnas desde el Golfo de Cádiz. Aún así, las máximas podrían ascender de nuevo hasta los 44 o 45 grados, siendo este ascenso más probable cuanto más al este de la provincia, sin descartar que puntualmente puedan alcanzarse los 46 grados. El viento tendrá la última palabra.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
Publicado el
9 de julio de 2021 - 05:45 h
stats