Los históricos cambios de sede de las hermandades de Córdoba

La Soledad saldrá por primera vez desde su nueva sede canónica, en la parroquia de Santa María de Guadalupe

La Semana Santa es igual y diferente cada año. No podemos olvidar que las distintas hermandades están compuestas de personas, de hermanos, y por tanto son entes vivos en constante cambio y transformación. Es por ello que, a lo largo de la historia, más allá de contar con unas u otras imágenes titulares -eso daría también para otro extenso reportaje- las hermandades y cofradías de Córdoba han sufrido todo tipo de cambios, incluidos el de su sede canónica. El más reciente de todos es el de la hermandad de la Soledad, que este Viernes Santo procesionará por primera vez desde su nuevo emplazamiento en la parroquia de Santa María de Guadalupe, en el barrio de Levante, escribiendo así un nuevo capítulo más en la historia de la Semana Santa cordobesa.

Atrás quedaron décadas de existencia en la parroquia de Santiago, compartiendo templo con la hermandad de las Penas, aunque su fundación tuvo lugar en otra parroquia de la ciudad, la de San Miguel, en el año 1975. Su estancia en Santiago no estuvo exenta de vicisitudes, pues en el año 1979 se vio obligada a trasladarse a la basílica menor de San Pedro por un incendio en la parroquia de Santiago. En 1986 también tuvo que abandonar dicho templo debido a su cierre por obras, teniendo que trasladarse nuevamente hasta el convento de Santa Cruz, de las hermanas clarisas. Sería ya en 1991 cuando regresaría definitivamente hasta la parroquia de Santiago, donde ha permanecido hasta el traslado que recientemente ha tenido lugar, iniciando así una nueva etapa donde la hermandad del Viernes Santo quiere crecer al amparo de la orden franciscana, con la que mantiene una estrecha vinculación desde hace muchos años.

Como decíamos al comienzo de este reportaje, son muchas otras las hermandades que cambiaron de sede canónica por diversos motivos. Otro de los más recientes fue el de la hermandad de las Angustias, que en 2014 regresaba al que había sido su emplazamiento histórico, la iglesia de San Agustín. La hermandad decana de la Semana Santa cordobesa se fundó en este templo en el año 1558 y desde entonces vivió allí una serie de acontecimientos de todo tipo que no menguaron la devoción a unas de las imágenes capitales de nuestra Semana Santa, obra del insigne escultor Juan de Mesa y Velasco. Tras la invasión francesa de 1808, que convirtió la iglesia de San Agustín en cuadra y granero, o la desamortización de Mendizabal, que exclaustró a la orden dominica y dejó el templo cerrado y sin mantenimiento durante varios años, los daños fueron muy graves, lo que obligó a cerrar el templo a mediados del siglo XX y a que la hermandad de las Angustias saliese de allí en el año 1961, trasladándose a la iglesia de San Pablo. Sería ya en 2009 cuando la iglesia de San Agustín se reabriría al público tras una serie de intervenciones divididas en varias etapas, que recuperaron el esplendor perdido. Sólo unos años más tarde, debido en gran medida al impulso de los vecinos de San Agustín y a muchos hermanos de la hermandad, las Angustias regresaba a la que siempre fue casa, cerrando así el círculo.

La Universitaria

Dos años antes, en 2012, se vivió otro de los cambios de sede más sonados de los últimos tiempos, el de la Hermandad Universitaria. Establecida canónicamente desde su fundación en la iglesia de San Pedro de Alcántara -compartiendo templo con la hermandad del Rocío de Córdoba-, la diócesis de Córdoba decidió destinar este templo a otros usos, haciendo incompatible la presencia y la convivencia de hermandades en el mismo. Felizmente, gracias en gran medida a Fernando Cruz Conde, rector de la iglesia del Juramento de San Rafael, la hermandad encontró cobijo en un nuevo barrio y en una nueva zona de la ciudad, cambiando para siempre la historia de esta corporación cordobesa. Así, en vísperas de la Semana Santa de 2012 (concretamente el Jueves de Pasión, que es la jornada donde realizaba estación de penitencia la hermandad Universitaria antes de incorporarse a la jornada del Martes Santo en el año 2014), el Santo Cristo de la Universidad y Nuestra Señora de la Presentación salieron por última vez desde la iglesia de San Pedro de Alcántara, culminando su estación de penitencia en la que desde entonces sería su nueva casa.

Otras hermandades que como la de la Soledad cambiaron de sede canónica en busca de un porvenir mejor fueron la Estrella o la Sagrada Cena, fundadas ambas en la parroquia de San Juan y Todos los Santos (La Trinidad) en los años 1983 y 1985 respectivamente. En el caso de la Estrella, tras comenzar rindiendo culto a unas antiguas imágenes existentes en dicho templo, en 1987 se trasladaron al incipiente barrio de la Huerta de la Reina, concretamente a la parroquia de San Fernando, donde desde entonces la cofradía del Lunes Santo ha experimentado un crecimiento exponencial. Un caso parecido es también el de la hermandad de la Sagrada Cena, que en 2001 cambiaba su sede canónica a la parroquia del Beato Álvaro de Córdoba, en Poniente, desde donde cada Jueves Santo realizan su estación de penitencia, siendo ésta una de las hermandades que más han crecido en los últimos años.

En definitiva, los cambios de sede canónica, ya sean por unos u otros motivos, han sido una constante a lo largo de la extensa historia de la Semana Santa de Córdoba y el próximo Viernes Santo viviremos una nueva página con la hermandad de la Soledad.

Etiquetas
stats