El Zaragoza, de rebote y en el descuento, acentúa el dolor

Mendi, Luso y Armando celebran el gol de Uli. FOTO: LFP.ES
El conjunto de Pablo Villa termina derrotado de forma inmerecida en La Romareda y el entrenador blanquiverde ve comprometida su continuidad al frente del Córdoba

Otra derrota al final. De rebote y en el descuento. Inmerecida. Tras un partido más que decente de un Córdoba que afrontó el duelo ante uno de los grandes de Segunda con muchas bajas y lesiones durante el partido. Otro mazazo a la ilusión. El Córdoba cayó en Zaragoza y, tras tres reveses encadenados, sigue metido en una espiral de dudas. La posición de Pablo Villa es delicadísima. El presidente fichò hace unos días un nuevo director deportivo, Pedro Cordero, y nadie en la entidad -excepto los jugadores, de palabra en la sala de prensa y de obra sobre el césped de La Romareda- ha lanzado un solo mensaje de apoyo al entrenador. Habrá que esperar para ver qué consecuencias trae un resultado que deja al Córdoba fuera de la zona de play off, aunque a una distancia reparable. Hay por medio un mercado invernal. Y muchas prisas.

Movió Villa el once con el ingreso de Eduard Campabadal, que hacía de este modo su debut en Segunda en un partido muy delicado. También retornó Luso, quedándose en banquillo Abel, y Pacheco asumió funciones de mediapunta por el retorno de Pedro a la banda derecha. El zarandeo continuó poco después, aunque ya por razones de fuerza mayor, cuando Fran Cruz tuvo que abandonar el campo lesionado para dejar su sitio a Armando, otro de los que había sido descartado de la titularidad. Pese a los cambios, el Córdoba se mostró como un bloque compacto. En gran medida lo hizo porque la consigna era no romper líneas. Aguantar juntos, con esfuerzo solidario en defensa, para robar y correr. Así lo hizo antes del primer minuto de juego y tuvo su primera gran ocasión. Uli Dávila se encontró con un balón franco el borde del área y su disparo esquinado lo desvió Leo Franco con apuros a córner. El Córdoba mostraba una valentía controlada y el Zaragoza se dejaba hacer, algo que no gustaba demasiado al exigente público de La Romareda. En el primer cuarto de hora, el control era cordobesista. El cuadro maño apenas llegaba. Un envío al área de Movilla, despejado a córner por Fran Cruz ante la posibilidad de remate de Javi Álamo, fue la mejor ocasión local.

El equipo de Paco Herrera comenzó a estirarse a mediados del primer periodo, con un trallazo desde el pico del área de Javi Álamo que detuvo con seguridad Mikel Saizar. Mucho más clara fue la oportunidad que tuvo Pedro, que recibió un excelente servicio de López Silva y remató con demasiada candidez. Leo Franco, que se le echó encima desesperado, despejó con el cuerpo. El público zaragocista estaba por entonces en ebullición, lanzando cánticos contra la directiva que hacía extensivos a los jugadores e incluso a los propios ultras del equipo. Un ambiente de mal rollo impresionante. Aquel polvorín podía estallar a poco que al Córdoba le sonriera la suerte. Los de Villa lo intentaron, pero no pasaron de escarceos por el área. El Zaragoza, sin embargo, encontró lo que buscaba. En una falta del borde del área, Movilla tocó la pelota para situarla el punto justo y que Diego Rico la rompiera. Saizar no pudo hacer nada ante el imparable obús del zaguero zurdo. La bronca siguió atronando en La Romareda pese a la ventaja en el marcador. El Zaragoza pudo conseguir el segundo antes del descanso, en un tiro de Roger que, cayéndose, pudo conectar desde cerca un disparo que se fue por encima del larguero. Al intermedio se llegó con 1-0 y con una rara sensación en el Córdoba, que hizo méritos para algo más.

En el segundo tiempo, el control del Córdoba se intensificó. Exprimiendo al máximo su potencial, el conjunto de Pablo Villa empezó a mandar. Uli Davila fue cazado en el primer minuto al borde del área, pero la falta la lanzó a la barrera Pacheco. Con las bandas bastante activas, el técnico cordobesista se jugó una baza ofensiva retirando del campo al lateral Campabadal, que estuvo en un buen tono en su estreno en la categoría, y colocó en su lugar a otro novato con muy pocos minutos de vuelo: Mendi. El rubio del filial tuvo una gran ocasión en un balón en el que le ganó la espalda a Laguardia, pero su lanzamiento se fue muy arriba. El 70, Pedro marcó en una jugada que fue anulada por fuera de juego, y en la que también intervino Mendi. El punta avilesino tuvo trascendencia en el gol del empate. Sobre él cometió Laguardia una falta que proporcionó el escenario perfecto para una conexión clásica: lanzó al primer palo Germán Pacheco y Uli Dávila, adelantándose a todos, tocó al fondo de la portería.

Con la igualada, el miedo se instaló en el estadio aragonés. El Córdoba tenía la posesión y el dominio, aunque sin ocasiones, era evidente. Con pitos en las gradas, el Zaragoza no encontraba la manera de hincarle el diente a un partido que se le había puesto muy cuesta arriba. Sin embargo, los locales encontraron en los minutos finales el abrazo de la suerte. Primero, cuando el Córdoba se quedó con diez en el minuto 83 por expulsión de Mendi. El joven jugador recibió dos amarillas, ambas claras, en apenas unos minutos. Los efectos de la fogosidad de un chico que está reencontrándose con el fútbol. El Zaragoza vio una luz ahí. El Córdoba trató de mantener el balón en su poder y lo hizo, teniendo incluso alguna llegada que sembró la inquietud en el marco de Leo Franco. Sin embargo, ya en el tiempo de descuento, llegó la puñalada. Un disparo de José Mari tocó en Armando y despistó a Saizar. No hubo tiempo para más. Derrota inmerecida y momento crítico para un Córdoba que afronta otra semana dura.

FICHA TÉCNICA

REAL ZARAGOZA, 2: Leo Franco, Cortés, Álvaro, Laguardia, Rico, Movilla, Tarsi, Paglialunga (JosÉ Mari, 63'), Javi Álamo (Víctor Rodríguez, 54'); Ángelo Henríquez (Luis García, 76') y Roger.

CÓRDOBA, 1: Saizar, Campabadal (Mendi, 60'), Iago Bouzón, Fran Cruz (Armando, 19'), Raúl Bravo, Pedro, Luso (Rafa Gálvez, 84'), Caballero, López Silva, Pacheco y Uli Dávila.

GOLES: 1-0 (39') Rico. 1-1 (73') Uli Dávila. 2-1 (92'). José Mari.

ÁRBITRO: López Acera (Comité Extremeño). Expulsó a Mendi por doble amarilla en el minuto 83. Amonestó con tarjera a Tarsi, Movilla, Luis García, José Mari y Álvaro, así como a los cordobesistas Caballero y Bouzón.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a ladecimoséptima jornada de La Liga Adelante, disputado en La Romareda ante unos 10.000 espectadores, con presencia de seguidores blanquiverdes.

Etiquetas
stats