Zaid, el rey de la montaña, ya es español

El marroquí Zaid Ait Malek.

Ya es español. Zaid Ait Malek, uno de los mejores corredores de montaña en el panorama internacional, ha conseguido liberarse de la angustia que le acompañaba desde el pasado 5 de octubre. Ese día caducaba su permiso de residencia en España -que renovaba anualmente desde 2007-, por lo que podía ser expulsado por estancia irregular. Lleva doce años en el país y desde hace más de un lustro está afincado en Baena. Es un campeón de fama mundial en las pruebas de ultra running. Está perfectamente integrado, pero... faltaba un requisito: llegar al mínimo de jornales trabajados en el campo. Zaid se dedica a la recogida de la aceituna. Y esta vez no iba a llegar al cupo. “Eso es complicado, porque la temporada de la aceituna va como va. Para tener papeles debo llegar a 180 días cotizados cada año y a veces no me llaman tanto. En 2015 ya me quedé corto y este 2018 ha pasado otra vez. Ahí radica el problema”, apuntaba Ait Malek en declaraciones al medio especializado carreraspormontana. com.

Su situación estaba en riesgo. Su vida, a los 34 años, se dirigía por un camino de imprevisibles consecuencias. Y pidió ayuda. “Desde hace tiempo ya sé que el 90% de los españoles me quiere”, confesaba. Sus seguidores y compañeros lanzaron una campaña, #ZaidSeQueda, a través de las redes sociales. Tras caducar su permiso de residencia ha vivido casi dos meses de incertidumbre. Ait Malek pidió una autorización de residencia por arraigo a la Junta de Andalucía. Un recurso provisional que no eliminaba el temor a una expulsión definitiva. Todo cambió el viernes. El Ministerio de Justicia le ha concedido la nacionalidad por carta de naturaleza.

“Situado en la élite internacional en las pruebas de carrera por montaña, también ha obtenido la nacionalidad española en base a su excepcional nivel y resultados deportivos que ofrecen unas serias expectativas de éxito a nuestro atletismo en pruebas de estas características. Zaid Ait Malek está totalmente integrado en España, donde reside desde hace 12 años. En este tiempo ha participado en múltiples competiciones nacionales e internacionales, resultando vencedor, en dos ocasiones, del Campeonato Nacional de Carreras por Montaña”, explican mediante un comunicado de prensa.

En España, la nacionalidad por carta de naturaleza es otorgada discrecionalmente por Real Decreto cuando en el interesado concurren circunstancias excepcionales. La Federación Española de Montañismo (FEDME) fue uno de los organismos más activos a la hora de reclamar su nacionalización. Zaid podría competir, ya como español, en los Campeonatos de Europa de Skyrunning 2019. Zaid ya no tendrá que renunciar por no tener la nacionalidad a los títulos de España que ganaba. En las últimas horas, el corredor ha recibido a través de las redes centenares de mensajes de apoyo de atletas amateurs y profesionales con una frase: “Zaid se queda”.

En los bajos de un camión

En navidad de 2004, escondido bajo una camioneta, Zaid entró en España por Algeciras. El marroquí contó su historia en CORDÓPOLIS. Tras ir andando a Málaga, encontró a un amigo le llevó a Almería. Estuvo cuatro años trabajando en los invernaderos. “Siempre fui deportista y allí corrí algunas carreras en los pueblos con un club que se llamaba Aquí Atacamos”, recuerda. También fue futbolista en una liga local con un equipo de la Comarca de Níjar. “Me apodaban Ferrari”, cuenta. La razón es fácil de suponer. Actuaba como lateral derecho “y corría por la banda muy rápido”. Se hizo muy conocido allí, pero oficialmente no existía. “Si marcaba un gol o lo que sea se le apuntaba a otro. Yo no tenía papeles. Mi nombre no estaba en ninguna parte. Sólo era Ferrari”.

Su nombre real, Zaid, sí empezó a sonar en el atletismo. Ganó algunas carreras populares, medias maratones… Todos se preguntaban quién era. Con unos compatriotas se afincó en Baena, donde corrió para el Club Media Legua. Ganó la Media Maratón de Puente Genil, la Media Maratón del Guadajoz en Castro del Río… Le propusieron ir a una carrera en Zuheros a la que acudían algunos de los mejores especialistas de ultramaratón del país. Participó y ganó sacando una ventaja de más de tres minutos a los favoritos. Aquel jornalero marroquí que vareaba aceitunas era un portento del atletismo.

https://youtu.be/Q8tMjKR_xHU

Lo de correr por las montañas lo lleva en la sangre. Nació en Imilchil, una pequeña población del Alto Atlas central marroquí. A más de dos mil metros de altura, veía las cumbres coronadas por la nieve en invierno y quemadas por el sol del verano al lado de su padre, pastor de cabras. La puerta de las carreras de montaña se la abrió en España Carlos Chamorro, un maestro del colegio de la SAFA en Baena, donde se afincó hace unos años. “Me gusta este deporte individual, corriendo libre”, dice. Su fisiología le ayuda. Es de una estructura muy liviana, apenas ha sufrido lesiones y es, a su modo, disciplinado. “Para prepararme escucho lo que me dice mi cuerpo”, apunta. Sus preparadores en el centro deportivo en el que entrena destacan su pericia en un ejercicio en particular: va saltando con una pierna de un pivote a otro situados en hilera. “Así lo hacía en mi pueblo, sobre las piedras del río”, explica el atleta.

Lleva desde 2011 dedicado a pruebas de ultramaratón. En siete años se ha transformado en un competidor de elite. En 2012 ganó la Copa de Andalucía, en 2013 y 2014 fue campeón oficioso de España -al no tener la nacionalidad, el título pasó al segundo clasificado- y revalidó el galardón en los dos años siguientes. Desde 2014 interviene en pruebas de la Copa del Mundo de ultramaratón. La primera la ganó en Suiza. En la actualidad es uno de los integrantes del Buff Pro Team, uno de los equipos de carrera por montaña más importantes del mundo.

Etiquetas
stats