A vueltas con el control mental y el error evitable

Luso, en el Córdoba-Alavés. | MADERO CUBERO
Los jugadores del Córdoba, perplejos tras un eslabón más en una cadena de resultados insostenible en El Arcángel | “Hay que ser realistas”, dice Xisco

¿Qué se puede hacer cuando uno entiende que da todo lo que tiene y el resultado es negativo? En principio, pensar en que persistir en el empeño acabará dando sus frutos. Pero... ¿y si ese episodio frustrante se repite más de lo debido? ¿Más que nunca antes en la historia del club en Segunda División? El nuevo traspié ante el Alavés y el lastre de las cinco derrotas seguidas en casa golpeó con dureza el ánimo de la afición -como se pudo comprobar en la masiva desbandada antes de la conclusión del encuentro- y también mordió la ilusión de los futbolistas. “Todos tenemos que ser realistas. Si queremos conseguir el objetivo, partidos como el de hoy no se nos pueden escapar”, reconoció sobre el mismo césped Xisco Jiménez, un capitán que ejerció como tal al exponer su visión del asunto con total crudeza. “Supimos reaccionar rápido, pero después cometimos los mismos errores que nos están haciendo perder muchos puntos”, apuntó el balear, que dejó en el aire una reclamación al colectivo: “Si queremos conseguir el objetivo de subir a Primera tenemos que dar todos un poco más. No estamos lo concentrados que debiéramos y eso nos cuesta”.

Mientras los aficionados alavesistas seguían sus cánticos en la grada, en la zona de vestuarios se vivían momentos delicados por la zona blanquiverde. Caras largas, gestos de preocupación, cuchicheos y, entre los más optimistas, una búsqueda desesperada de precedentes que sirvieran como asidero anímico para una situación de lo más duro. Luso, uno de los veteranos del plantel, recordó que “en el año del último ascenso a Primera nos pasó algo parecido en casa”, aunque rápidamente observó que “dos veces es difícil que ocurra y todos somos conscientes de ello”. El pivote aragonés no escondió el sentimiento generalizado en el vestuario: “Estamos bastante apesadumbrados y bastante jodidos”.  “Hemos hecho uno de los mejores partidos aquí y ha salido otra vez la cruz de la moneda”, indicó el jugador, que agarró su perfil más positivo para insistir en que “aún queda mucho por delante” y que, “aunque la competencia es muy fuerte”, no es “momento de renunciar a nada”.

Como su compañero Xisco, aludió Luso en su paso por la zona mixta a la necesidad de dar un paso al frente en lo colectivo para sobreponerse a una situación que, evidentemente, necesita un cambio. ¿Pero cuál? “No lo sé y si lo supiéramos ya lo habríamos hecho. Hemos tenido hoy un avance en cuanto a juego e intensidad. No nos queda otra que seguir trabajando y esperar a que cambie la dinámica en Tarragona”, dijo, al tiempo que expresó que el Córdoba “tiene ahora un déficit de puntos y está claro que perdiendo no lo vamos a recuperar”. Y así, entre pensamientos sobre concentración, dinámicas, inercias y otros asuntos mentales terminó una jornada más en El Arcángel, convertido en un sumidero de puntos para un aspirante en entredicho.

Etiquetas
stats