Vuelta al trabajo con las mismas dudas

Josan, en un entrenamiento del Córdoba Patrimonio de la Humanidad | TONI BLANCO

Un día menos para volver. Los deportes calificados como no profesionales están sufriendo todas las consecuencias negativas que ha traído consigo el Covid-19 en nuestro país. Muchas entidades ven como su actividad no puede ser viable si tanto la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) como el Consejo Superior de Deportes (CSD) y el Ministerio de Deporte y Cultura no redactan un protocolo sanitario acorde a la situación que están viviendo. Por ello, estos clubes están intentando realizar entrenamientos con restricciones sanitarias propias para que sus jugadores sigan sintiéndose lo que realmente son, unos profesionales. Ante esto, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad encara una nueva semana de trabajo con la incertidumbre en el horizonte. Los chicos de Josan González se siguen preparando física y tácticamente con vistas a una temporada que aún no tiene ni fecha ni hora de llegada. Esto hace que las jornadas laborales se hagan aún más complicadas de realizar debido a que no hay ningún objetivo previsto a corto plazo.

Y es que el fútbol sala está viviendo una de las peores épocas de su historia. Este deporte no se considera profesional en ninguna de sus categorías, por lo que su inicio deberá estar ligado con el ámbito amateur. Asimismo, esto implica que debe realizarse un protocolo sanitario específico para todos, cosa que actualmente no existe. Por ello, el Ministerio de Deporte y Cultura ha manifestado que su intención es redactar y tener terminado dicho documento a lo largo de esta semana. Esto ha provocado que el organismo presidido por Luis Rubiales quiera realizar a marchas forzadas un calendario para que las entidades puedan planificar la pretemporada ya que hay muchos equipos que han tenido que suspender sus entrenamientos debido a la falta de seguridad sanitaria.

Aunque el problema en el fútbol sala no es por culpa de un protocolo. Hace un mes, la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) indicó a la RFEF una serie de requisitos a cumplir para que la temporada comience según lo previsto y primando la seguridad de todos los jugadores que componían tanto la Primera como la Segunda División. El órgano federativo hizo caso omiso a la propuesta de la LNFS y propuso que el inicio liguero fuese en la primera semana de septiembre. Al ver que esto era prácticamente imposible de cumplir, la RFEF suspendió indefinidamente el comienzo de las competiciones no profesionales hasta que hubiera un protocolo sanitario validado por el Gobierno. Esto hace que los clubes en categorías y deportes amateur sigan a la espera de que actúen tanto la administración central como el organismo federativo.

Mientras tanto, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad sigue a lo suyo. Después de unos días donde han trabajado en la pista y se han divertido fuera de ella, los blanquiverdes encaran una nueva semana con la incertidumbre de saber qué pasará con el tramo liguero. La entidad dirigida por José García Román consiguió una permanencia histórica en la Primera División después de no haber pisado la zona de descenso en toda la campaña. Por tanto, esta debería de ser una temporada de consolidación para el club califa, aunque, con las incorporaciones acaecidas, no se descarta que pueda pelear por participar en la Copa de España o en el play off por el título de la LNFS. Hasta entonces, el Córdoba Patrimonio deberá esperar a que los organismos hagan su trabajo y la competición liguera comience lo más pronto posible y con la seguridad de todos sus integrantes.

Etiquetas
stats